La oración

El verdadero sentido de la oración es la elevación de la frecuencia vibratoria de nuestra alma que nos pone en armonía con el Creador. Cuando se ora, no se trata de pedir que nuestros deseos y caprichos se realicen, de que la vida sea como hemos decidido que debe ser, sino de elevar nuestra voluntad a unificarse con la suya. Es un acto de alabanza, agradecimiento y aceptación hacia esa fuente de energía que conforma cuanto existe a la que llamamos Dios, por haber sido creados con todos sus atributos que se encuentran latentes en nuestro Ser.

Al orar así, destapamos nuestro poder creativo, ya que nuestro pensamiento es creador y al desear algo pidiéndole a Él que nos lo conceda, nuestro propio poder se pone en marcha y logramos que nuestro pensamiento se haga realidad.

Cuando nuestro deseo no se realiza puede deberse a dos razones. Una es que nuestro poder mental no tiene la fuerza suficiente y otra es porque nuestro verdadero Ser o Yo superior estima que no es conveniente para nuestro avance espiritual, puesto que esas circunstancias que queremos cambiar las escogimos con anterioridad para aprender alguna virtud o compensar una desarmonía y así encontrar el equilibrio. Sin embargo, algunas veces nuestro deseo se cumple aunque no sea provechoso para nuestra evolución, pero entonces nos encontraremos con otro obstáculo, quizá mayor, para poder avanzar.

Hay ciertos puntos energéticos en la Tierra de donde emana una energía muy poderosa que ayuda a las curaciones consideradas como “milagrosas”. Estas se deben, aunado a dicha energía, a la fuerza del pensamiento que va acompañado de fe y certeza en el resultado, ya sea del afectado o de una o varias personas.

Hay ocasiones en que nos empeñamos en la obtención de un determinado resultado. Cuando a pesar de nuestra persistencia la vida nos enseña que no es lo que nos conviene, que no es el camino a seguir porque todo se opone, debemos aceptarlo y buscar otro objetivo, que si sabemos oír nuestra intuición, será seguramente más provechoso. No se trata de conformismo, ya que cuando nos proponemos hacer algo en la vida necesitamos de perseverancia, pero en el momento en que todo lo que surge es negativo, debemos aceptarlo y cambiar nuestro propósito.

Lo que podemos llamar “oración de trueque”  corresponde a la antigua práctica de ofrecer sacrificios de toda índole a los dioses para obtener sus favores. “Dios mío si me concedes esto…me privaré de… por un determinado tiempo o daré una suma de dinero a quien lo necesita”. Aunque en ambos casos la actuación es positiva, en el primero se está ejercitando la fuerza de voluntad y en el segundo la generosidad, el Creador no se satisface con nuestras privaciones para premiarnos con lo que estamos solicitando, esto es creer en un dios muy humano. Él nos ha otorgado el libre albedrío y el poder de crear con el que nosotros mismos creamos continuamente las condiciones de nuestra vida.

Dios no necesita de nuestras alabanzas pero durante la oración nuestra voluntad entra en armonía con Él. La oración es un acto de amor, de unión con el Creador y al mismo tiempo de aceptación y agradecimiento por haber sido creados, por lo que tenemos y aun por lo que no tenemos, porque todo ha sido organizado con tal sabiduría que cualquier circunstancia sirve, si la sabemos utilizar, para llevarnos al camino de regreso al origen y fundirnos con la Fuente.

 

6 comentarios en “La oración”

  1. Gracias por esta valiosa reflexión Señora, que el Creador le ilumine y le permita compartirnos más y más para poder estar mejor conectados con la fuente y poder comprender y hacer frente al devenir de los dias que nos esperan antes de regresar a la casa de Dios todo Poderoso ..

    1. Carmen te envío de regreso el abrazo que necesitas con amor y respeto y a pesar de que no te conozco físicamente te estimó y te agradezco por tus textos y explicaciones que tan amablemente nos compartes.
      Que Dios nuestro Señor te de la salud y la energía que necesitas para seguir en este plano.
      Bendiciones y amor para tí Señora…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s