La realidad de lo que está pasando

Hoy en día existe un virus que salió de un laboratorio, que se ha propagado por todo el mundo provocando el miedo y la reacción de todos los gobiernos mundiales de tomar las mismas medidas para supuestamente atacarlo.

Han obligado a la gente a encerrarse y ponerse un cubre bocas, lo que ha resultado en un desastre para la economía e impedido que surja la inmunidad de grupo, que es lo que acontece en cualquiera pandemia verdadera. Este virus es muy contagioso, pero tiene una tasa de mortalidad baja y a quien ataca mortalmente, es en general a quien sufre de una patología previa. Por esta razón no se le debería llamar pandemia, pero los encargados de la salud mundial han decidido nombrarla así.

Es curioso cómo se ha llevado esta situación desde los gobiernos. En casi todos los países, cuando se encuentra un remedio que cura el virus, ya se trate de una medicina que se obtiene fácilmente o cualquier otro tratamiento, se suprime del mercado dicha medicina diciendo que es peligrosa y en ocasiones se desprestigia al médico que logra curar la enfermedad.

A continuación, después de expandir el miedo, sale un remedio milagroso como protección contra el virus. Una o varias vacunas que han sido fabricadas sin los protocolos necesarios, las cuales están provocando efectos muy negativos, que, en ocasiones, llegan a ser muy graves. Sin embargo, no se sabe mucho sobre estas secuelas nocivas porque los medios no los publican.

Si examinamos toda esta situación no podemos dejar de pensar que parece estar todo programado, quizá para disminuir la población mundial y al mismo tiempo cambiar todo el sistema financiero y económico del mundo para obtener el control absoluto sobre la humanidad.

Lo que nos dicen los maestros espirituales es lo siguiente:

“El Nuevo Orden Mundial está trabajando arduamente para lograr sus fines que son: disminuir la población y esclavizar a los que queden. La vacuna no sirve, está programada para cambiar el ADN y tendrá muchos efectos indeseables, se está promoviendo para cambiar a la humanidad. No lo lograrán porque el Universo está en favor de la evolución del planeta Tierra, somos muchos seres de luz que estamos ayudando al planeta en su ascensión.

La vacuna se está difundiendo a pasos agigantados y todos quieren ponérsela. No hay suficiente información en su contra, pero ya no tarda en saberse lo que es, los efectos en aparecer y las personas en rechazarla. Los que ya se vacunaron está hecho, pero habrá a quien no logre hacerle nada cuando no le toca.”