Dios es el Todo

En una ocasión durante un viaje en avión, tuve una conversación con un niño de once años que me sorprendió. Nunca había oído los conceptos tan profundos que esta criatura me comunicó, sobre todo viniendo de alguien tan joven.

Nos encontrábamos atravesando las nubes y en ese entorno empezó a hablarme.

-¿Tú crees en los extraterrestres? – me preguntó

– Bueno, no creo que seamos los únicos habitantes de este universo infinito.  Seguramente hay muchos otros seres conscientes que se encuentran en otros planetas que pueden estar mucho más avanzados tecnológicamente que la humanidad de la Tierra y que quizá puedan visitarnos –  le respondí

– Pues yo sí creo que existen y que vienen a vernos. Lo que pienso es que quizá dentro de dos mil años nosotros estaremos como ellos. ¿Tú crees que Jesús es Dios? – continuó

– Eso es lo que se dice – dije para no entrar en consideraciones difíciles.

– Pues yo no lo creo, Dios no puede ser un hombre. ¿Ves este enorme universo? Como éste existen muchos otros de los que no tenemos conocimiento y Dios es todo eso con nosotros incluidos. Somos como sus células, todo está contenido en Él.

Sin embargo algunas veces pienso que puede ser que no haya nada después de la muerte.

– Tú me acabas de decir que Dios es Todo, entonces la nada no puede existir – le repliqué

– Es cierto, lo que creo es que yo no soy éste – dijo pellizcándose su pequeño brazo – después de que muera esto se irá a la tierra de donde salió y yo seguiré avanzando.

A continuación me hizo la siguiente pregunta:

-¿Tú crees en el Diablo?

-Sé que el mal existe pero no sé si se deba a la influencia de una entidad específica.

– ¿Sabes qué es el Diablo?- me dijo – Es una célula enferma.

En ese entonces todavía yo no manejaba bien el concepto del Todo, de que somos Uno con el Creador y su creación. Mi asombro fue grande al oírlo de la boca de un niño que, en sus escasos años así lo había comprendido. Entonces llegué a la conclusión de que en la nueva generación hay algunas almas que ya traen más sabiduría y apertura de conciencia y que realmente estamos viviendo el cambio de conciencia de la humanidad que la llevará a una dimensión superior. Es lo que se anuncia por todas partes y de diferentes maneras.

Desde entonces, he recibido mucha información de los maestros espirituales sobre muy diferentes temas que he compartido en mis libros. Lo que a continuación transcribo son mensajes textuales como se recibieron.

Al desear manifestarse, La fuente de Toda Vida o Dios Padre crea, extendiendo su misma esencia, a Dios Hijo o lo que se entiende por Conciencia Crística que conforma toda la creación.  Se fue densificando esa esencia y al ser cada vez más densa, las entidades iban estando más alejadas de la Fuente; se necesitaba de este proceso para tejer el maravilloso tapiz de la Creación. Según la densidad de cada entidad se iban dando las jerarquías, las cuales no consisten en tener más poder el que pertenece a la más alta jerarquía, sino en el diferente trabajo a efectuar y eso cada uno lo aceptó y escogió.

Al organizarse el cosmos de esta manera, los que están más arriba en la jerarquía son menos densos y por lo tanto están más cerca del Paraíso donde se encuentra la Fuente de Toda Vida, pero a su vez no han experimentado las vivencias eternamente gratificantes de los seres más densos que se dedican, unos a la creación de universos y seres vivos, otros a la organización de estas creaciones y otros más, que son los seres evolutivos, a experimentar la oscuridad, lo que NO-ES, mereciendo la maravilla sin parangón del descubrimiento de la Luz al final de su recorrido por el mundo de la ilusión.

¿Quién es Jesús? Es una emanación directa del Altísimo quien ha estado a cargo de muchos mundos, entre otros, la Tierra. Es un ser de la más alta frecuencia que existe y que al ver que los habitantes de ésta no lograban salir de las tinieblas, se decidió que encarnara en un cuerpo humano. Esto no fue fácil pues densificar a ese grado su vibración fue en verdad doloroso y a la vez maravilloso, porque pudo experimentar lo que los seres en evolución sentían y vivían, lo cual le hizo comprender el dolor inaudito de alejarse de la Luz. Vivió todas la angustias por las que pasa el ser humano y alcanzó tal grado de densificación que experimentó aun las tentaciones del “mal”, lo que no le fue fácil.

Si se decidió que muriera de una manera pública y deshonrosa, fue para dejar la enseñanza de que nuestro cuerpo no vale lo que creemos, es sólo un vestido que viene de la tierra y en tierra se ha de convertir. No así nuestro verdadero ser que es eterno y que regresará a la Fuente de donde se originó, cargado con todas las experiencias obtenidas durante su recorrido y que el resto de la creación compartirá. La resurrección tiene como enseñanza que nuestro cuerpo es también energía y si logramos sutilizar la nuestra, ese cuerpo se convertirá en luz también. Hay varios casos en que esto se ha producido, el caso de su madre por ejemplo.

Se dice que es Dios y en verdad lo es porque en Él se originó, pero lo somos también todos los seres conscientes, ya que formamos lo que se llama Dios Hijo. El Espíritu Santo es el amor y la humildad que nos une con nuestro Creador. Se comprende que esa energía emana también del Altísimo pero es otro aspecto de Él mismo, siendo todo una unidad.

Volvamos a su experiencia como humano. Vivió como cualquier hombre y sintió los mismos dolores y deseos que se tienen, aunque siempre había la elevadísima vibración de su Ser que le ayudaba a entender perfectamente de dónde venían esos deseos y dolores. Se le preparó como hombre a la sabiduría que se tenía entonces en Egipto y en otros lugares místicos con el objetivo de apoyar en términos humanos la enseñanza que venía a dar. En el bautizo de Juan se abrió por completo la Conciencia Crística que es la que todo ser evolutivo tendrá que alcanzar antes de reintegrarse al Paraíso Central. A partir de allí pudo dar su mensaje que no todos entendieron y que a través de los siglos se ha modificado en algunos puntos, pero que ha quedado lo principal, y es que la única manera de salir del mundo dual de la ignorancia y de la inconciencia es a través del AMOR.

Su enseñanza primordial consistía en otorgar la verdad de que Dios está en cada uno de nosotros y que venimos a descubrirlo. Lo siguiente que contenía su predicación es que sólo a través del Amor se puede lograr salir de este encierro que es la tercera dimensión, ya que el amor es unión y lo que se ha olvidado al entrar al mundo dual es que todos somos uno y lo mismo. No todo lo que vino a decir Jesús ha sido siempre bien comprendido. Por ejemplo nos dice: “El Reino de Dios está dentro de vosotros”  (Lc17-.21) y en otro pasaje “…para que todos sean uno. Como tú Padre en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros” (Jn. 17-21)…”Yo y el Padre somos uno” (Jn. 10-30) “…¿No está escrito en vuestra Ley: Dioses sois e hijos del Altísimo todos?” (Jn. 10-34). Todo esto parece hablarnos de  unidad, de que somos todos Uno con Él y el Padre.

Nos dice también que si seguimos sus enseñanzas podremos hacer lo mismo que él y obras aún mayores “… el que crea en mí, hará él también las obras que yo hago y hará mayores aún” (Jn 14-12). Aquí se puede entender que si podemos llegar a hacer lo mismo que Jesús después de seguir sus enseñanzas, es porque  tenemos su misma esencia y por lo tanto podemos concluir que es nuestro hermano mayor.

Nuestra meta es llegar al punto en el que tomemos conciencia de que todos somos Uno y que formamos parte del Todo. Una vez allí, ya no hay lugar a sentirse ni superior ni inferior a los demás. Somos la puntada indispensable para el dibujo del tejido de la Creación, cada uno tiene un sitio y un propósito específicos para la armonía del Cosmos. Cuando se comprende esto, desaparece la necesidad de sobresalir, de ser aceptado y reconocido y de controlar a los demás.

dios

3 comentarios en “Dios es el Todo”

  1. Hola Carmen, me encanta leer tus publicaciones. Me pregunto si tus maestros espirituales te han hablado de otros mensajeros de Dios o profetas ya que tengo entendido han sido muchos a traves dede la historia los que han traido sus ensenanzas divinas.
    Te agradezco mucho que compartas tus esperiencias…
    Un saludo

  2. Hola Carmen, cuando hablas de Dios y de Jesús y El Espíritu Santo y la Virgen María, me pregunto, que hay de las otras religiones y sus Dioses como el islam, el budismo, el hinduismo? O como dice Yuliana quien me precede en el comentario anterior, son otras formas de profetas, o quizás otra forma de presentarse de Dios?, Gracias

    1. Hola Gabriela: Hablo del Ser Supremo, Fuente de Toda Vida, Conciencia Universal al que llamamos Dios. De Él procede todo lo que existe y por lo tanto es el mismo para el Budismo, el Islam, el Hinduísmo, etc; lo que difiere son las diferentes interpretaciones que tiene cada religión de ese Ser Supremo, pero nadie en este mundo tiene toda la verdad porque estamos demasiado limitados con el cuerpo físico, cada uno tiene sólo vislumbres de esa Verdad. En cada religión ha habido profetas y maestros iluminados. Si hablo de Jesús es porque es al que supuesta mente siguen las religiones cristianas. Él fue un altísimo ser que vino a recordanrnos que el único camino para salir de esta dimensión es a través del amor. En todas las religiones la enseñanza fundamental es lo mismo, el amor, pero todas han sido interpretadas y a veces el mensaje distorcionado por el ser humano. Aprovecho para aclarar que todo lo que escribo son mensajes de maestros del plano espiritual. Cada uno debe tomar lo que le llega al corazón y desechar lo que no le parece. Bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s