Generosidad

Es una constante lo que dicen los que dejan este mundo cuando entran en contacto con la Luz del Mundo Espiritual, que lo más importante en la vida son los actos de amor incondicional y generosidad.

La generosidad es una forma de desapego porque el que la practica comparte lo que tiene, da de su persona, su tiempo, su dinero, sus conocimientos, ayuda al que lo necesita, se regocija con el bienestar ajeno y no se encierra en su propia persona. La generosidad es la actuación amorosa por excelencia porque nada se guarda para sí de una manera individualista, todo esto se reduce a unión que es amor.

La envidia y la avaricia son su contrario. La primera es el apego a lo que los otros tienen, viene del deseo de poseer todo, de tener todas las cualidades ajenas, de ser superior a los demás.

La avaricia se compone de la necesidad de guardar todo para sí, no compartir nada, ni el dinero, ni el tiempo ni los propios conocimientos. Esta singularidad es provocada por el miedo de quedar desprotegido al tener la creencia de que todo eso le produce seguridad. Esta actuación evita que la energía de la abundancia fluya y al estancarse impide también que la energía amorosa enriquezca su ser.

La tolerancia es generosa porque acepta la imperfección propia y ajena sin juicio, con comprensión y compasión.

Un alma que se encuentra en ya en el Mundo Espiritual nos habló así:

Fui muy consentido de la vida y es porque eso escogí con el objetivo de dar a otros lo que no tenían. Sí lo hice, pero no suficientemente y eso fue porque me ganó mi egoísmo. Cuando se tiene mucho en la vida no es para adjudicárselo en forma exclusiva sino para compartirlo con quien lo necesita. Nunca es bastante lo que damos porque el que da recibe y si como se dice, somos vasijas llenas, debemos dar lo que se nos ha dado. Yo esto no lo comprendí, ya que creía que todo me lo merecía y que yo era el dueño de los destinos de los que me rodeaban.

Ahora sé que no es así, lo que se nos da es con el objetivo de ayudar a los necesitados, de difundir la palabra del Creador y de dar salud moral y física al enfermo. Esto no quiere decir que no debamos gozar de los bienes que se nos otorgan, por el contrario, somos felicidad en esencia, así que, si actuamos en armonía con la vida, eso obtendremos. En el hecho de dar se encierra la verdadera felicidad. Lo único que sirve en la vida es actuar con amor y generosidad.

El que da recibe, pues promueve una energía de retorno de causa – efecto, lo positivo recibe positivo y lo negativo tendrá lo mismo como respuesta.

El que no sabe dar y sólo se centra en su persona, no sabe amar y entonces el alma se seca. Esto acarrea una serie de desajustes emocionales que provocan enfermedades, no sólo en el cuerpo sino en el alma. Nunca se puede ser feliz en estas circunstancias porque, aunque se colmen los deseos materiales de poder y de fama, no se obtiene la plenitud. Ésta se encuentra exactamente en lo contrario, en la unión con el Todo que se logra con la generosidad y el amor a todo lo que existe.

Un mensaje de quien fue en vida muy apegado a lo material, al dinero, a las fiestas, a las mujeres, nos ilustra lo que una vez en la Luz del Mundo Espiritual se comprende:

Veo ya un resplandor, es algo que no puedo describir, me atrae y me envuelve. Es una sensación que nunca tuve antes, no puedo creer que esto exista, es el Cielo del que hablan, es cierto que existe, yo que nunca creí en ello. Voy hacia él, es algo maravilloso, me da amor del verdadero, es algo que no esperaba, es realmente el paraíso, como si de pronto todo se aclarara. Es la sabiduría misma que emana de esta luz, es lo que emana de Dios en el que nunca creí. Aquí se sabe que existe y es una atracción irresistible hacia Él cuando esta luz te toca. Lo único que he comprendido aquí es que todo a lo que estaba atado en el mundo que dejé no vale nada, sólo los actos de verdadero amor y generosidad son los tesoros que sobreviven a la muerte

El amor es unión, por lo tanto no es privativo, no está encapsulado en una sola persona, es generoso por naturaleza. Al ser la energía que une todo lo que existe, anula la separación.

5 comentarios en “Generosidad”

  1. Muchas gracias por compartir este y todos sus bellos mensajes Sra. Carmen. Nos da una imagen más amplia de lo que hay más adelante y de lo que es realmente importante y lo que no

  2. Carmen qué bello mensaje, me ha hecho comprender, que lo que yo sopesaba como una debilidad mía es una fortaleza en el otro lado. Lo que no sé es porqué mi generosidad se ha convertido en abuso y desvalorización de parte de los otros

  3. Hermoso, enseñanza que vale más que cualquier otra cosa, no es fácil cambiar pero sus escritos me son de mucha utilidad. Bendiciones señora Carmen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s