Desapego

Vivimos apegados a todo lo que nos produce seguridad o placer, ya sea a la familia, al trabajo, al dinero, al cuerpo, a la posición social, sin lo cual creemos que no podemos vivir. El desapego nos hace libres, nos permite vivir sin la aprensión de perder el objeto de nuestro apego, pero, sobre todo, nos hace fluir con la vida, con lo que nos toca vivir, porque por algo se nos presentan sus diferentes circunstancias. En ellas van implícitas las enseñanzas que nos propusimos adquirir antes de bajar a la densidad del mundo físico.

Nada ni nadie es indispensable en nuestra vida, todo está organizado desde otros planos de realidad de tal manera que si fluimos con lo que nos acontece, acabaremos por darnos cuenta a la larga que esas condiciones de vida eran las necesarias para nuestro avance espiritual.

Como frecuentemente lo que se nos presenta en la vida va en contra de nuestros deseos o expectativas, nos inconformamos y nos sentimos defraudados, aferrándonos a lo que esperábamos obtener. Es allí donde debemos activar el desapego si queremos tener una vida grata y feliz.

“El que nada desea todo lo tiene” dijo un místico y así es. Cuando los deseos imperiosos de efectos materiales o de situaciones placenteras que nos producen satisfacción no se dan y las dejamos pasar, la vida se convierte en un oasis de paz.

Hay muy diferentes clases de apegos, al sufrimiento, por ejemplo. Hay quien no quiere deshacerse de él porque al victimizarse obtiene conmiseración, lástima y es una manera de llamar la atención. Es también una rebeldía a lo que le está sucediendo que no está dispuesto a admitir. Desapegarse de esa idea le cuesta porque para lograrlo necesitaría aceptar lo que le ha provocado ese dolor y su ego no se lo permite.

Las diferentes adicciones son una forma de evadir la realidad que disgusta. El individuo se apega a la idea de no aceptar lo que le tocó vivir y lo tapa con el placer transitorio que ofrece cualquier adicción. Nuevamente, el desapego de éstas es muy difícil pero cuando se logra se obtiene la liberación de esa esclavitud.

El apego al resentimiento y al deseo de venganza es una idea que a menudo perdura largo tiempo, aún después de la muerte física. Es provocado por el ego herido y el antídoto es el perdón y el olvido de la afrenta. El perdón bien entendido es cuando se comprende que no hay nada que perdonar porque el que actúa mal es por falta de consciencia y ese dolor que nos provoca nos sirve, si lo sabemos ver, para aprender alguna virtud, como puede ser la humildad, la aceptación del otro, el verdadero perdón, el desapego, la búsqueda de verdades espirituales profundas. Desapegarse de esas emociones muchas veces cuesta, pero ¡Cuánta libertad se obtiene con el perdón!

El amor y el apego no son lo mismo, éste último es cuando creemos que sin una persona específica no podremos vivir, que necesitamos recibir de ella lo que nosotros entendemos por amor, que es la satisfacción de nuestros deseos y esperar que el ser amado reaccione como nosotros deseamos. El amor es dar libertad al ser querido, promover su bienestar y no tratar de cambiar nada de su personalidad. El desapego significa entender que nada es imprescindible para nuestra felicidad, que ésta se encuentra en nuestro interior, en la plenitud que provoca la unión con el Todo.

Muchas veces el apego a un ser querido conlleva algo de control. Deseamos que actúe según nuestras expectativas, creyendo que es lo mejor para él. Sin embargo, no podemos interferir en el proyecto de vida de nadie, tenemos que convertirnos en espectadores de las decisiones que tomen los demás. Por supuesto, podemos dar ayuda cuando la necesitan o nos la solicitan, pero nunca tratar de cambiar lo que decidan hacer. Desapegarnos de la idea de que nosotros sabemos mejor lo que a cada uno le conviene es respetar su proyecto de vida.

El desapego de la necesidad de reconocimiento es difícil porque en general soportamos mal el rechazo y el que no nos tomen en cuenta. Para sentirse seguros supuestamente se logra con la admiración y el reconocimiento del público. Esto es una falacia porque siempre nos hará falta algo para sentirnos seguros, el vacío existencial que produce la sensación de estar separados, sólo se colma con la conciencia de que formamos parte indisoluble de un todo que es el Creador y su Creación, en el que nadie es superior a nadie, cada uno tiene una misión y un propósito en el concierto de la Creación. Entonces desaparece la necesidad de sobresalir o de ser aceptado, de poseer efectos materiales y de controlar a los demás, ya que somos todos iguales y lo mismo.

El desapego nos libera del atractivo del mundo físico, el cual es necesario para vivir la aventura que nos propusimos antes de sumergirnos en él. Pero después necesitamos desapegarnos de lo que ofrece el mundo material para liberarnos y dejar esa experiencia con mayor serenidad cuando llega a su fin.

La libertad que se obtiene en el desapego de lo material, de los diferentes afectos y adicciones, de las distintas ideas y creencias, nos ayuda a vivir la vida con más tranquilidad y estar abiertos a aceptar más fácilmente lo que se nos presenta como obstáculos en la vida. De la misma manera, nos evita el miedo que provoca la llamada muerte, que en realidad no existe, porque cuando no se tiene apego a nada, la transición a la otra realidad se hace con mayor facilidad.

La oración

El verdadero sentido de la oración es la elevación de la frecuencia vibratoria de nuestra alma que nos pone en armonía con el Creador. Cuando se ora, no se trata de pedir que nuestros deseos y caprichos se realicen, de que la vida sea como hemos decidido que debe ser, sino de elevar nuestra voluntad a unificarse con la suya. Es un acto de alabanza, agradecimiento y aceptación hacia esa fuente de energía que conforma cuanto existe a la que llamamos Dios, por haber sido creados con todos sus atributos que se encuentran latentes en nuestro Ser.

Al orar así, destapamos nuestro poder creativo, ya que nuestro pensamiento es creador y al desear algo pidiéndole a Él que nos lo conceda, nuestro propio poder se pone en marcha y logramos que nuestro pensamiento se haga realidad.

Cuando nuestro deseo no se realiza puede deberse a dos razones. Una es que nuestro poder mental no tiene la fuerza suficiente y otra es porque nuestro verdadero Ser o Yo superior estima que no es conveniente para nuestro avance espiritual, puesto que esas circunstancias que queremos cambiar las escogimos con anterioridad para aprender alguna virtud o compensar una desarmonía y así encontrar el equilibrio. Sin embargo, algunas veces nuestro deseo se cumple aunque no sea provechoso para nuestra evolución, pero entonces nos encontraremos con otro obstáculo, quizá mayor, para poder avanzar.

Hay ciertos puntos energéticos en la Tierra de donde emana una energía muy poderosa que ayuda a las curaciones consideradas como “milagrosas”. Estas se deben, aunado a dicha energía, a la fuerza del pensamiento que va acompañado de fe y certeza en el resultado, ya sea del afectado o de una o varias personas.

Hay ocasiones en que nos empeñamos en la obtención de un determinado resultado. Cuando a pesar de nuestra persistencia la vida nos enseña que no es lo que nos conviene, que no es el camino a seguir porque todo se opone, debemos aceptarlo y buscar otro objetivo, que si sabemos oír nuestra intuición, será seguramente más provechoso. No se trata de conformismo, ya que cuando nos proponemos hacer algo en la vida necesitamos de perseverancia, pero en el momento en que todo lo que surge es negativo, debemos aceptarlo y cambiar nuestro propósito.

Lo que podemos llamar “oración de trueque”  corresponde a la antigua práctica de ofrecer sacrificios de toda índole a los dioses para obtener sus favores. “Dios mío si me concedes esto…me privaré de… por un determinado tiempo o daré una suma de dinero a quien lo necesita”. Aunque en ambos casos la actuación es positiva, en el primero se está ejercitando la fuerza de voluntad y en el segundo la generosidad, el Creador no se satisface con nuestras privaciones para premiarnos con lo que estamos solicitando, esto es creer en un dios muy humano. Él nos ha otorgado el libre albedrío y el poder de crear con el que nosotros mismos creamos continuamente las condiciones de nuestra vida.

Dios no necesita de nuestras alabanzas pero durante la oración nuestra voluntad entra en armonía con Él. La oración es un acto de amor, de unión con el Creador y al mismo tiempo de aceptación y agradecimiento por haber sido creados, por lo que tenemos y aun por lo que no tenemos, porque todo ha sido organizado con tal sabiduría que cualquier circunstancia sirve, si la sabemos utilizar, para llevarnos al camino de regreso al origen y fundirnos con la Fuente.

 

Humildad

Generalmente no se tiene claro lo que significa la humildad. Humildad, no es sentirse menos que los demás ni estar por debajo de nadie. Es todo lo contrario, es sentirse uno con el Todo cuando ya no existe la creencia de estar separado.

Cuando se está consciente de que no hay separación, de que formamos parte indisoluble de ese Todo que es el Creador y su creación, ya no hay lugar a ser ni menos ni más que nadie, se es la parte indispensable en el dibujo de la Creación. Cada uno tiene un lugar y una misión propia e imprescindible en la armonía de lo que se origina en la mente de Dios. Cuando esto se comprende, desaparece la necesidad de sobresalir, de ser aceptado y reconocido y de controlar a los demás.

El verdadero trabajo para erradicar el ego es la humildad bien entendida. Ésta consiste en comprender que cada uno tiene una misión específica para el buen funcionamiento de la comunidad. Entender que las facultades y las limitaciones que se tienen en la vida nos han sido otorgadas para trabajar con ellas y las hemos aceptado antes de encarnar. Que si se obtiene éxito en lo que se emprende no es porque se es sobresaliente, sino porque se han aprovechado correctamente las cualidades recibidas. Se necesita agradecer al Creador por habérnoslas dado y sentir en todo momento que es Él mismo quien se manifiesta a través nuestro, en lugar de sentirse especial y superior a los demás.

Hemos sido creados en un acto de amor puro del Creador, démosle gracias continuamente por todo lo que tenemos y aun por lo que no tenemos, porque seguramente son condiciones diseñadas para algún aprendizaje. Dar gracias por existir y así tener la oportunidad de crear todo un proceso evolutivo que nos llevará de regreso a nuestro origen con la felicidad y plenitud que esto confiere.

Si entendiéramos que lo que estamos haciendo en esta vida es: primero, olvidarnos de todo, de quiénes somos, de dónde venimos y a dónde hemos de regresar, para recordarlo mediante múltiples experiencias y así tener la oportunidad de crear todas éstas, daríamos infinitas gracias por esa maravillosa posibilidad.

Todo está organizado con tal sabiduría que lo que sale del Creador regresa a Él mediante las leyes cósmicas instauradas para que, sean cuales fueran las decisiones que los seres tomen, siempre habrá un medio para volver al camino de evolución que nos regresará a la Fuente de la que nos originamos.

La verdadera humildad consiste en estar conscientes de que, si nos sentimos separados del Creador y su creación, no somos nada. Más si comprendemos que somos una manifestación de su infinita grandeza y sabiduría, somos todo con Él. Al estar en el Todo y conscientes de ello, desaparece el ego separatista y se es en verdad humilde.

La Humildad se contrapone al ego, debemos aceptar nuestras limitaciones y errores sin las falsas esperanzas de querer ser diferentes de lo que somos. El deseo de ser perfectos más allá de la posibilidad actual es ego, pues no se pueden saltar escalones, se tienen que vivir plenamente las etapas sucesivas.  Podemos sí tratar de disminuir nuestros defectos, pero debemos aceptar con humildad nuestras imperfecciones y paulatinamente progresar, transmutando el odio en amor, el temor en fe, el resentimiento en perdón, la envidia en generosidad, la ansiedad en paz y armonía.

La humildad se necesita para no envanecerse, tomando consciencia de que cualquier éxito que se obtenga no es personal, sino la expresión del Altísimo que se manifiesta a través de nosotros. Ser humilde es aceptar y reconocer tanto las cualidades como los defectos que se tienen. Cuando ya no nos afecte emocionalmente ni la crítica ni el halago, estaremos practicando la humildad.

humildad

El suicidio

La interrupción voluntaria de la vida es provocada por diversas razones, cada una con sus consiguientes efectos.

Antes de encarnar escogemos las condiciones de vida así como los retos y obstáculos que habremos de pasar con el objetivo de desarrollar nuestro potencial divino de crear y con ello superarlos para devenir más fuertes espiritualmente y así elevarnos en la escala evolutiva. Esos obstáculos están diseñados para desapegarnos de la materia física, ya que lo que sentimos que nos da seguridad como el dinero, la pareja, el estatus social, la belleza, la aceptación del mundo no es más que ilusión. Cada situación que se presenta trae el aprendizaje de alguna virtud que nos propusimos adquirir antes de sumergirnos en el mundo físico.

En el transcurso de la vida vamos sorteando las dificultades con más o menos éxito, pero hay quienes rechazan absolutamente lo que se propusieron por encontrarlo demasiado difícil. Es entonces cuando deciden terminar con su vida de manera abrupta y voluntaria.

En la mayoría de los casos el suicidio provoca mucha culpa y remordimientos, aunque no castigo, éste no existe en ningún caso. Los remordimientos surgen en el individuo al comprender que fue un acto de cobardía por no haber tenido el valor de enfrentar y sobrellevar las circunstancias adversas que se le presentaron, además por el dolor y a veces la vergüenza que infligieron a sus familiares debido a su acción insensata.

A continuación el caso de un alma a la que ayudé a encontrar la Luz que ilustra esta situación.

  • Me tenía hasta el colmo la situación en la que vivía. Necesitaba dinero y no lograba ganarlo, me enfurecía de cualquier cosa porque me sentía humillado ante mi fracaso como esposo, como padre y como proveedor. Esto me provocaba depresiones, hasta que ya no pude más y tomé la decisión estúpida de quitarme la vida. Esta última idiotez no me la perdono porque puedo ver desde aquí el dolor de los que dejé, aunado a la vergüenza que provoqué con mi insensatez.
  • No sé qué hacer porque esperaba acabar con la vida y no lo logré. Sigo vivo y lleno de remordimientos por no haber tenido las agallas de continuar luchando, ya que desde aquí, hubiera podido salir adelante si hubiera trabajado de otra manera sin esperar que las cosas se solucionaran solas en lugar de buscar soluciones alternativas.

Le pedí que buscara la luz y que se perdonara, que le esperaba una vida llena de amor y armonía.

-Me dices que busque la Luz y creo que no la merezco por lo que hice. Me pides que me perdone pero eso me parece imposible. Ayúdame a salir de este tormento en el que me encuentro.

Después de convencerlo de que no hay ningún castigo por lo que hizo, se liberó al fin diciéndome:

  • Veo ya la Luz y me dirijo hacia ella, me cubre con mucho amor y perdón, empiezo a entender muchas cosas que no comprendía cuando estaba allá. Gracias por ayudarme, es cierto que no existe castigo alguno, sólo el amor inconmensurable de quien nos creó.

Cuando el suicidio es provocado con el objetivo de salvar otras vidas no crea remordimientos, ya que se trata de un acto valeroso de generosidad. Éste es un acto loable y el alma se ve recompensada por su valor.

Quien se quita la vida en el curso de una enfermedad terminal para acabar con el insoportable sufrimiento que le provoca, generalmente no tiene arrepentimiento pues se siente liberado del dolor. No obstante, a veces se encuentra desorientado porque creyendo acabar con la vida, se encuentra vivo pero sin cuerpo, lo que le causa angustia al no saber a dónde dirigirse. Sin embargo, siempre se les ayuda a encontrar su camino.

El caso del que se suicida para evitar la deshonra de la familia, es provocado por una idea de generosidad, pero también causa remordimientos por los hechos deshonestos que motivaron ese desenlace.

Cuando se tiene la creencia de que no se debe aceptar ninguna derrota (en la guerra, por ejemplo) porque se pierde el honor, para recuperarlo sólo existe como solución el suicidio, ya que no se puede seguir viviendo con deshonra. Cuando estos sujetos llegan al astral se dan cuenta de que han cometido un error al quitarse el don de la vida y comprenden, después de un tiempo, que lo que se entiende por honor en ese caso, no es más que orgullo.

Hay ocasiones en que el objetivo de suicidarse es por huir de alguna circunstancia que los pone en peligro de perder la vida o la libertad. He aquí un ejemplo en el que el individuo mató a su mujer y después se suicidó ahogándose en su piscina.

  • Siempre me dijeron que habría un castigo para el asesino y el suicida y esto no es precisamente un castigo. Convengo en que no es de lo más agradable, pero puedo ir a donde me plazca y veo a quien se me da la gana. ¿Quién eres tú que pareces poder comunicarte con este mundo de los llamados muertos, porque muertos no estamos, sabes?
  • Lo que hice fue porque ya no soportaba más la insolencia de mi mujer que me amenazaba con dejarme y al mismo tiempo no hubiera soportado estar encarcelado, así que opté por morir yo también. ¿Quieres saber cómo me fue en mi muerte? No tan mal, al principio había un espacio cuando no puedes respirar se siente angustia, pero pasa rápido porque pronto se pierde la conciencia.
  • Me encontré en un lugar donde no se ve nada, sólo bruma y mis pensamientos fueron de mucha tristeza, porque creía acabar con mi vida pero sólo la terminé en el mundo físico y sigo aún vivo sin saber qué hacer ni a dónde ir. ¿Tú sabes algo de eso?

Después de insistirle en que buscara la Luz, se liberó así:

  • Esa luz se agranda y se vuelve más brillante, me cubre y siento la gloria, el amor que nunca conocí, la sabiduría y el perdón de ese Dios que nunca creí que existiera. Veo mi vida llena de soberbia y egoísmo y el amor y el perdón de lo Alto. Ya llegué al mundo que me describiste y he descubierto que Dios sí existe.

Aquí, otro caso similar de quienes quisieron evitar la cárcel. Un sujeto engañaba a su esposa con la secretaria y además le robaban dinero. Ella los descubrió y los denunció a la justicia, por lo que decidieron suicidarse esperando vivir para siempre juntos. Estaban en esa casa creyendo que les pertenecía y se dedicaban a provocar miedo y molestias a los que vivían allí.

  • Desde cuando me vas a dar órdenes, tú que ni siquiera me conoces y que no sabes lo que nosotros vivimos. Es cierto, fuimos amantes desde que teníamos cuerpo, pero como las cosas se pusieron difíciles con mi esposa, decidimos suicidarnos juntos para estar siempre juntos y lo hemos logrado pues vimos morir a todos los que conocíamos y ahora estamos solos si no fuera por los intrusos que se creen dueños de mi casa, diles que se vayan.

Le contesté que ya no debían estar en ese plano donde no hay más que oscuridad y frío, que en su actual estado les correspondía un mundo de paz y armonía, con sólo desear ver la luz de Dios.

  • Si Dios existe nos mereceríamos un castigo por lo que hicimos y si ese mundo existiera ya estaríamos allí. No te creo porque Dios no existe.

Tuve que insistir y enviarles energía amorosa para que fueran a la Luz.

  • Ya se abrió una luz incandescente y creo que vamos a ella porque emana paz, amor, perdón, sí, es algo sumamente agradable, vamos de la mano, nos esperan nuestras gentes que nos llaman con mucho amor, no hay ningún reproche de su parte. Es algo maravilloso, esta luz nos llena de felicidad es cierto que Dios existe, esto no puede venir más que de un Ser Superiorísimo, vamos a Él. Dejamos el lugar en donde no fuimos felices, es lo que yo creo que llaman el Infierno.

 

El que se quita la vida para provocar la muerte de otros, con la creencia de que ese acto lo llevará al Paraíso por haber matado a los que llama “enemigos”, cuando sale del cuerpo ve el daño que causó. Como ya sin cuerpo el alma entiende mejor las verdades espirituales, no ve la Luz porque se hunde en la oscuridad que provoca su acción tan contraria al amor. Sus remordimientos lo acompañan porque se da cuenta del dolor que causó y le causan mucho sufrimiento. No hay ningún castigo por esta acción y poco a poco, con la ayuda de seres de luz, el alma va cambiando sus pensamientos de culpa por el deseo de ir a Dios y finalmente ven la Luz.

Generalmente, el suicidio es un acto de rebeldía hacia lo que nos tocó vivir y que nosotros mismos escogimos. Es la interrupción de la experiencia que nos propusimos vivir con anterioridad. Una vez que se llega al Astral el alma se da cuenta de que desperdició la oportunidad que se le había dado al otorgársele la posibilidad de tener una vida en la materia para superarse y avanzar en su evolución. Entonces buscará otra vida para acabar lo que quedó inconcluso en la que se le presentará un obstáculo muchas veces más difícil de superar.

SUICIDE

Cambio de dimensión

Actualmente estamos presenciando alrededor del mundo numerosos fenómenos naturales que están provocando muchos desastres como terremotos, volcanes en erupción, inundaciones, huracanes, tormentas, tsunamis, incendios. Esta energía que libera la Tierra es una limpieza que anuncia el cambio de dimensión para el planeta y sus habitantes. Cuando se llega al final de un ciclo cósmico, como es el caso de la Tierra en estos momentos, se necesita de una limpia que erradique la negatividad existente para dar paso a la luz de la conciencia cósmica que hará posible este cambio. El sentido de lo que está pasando es para abrir la conciencia de la humanidad hacia la generosidad, la unión y el amor.

En el peligro, el ser humano clama por una fuerza superior y el dolor que la tragedia le provoca sirve para darse cuenta que la vida es efímera y que la muerte puede presentarse en cualquier momento. Esto facilita al individuo el preguntarse cuál es el sentido de la vida que es tan frágil y, de la misma manera, lo incita a buscar otras respuestas.

El dolor eleva la frecuencia vibratoria al oponerse al bienestar material, promueve el deseo de ayuda a quien sufre y lo necesita. Al ser nuestra esencia Amor, éste se estimula en la desgracia, de donde surge la generosidad, la solidaridad, la compasión y los actos heroicos de quienes, olvidándose de ellos mismos, se vuelcan en el salvamento de quienes están en peligro.

Así, en los momentos trágicos que están presentándose, los seres humanos se transforman y actúan en concordancia con lo que son en realidad, es decir, Amor. Estas situaciones generan una energía amorosa de unión entre la humanidad, ya que cuando se presenta un grave problema en un lugar, llega la ayuda de otros países.

Para obtener dicha limpieza es necesario que haya ajustes en la superficie terrestre a la cual se le han provocado innumerables daños, resultado de la inconsciencia humana. Todos los desastres que azotan al mundo actualmente se deben a la reacción del planeta a estas agresiones. Aquellos que sufren sus consecuencias lo han aceptado con anterioridad para purificar su propia alma y al mismo tiempo, éstas sirven como estímulo para abrir las conciencias de los que no mueren en las catástrofes.

No debemos temer porque nadie vive lo que no le toca vivir. Al encarnar se escogen de antemano las experiencias por las que el alma se propone pasar para aprender las diferentes virtudes que necesita, así como los obstáculos que deberá superar para devenir más fuerte espiritualmente y avanzar en su evolución.

Estos eventos generan energía de Amor, la cual promueve un cambio de conciencia  en la humanidad que la sacará de la densidad y el materialismo en el que vibra.

Por lo tanto, todo lo que pasa ESTÁ BIEN y es por algo. La nueva conciencia de la humanidad se está gestando y los que no logren la frecuencia vibratoria requerida para pasar a la siguiente dimensión, ya no podrán encarnar más en la Tierra y se irán a otra escuela más primitiva donde seguirán su evolución. Es así como se limpiará el planeta y se llegará a una nueva era de paz, amor y armonía en donde el ser humano recordará su verdadera esencia divina.

Dios y la Verdad

sentido_religioso

 

La Verdad está en las leyes que rigen la creación y en la verdadera naturaleza de esa Fuente Infinita de amor y energía de la que se compone cuanto existe, a la que llamamos Dios. El ser humano, en su actual estado de evolución, no tiene la capacidad de entenderla en su totalidad, únicamente puede vislumbrar algunas facetas de esa Verdad. Cada uno percibe un aspecto diferente de ésta y la comprende a su manera,  lo que da lugar a las distintas interpretaciones que se tienen en las diversas religiones. No quiere esto decir que unos estén en lo cierto y otros en el error, sino que cada uno capta diversos aspectos de la misma verdad que no alcanza a entender en su totalidad.

La Verdad Total se encuentra en Dios, cuya grandeza y atributos infinitos no se pueden conocer antes de llegar a la fusión con Él. Nadie tiene la verdad absoluta y quien cree poseerla cae en la soberbia espiritual. Quien no se abre a nuevas interpretaciones más profundas y con mayor sentido, se cierra al curso de la evolución de la conciencia humana.

Nuestro Creador al desear manifestarse, lo hace en multitud de formas, ya que todo lo que existe es Él manifestado. Su materia prima, que es la Energía Universal, se transforma de mil maneras, que al irse densificando va conformando los diferentes planos de realidad y surgiendo los distintos universos. La creación siempre fue y siempre será; todo lo que sale de Él regresa al origen, no hay nada que no esté contenido en Él: mientras un universo se expande, otro se contrae en ese eterno movimiento.

Cuando el Altísimo decide manifestarse, se proyecta en infinidad de chispas de su misma esencia, otorgándoles la libre decisión de actuar como lo decidan con la intención de experimentarse Él mismo a través de ellas. Esas chispas somos todos los seres conscientes, desde los ángeles y su jerarquía hasta los seres evolutivos que somos los seres humanos, quienes nos creemos separados unos de otros, aunque en realidad somos todos UNO con nuestro Creador.

Vivir en el mundo material es vivir en la ignorancia de nuestra esencia, pero ha sido voluntad nuestra entrar en el olvido y la inconsciencia para redescubrir la Verdad con nuestro propio esfuerzo a través de diferentes experiencias. Entrar en la oscuridad para redescubrir después la maravilla que es la Luz.

El entendimiento de las verdades cósmicas, de cómo funciona la creación, de la verdadera naturaleza de Dios y de la suya propia está lejos de la comprensión humana. Cada uno tiene un concepto distinto de Dios al que muchos le prestan cualidades humanas en las que reflejan sus propias carencias. El verdadero volcán de amor que es nuestro Creador, no requiere de nada, Él es Todo, lo tiene todo y si permite que los humanos se equivoquen en su actuación contraria al amor es para que al experimentar la desolación que esto provoca, vuelvan poco a poco a reencontrar lo que son en realidad, que es amor, alegría, felicidad y así puedan apreciarlo.

La chispa divina que desea manifestarse en el mundo dual necesita de un alma  que la contenga. Ésta se proyecta en diferentes personalidades para experimentar, a través de cada una de ellas, lo que le es necesario para abrir su conciencia. Esa alma cubre a todas sus personalidades y es la que escoge las diferentes vidas que desea experimentar hasta sutilizarse de tal forma que vuelve a ser Luz, la cual se reintegrará a la Fuente de la que se originó, para manifestarse después en una nueva forma. Las chispas que se han convertido en seres evolutivos han experimentado muchas otras formas de vida; por formas se entiende experiencias de manifestación. El flujo de creación es continuo, la Energía Universal sale de la Fuente, se transforma, experimenta de todo y vuelve a reintegrarse. Nos es incomprensible por qué volvemos a salir, pero el deseo de manifestación primero y de absorción en el origen después, es tan fuerte que nada lo puede contrariar. Es Dios en su infinita sabiduría el que tiene el deseo de primero manifestarse para recoger después, con infinito amor, su manifestación porque en ese retorno se experimenta la dicha y la plenitud total.

Vivir en el mundo material es vivir en la ignorancia de nuestra esencia y de la naturaleza de Dios, pero ha sido nuestra voluntad entrar en el olvido y la inconsciencia para redescubrir la Verdad con nuestro propio esfuerzo. Para encontrar la Verdad hay que desear conocerla. Cuando las verdades que se tienen no satisfacen ni al intelecto ni al corazón, el ser humano debe buscarla dentro de sí mismo, ampliando los conceptos que ya se tienen y asumiendo la responsabilidad de sus actos. Quien por miedo o comodidad no lo hace, avanza más lentamente en la apertura de conciencia, ya que el conocimiento eleva la frecuencia vibratoria del ser humano, sobre todo si va acompañado de amor. Sin embargo, todos los caminos, si se basan en el amor, llegarán finalmente a Dios.

El poder del pensamiento

Nuestro pensamiento tiene el poder de crear porque somos parte del Creador de cuanto existe; si somos chispas de su esencia y Él está en nosotros, tenemos  sus mismas facultades en forma latente. Al estar envueltos en materia física y habernos olvidado de quiénes somos, ese poder disminuye pero no desaparece y es el responsable de las circunstancias por las que atravesamos en nuestras vidas.

El ser humano es el dueño del pensamiento que moldea el carácter, produce las condiciones, el entorno y el destino de su vida. De ahí que él es lo que piensa, su carácter y sus circunstancias son la suma de todos sus pensamientos. Aunque él no escoja directamente sus circunstancias, sí puede escoger sus pensamientos que  les darán forma a éstas de manera indirecta pero segura por la ley causa-efecto.

La ley causa-efecto funciona absolutamente en el resultado de lo que pensamos. Cuando nuestro pensamiento es positivo, eso mismo aparece en lo que nos toca vivir; esto no quiere decir que tiene que tratarse de dinero o poder, sino de la paz interna que es la que produce la verdadera felicidad. Pero si nuestros pensamientos se fundan en el descontento por las condiciones de nuestra vida o están envueltos en envidia, rebeldía, odio, ambición y toda clase de negatividad, eso estaremos creando. Los pensamientos de malicia y pesimismo, se reflejan a la larga en el cuerpo físico, en enfermedades  y en una cara amarga. Mientras que los pensamientos amorosos, puros y alegres, desprovistos de egoísmo construyen una vida serena.

El pensamiento crea formas que tienden a hacer su efecto, no hay ningún pensamiento que no tenga consecuencia, de ahí la importancia de estar siempre conscientes de lo que pensamos, pues a la larga recogeremos los resultados en el transcurso de nuestra experiencia vital.  Al constituir todos una unidad, estamos indefectiblemente conectados entre sí, por lo que cualquier pensamiento, ya sea positivo o negativo, está unido al de toda la humanidad y, si elegimos los pensamientos de amor en lugar de los que provienen del temor, ayudaremos a limpiar la conciencia colectiva.

Nosotros creamos continuamente las condiciones de nuestra vida, muchas veces sin estar conscientes de ello. Cuando deseamos algo profundamente y ponemos todo nuestro esfuerzo en ello, procurándolo con la fuerza del pensamiento, finalmente se logra. Si nuestro empeño va en el sentido de lo que es conveniente para nuestro desarrollo espiritual, se realizará, pero si éste no ayudaría  en nuestra evolución, se verá obstaculizado para que nos demos cuenta de que no es conveniente en nuestro proyecto de vida. No obstante, en ocasiones el ser humano se obstina en la obtención de algún deseo que logra mediante el poder de su mente; pero si no ayuda a su evolución, finalmente no le será provechoso.   A continuación un mensaje de los maestros espirituales sobre este tema:           

Nuestra mente es creadora y cuando visualiza algo como ya hecho, ve el resultado de su pensamiento creador que se materializa. ¿Por qué no siempre se materializan nuestros pensamientos? Por dos razones, una es porque la mente no tiene suficiente fuerza de concentración, lo que significa que las formas que emite son demasiado débiles para concretarse y otra es porque el Yo Superior de la persona no cree conveniente que ese pensamiento se realice por ser contrario a su plan de encarnación, donde se propone el aprendizaje de alguna virtud que ese deseo cumplido obstaculizaría. Sin embargo, vemos a algunas personas que logran obtener lo que se propusieron en la vida como poder y riqueza. Necesitamos experimentar todas las posibilidades que el mundo físico ofrece y cuando esto sucede, es porque el Yo Superior de la persona así lo decidió. Bien que cuando se tiene todo lo que se puede desear en el mundo, esto conlleva una responsabilidad que consiste en compartir con generosidad lo que se ha recibido trabajando por el bien de la comunidad. No obstante, si el individuo se dedica únicamente a la satisfacción de sus deseos egoístas, estará provocando el karma correspondiente que tiende a recuperar el equilibrio universal.

La mente causa y cura enfermedades, emite calma o desasosiego, aun ante situaciones difíciles. Si controlamos nuestra manera de pensar, dejaremos de reaccionar irreflexivamente ante los obstáculos y seremos dueños de actuar de manera acertada ante ellos. Podemos atraer situaciones nocivas a fuerza de temerlas. Si vivimos con el miedo de ser despojados de nuestros bienes o ser asaltados, acabaremos por atraerlo. Si continuamente tememos enfermarnos, estamos programándonos para que eso suceda. Quien se pelea con el mundo todo el tiempo y todo lo que encuentra a su paso le parece mal, recibirá en respuesta agresión y desarmonía.

Por el contrario, si nuestros pensamientos están en la fe de que nada malo puede ocurrirnos, estos crean una especie de coraza que nos protege. El que vive en la aceptación de lo que le acontece, buscando el aprendizaje de lo que esas circunstancias le ofrecen y procurando practicar el amor en todo lo que realiza, obtendrá paz y armonía en su vida con todo y las aparentes carencias que pueda tener.

También tenemos que tomar en cuenta lo que nos propusimos antes de encarnar,  puede tratarse de algún obstáculo doloroso el cual  ha sido programado para nuestro crecimiento espiritual y fortaleza. Cada uno vive lo que se propuso en su programa de vida, lo importante es cómo se reacciona ante esa circunstancia. Se puede superarla y crecer o rechazarla y perder lo que el alma se había propuesto de antemano. El resultado, nuevamente, está regido por nuestra mente.