El alto astral

Según las lecciones recibidas de los maestros espirituales, después del segundo plano del mundo espiritual, donde se efectúan diferentes trabajos en gran armonía y amor, se ayuda a los recién llegados a habituarse a su nueva vida. Asimismo, con gran amor se baja a planos inferiores para tratar de convencer a las almas estancadas de seguir adelante, se estudian las verdades cósmicas y se trabaja también en ser más humildes y amorosos. Entonces el alma decide  seguir su evolución en el mundo espiritual o regresar al plano físico. Si es este su deseo tendrá que prepararse durante algún tiempo para escoger y estudiar lo que más le conviene experimentar para su desarrollo de conciencia. Si su deseo es continuar en el mundo espiritual, avanza también aunque más lentamente.

Para acceder al siguiente plano o Alto Astral se necesita seguir un proceso de purificación en extremo profundo. Veamos lo que nos dice Ana sobre su actual experiencia.

El siguiente plano después de estudiar las leyes cósmicas, es de aprendizaje para ayudar a los que están encarnados, es decir, aprender a ser un guía de las almas que se encuentran limitadas en la materia física. Este tercer plano en el que me encuentro actualmente se conoce como la graduación del proceso de ascensión después de la vida en el plano físico.

No quiere esto decir que sea el último plano al que hay que acceder, de ninguna manera. Sigue el camino hasta el Creador por innumerables pasos y niveles hasta la fusión con Él, pero es al llegar a este tercer plano cuando se decide regresar a la Tierra o seguir la evolución en el mundo espiritual. Esto es decisión de cada entidad, volver a la ardua escuela del mundo físico o continuar trabajando en el mundo del espíritu. Aunque el verdadero avance se obtiene en la Tierra por tener que superar todas las adversidades que comporta la vida material.

Si el deseo del alma es seguir su evolución en el mundo espiritual, tiene que aprender a ser guía de los encarnados y después aún de las almas que se encuentran en el mundo espiritual. Una vez que está preparada el alma para ser guía, se le asigna alguna entidad para guiar y posteriormente un grupo de almas, que aunque no estén encarnadas, se necesita que sean guiadas y apoyadas para la toma de decisiones, ya sea para una estancia productiva en el mundo del espíritu o una nueva vida en la materia. Si es esto último, se les ayuda a programar la siguiente experiencia, según lo que requieran aprender, como la humildad, la paciencia, la aceptación, la generosidad, etc., y se idean las circunstancias que ayudarán a su práctica. Es necesario comprender que a nadie se le obliga a encarnar en la materia y que siempre ha sido la decisión de cada uno tener los obstáculos que se le presentan en cada vida.

El trabajo de ser guía de los encarnados es sumamente difícil porque aunque se les inspira desde aquí lo que sería útil para su evolución, muy pocos hacen caso de lo que se les aconseja, siempre está presente el ego y sus exigencias, lo cual va en sentido inverso al desarrollo del alma hacia la espiritualidad.

Es un trabajo arduo pero muy gratificante porque cuando se tiene éxito en un proyecto de ayudar a un alma a encontrar el camino que la acerca a su verdadero ser, se obtiene una enorme satisfacción. Es como sentir que una parte de nuestro cuerpo que estaba enferma, se cura. Claro, porque todos somos UNO, entonces cualquier ser que se desvía afecta al resto del Todo. Me siento dichosa de haber llegado aquí.

La información recibida de los guías sobre este tercer plano nos dice así:

“En este maravilloso mundo también se avanza y es lo que tratamos de hacer cuando ya el mundo tridimensional no nos atrae. Se abre todo un abanico de posibilidades cuando ascendemos a estos planos superiores. Puedes, si así lo deseas, volver al mundo tridimensional para ayudar a los rezagados, pero necesitas mucho amor y valentía para hacerlo. También puedes ayudar a sacar del “Infierno” a quienes están envueltos en soberbia; este trabajo tampoco es fácil, ya que se encuentran en una frecuencia vibratoria muy baja y su densidad es difícil de soportar. Acercarse a esos seres es sumamente desagradable  pues están llenos de energía negativa que se puede considerar involutiva. Otra opción es vivir en esta beatitud por algún tiempo y enviar mensajes a los encarnados. Se da mucha ayuda desde aquí a los que se encuentran en dificultades.

“Se decide desde aquí nuestra participación en el plan de ayuda a los que se encuentran todavía en la densidad del mundo físico; se hacen planes de trabajo arreglando las circunstancias necesarias para que se den las condiciones óptimas para el despertar de la conciencia. Nuestra labor consiste en organizar lo mejor posible el funcionamiento del plano material para corregir las desviaciones de las actitudes humanas, proporcionando estímulos y circunstancias que lleven a los seres humanos a su despertar.

“Es un trabajo minucioso y no siempre fácil, no se logra fácilmente que los individuos respondan en el sentido que se espera y cuando esto no es así, se necesita organizar otro suceso que los haga reaccionar. Es por eso que a veces les parece que son coincidencias lo que les sucede y lo toman como simple golpe de suerte o crueldad del destino. Hay que entender que no es ni una cosa ni la otra, sólo efectos de nuestras propias causas.

“Antes de ascender a planos superiores se necesita entender el significado de nuestra vida, de dónde venimos y a dónde vamos. Te preguntas cómo después de comprenderlo olvidamos todo al reencarnar. Así es este proceso, se necesita empezar en ceros, aunque no es totalmente cierto esto, dentro de nosotros van quedando ciertos conocimientos adquiridos en otras vidas que se manifiestan en nuestro estado de conciencia”.

Entre la vida y la muerte no existe ninguna barrera, la una es continuación de la otra en una misma línea energética. Todo es energía que vibra a diferentes frecuencias y lo que se entiende por “vida” en el mundo físico no es más que una etapa en el largo camino de la evolución. Cuando nos encontramos en esa etapa creemos que es la única y la más importante, no porque no lo sea, pero solamente se trata de una de tantas experiencias de nuestro poder creativo.

Por lo que podemos entender, en el mundo espiritual nunca se está ocioso, siempre se trabaja en nuestra evolución hacia el Creador, aunque en esos altos niveles es en un ambiente de paz y armonía maravillosas.

Diferentes planos de realidad

Sobre el proceso que siguen las almas después de la muerte física, mi querida amiga Ana nos da una idea de lo que es. Desde luego, con las limitaciones que tenemos mientras nos encontramos encarnados, no podemos entender en todas sus implicaciones lo que corresponde al mundo espiritual. Sin embargo, continuaré  compartiendo lo que ella me describe.

Pasé por el primer plano, que como te dije, es para despresurizarse del ambiente denso del mundo material. En ese mundo todavía las almas se manifiestan como eran en su última vida y crean entornos ideales como los que hubieran deseado vivir sobre la Tierra. Ese mundo es bellísimo pero todavía cercano a la vida en la materia. Se llega allí con los defectos que se tenían en vida pero el entorno amoroso que se vive en ese plano va disolviendo esos defectos aunque sin erradicarlos por completo. Se van comprendiendo paulatinamente las verdades del mundo espiritual que ayudan a disminuir esos  defectos y van poco a poco deseando elevarse a otro nivel. Esto no se puede medir en términos de tiempo porque el tiempo lineal no existe aquí, pero en intensidad de pensamiento.

Después de ese primer plano, alcanzas la frecuencia a la que estás preparado según la vida que has llevado en el mundo material. Hay quienes se estacionan en ese primer plano largo tiempo por estar todavía atados a los deseos terrenales, pero otros sólo pasan muy poco tiempo por allí porque su deseo es seguir el proceso de elevación de frecuencia para alcanzar planos superiores. Este fue mi caso, no me estacioné casi nada en ese plano pues mi deseo era seguir elevándome.

Al llegar al primer plano del mundo espiritual, se comienza con el repaso de la vida que se acaba de dejar observando los errores y aciertos que se tuvieron durante esa experiencia. Si el cuerpo astral se encuentra muy deteriorado debido a drogas, alcohol, adicción sexual, enfermedad, falta de amor, entre otros, entra el alma en un período de sueño en el que se le cura con energía amorosa enviada por los guías y los seres que se dedican a la curación de los recién llegados. El orgullo es algo que entorpece la elevación al siguiente plano, ya que en todos los niveles se está expuesto a ese gran defecto. Hay a quienes se les dificulta cambiar las creencias que tenían, otros no pueden deshacerse del deseo de sobresalir pero poco a poco los defectos que se tenían durante esa vida se van diluyendo sin desaparecer por completo. Cuando todos los deseos terrenales se ven satisfechos, surge el anhelo por algo superior y se elevan al siguiente plano.

Cuando se agota el deseo de permanecer en ese plano, se eleva el alma al segundo plano donde ya se reúne con el grupo al que pertenece y se comienza a estudiar las verdades cómicas y cómo se maneja el Cosmos. Esta palabra engloba a todos los universos que existen con todo lo que en ellos habita. Es verdaderamente apasionante volver a descubrir la maravilla de la Creación y conocer el amor y la compasión de esa Fuente de Toda Vida a la que llamamos Dios.

Al llegar al segundo plano, que es un decir que sea segundo porque hay muchas capas vibratorias que hay que atravesar, me encontré con que nos reunimos con el grupo al que pertenecemos por frecuencia vibratoria. Es cuando te das cuenta de con quién aceptaste encarnar en esta última ocasión, si lo hiciste bien en lo que te propusiste aprender o tendrías que volver a repetirlo. El grupo al que perteneces son almas que nos conocemos desde hace millones de años y con quien hemos trabajados en múltiples vidas. Este en especial es al que tú perteneces y por eso se nos dio la oportunidad de trabajar juntas.

Lo que sigue es estudiar las leyes cósmicas, que cuando encarnamos se nos olvidan por completo. Comenzamos a entender el significado de la vida en la materia, del olvido total en el que nos sumimos para experimentar esas vidas en las que hay que descubrir lo que en realidad somos, que es AMOR. Sí… son vidas difíciles la mayoría de ellas, pero hemos aceptado ese reto para crear nuestras diferentes experiencias y así expandirnos con el Creador, quien nos acompaña siempre en esta aventura.

En este plano es sumamente interesante volver a entender cómo funciona la creación y se trabaja duro. Siempre estamos listos para ayudar a los recién llegados a adaptarse y dirigirlos hacia donde les corresponde. Según el avance que hayas tenido en tus diferentes experiencias, puedes volver a encarnar o seguir elevándote en el mundo espiritual. Creo, en mi caso, que ya no volveré a la Tierra, mi deseo es seguir elevándome a planos más sutiles.

El alma puede decidir volver a encarnar o puede seguir su evolución en el mundo espiritual. Es más efectivo volver al mundo terrenal debido a los obstáculos que hay que superar, lo que hace que el aprendizaje sea más rápido. Es desde este segundo plano donde la mayoría de los seres humanos deciden volver a encarnar.

Te preguntas cómo nos reconocemos, puesto que ya no tenemos cuerpo con el que nos conocimos en el mundo material. De todos modos hemos tenido multitud de esos que podríamos comparar con disfraces. Aunque si lo deseamos podemos adoptar uno de ellos vistiéndonos con el pensamiento, nos reconocemos por frecuencia vibratoria, porque cada uno es único e irrepetible.

No entiendes cómo si en esta vida que acaba de terminar era una de tantas personalidades de mi Yo Total o Ser Superior, esté pasando por todo este proceso. Y ¿qué pasa con las otras personalidades que están experimentando otras vidas en un eterno presente? Ya te dije que la simultaneidad no se puede entender mientras estás encarnado, pero trataré de explicarte cómo funciona. Cada una de estas personalidades de mi Yo Total, después de terminar su experiencia pasa por este mismo proceso y va cada vez más sintiendo y sabiendo todo lo que sucede a las diferentes personalidades, puesto que son la misma entidad. Es como si los diferentes tentáculos del pulpo (personalidades), al ir recogiéndose en la cabeza del mismo, van entendiendo y experimentando lo que todas las diferentes personalidades han hecho. En realidad a los que vemos y nos comunicamos es con los Seres Totales, que gracias a las diferentes experiencias de sus personalidades, van subiendo de plano vibratorio, y cuando ya no encarnan en la Tierra, es la “cabeza del pulpo” la que se manifiesta en este plano celestial.

Los maestros nos dicen lo siguiente: “Al desprendernos del mundo físico seguimos nuestro camino ascendente hacia planos más elevados de conciencia. Cada etapa va dándonos más elementos para llegar a la Verdad Absoluta. Cuando nos unimos finalmente al Padre, nuestra conciencia individual no desaparece, sino que se une a las demás conciencias aunando así nuestras diversas experiencias y compartiendo con el Absoluto todas las vivencias de cada uno. Esto es difícil de entender para nuestra limitada mente humana, sin embargo así se nos dice que es”.   

¿Qué pasa después de la muerte? – What Happens After Death?

“What Happens After Death” can be found below.

Es una pregunta que todos nos hacemos sin encontrar respuestas contundentes. Hay quienes dicen que nunca nadie ha regresado para decírnoslo, para otros, no hay nada después de la muerte física, todo se acaba con ella; pero hay algunos que han tenido una experiencia cercana a la muerte, que después de haber sido declarados clínicamente muertos, regresan a la vida. Los relatos de quienes han tenido estas vivencias coinciden de manera asombrosa. Reportan haber llegado a una luz maravillosa en donde se experimenta una paz y una felicidad absolutas, en un entorno parecido a la Tierra, con flores de colores extraordinarios que no se conocen aquí y paisajes de una belleza indescriptible. Relatan que no sienten deseos de regresar pero que, de alguna manera, se les informa que todavía no es su hora y que tienen que reintegrarse a la vida que dejaron. Los que han pasado por una experiencia similar, sufren una transformación radical en sus vidas.

También se tienen informes de lo que se experimenta después de la llamada muerte -que no existe en realidad ya que nuestro verdadero ser es eterno- mediante quienes poseen facultad extrasensorial y logran comunicarse con los que ya no pertenecen a este mundo. Este es mi caso y gracias a esta facultad he recibido información interesante de los guías sobre este proceso. No obstante, mientras estamos limitados con el cuerpo físico, no nos es posible entender en su totalidad lo que pertenece a otro plano de realidad, pero sí podemos tener un atisbo de ello.

En el momento en que el cuerpo deja de funcionar, es decir, cuando las funciones cerebrales se detienen -el verdadero momento de la muerte física- el ser real o alma, sale del cascarón que es el cuerpo que le dio cabida y empieza su trayectoria hacia el mundo espiritual. El desprendimiento se efectúa sin dolor alguno, si lo había en el cuerpo físico, desaparece y el ser se encuentra de pronto con que está vivo y consciente sin saber muchas veces a dónde ir.

Cuando el individuo ha tenido una vida espiritual no tiene trabajo en encontrar la luz, pero los que por algún motivo se encuentran apegados a la vida material, les cuesta despegarse de su atractivo y tardan en encontrar la ruta que lleva al mundo espiritual. Este plano se conoce como Bajo Astral en el que hay diferentes esferas vibratorias, desde los que están allí por la soberbia de no reconocer ningún poder que se les oponga o que sea superior, hasta los que no saben adónde ir porque están desorientados, ya sea porque no encuentran lo que esperaban o porque sus pensamientos de apego, venganza, rebeldía ante la muerte los tienen atados al mundo material.

A continuación relataré el proceso de mi querida amiga Ana Coudurier, que me ha compartido desde el plano en el que se encuentra. Al día siguiente de su muerte me habló así:

Me encuentro en el Paraíso, no hay otra manera de describir este estado, es la felicidad absoluta. ¿Me preguntas cómo fue mi desprendimiento? Al salir de mi cuerpo vi de inmediato esa luz maravillosa de la que todos hablan que me acogió dándome una sensación de inmensa paz y amor. No te imaginas lo que es, decir que es maravillosa es quedarse pálido; después pude ver a mis padres y a muchos que me precedieron en este paso. Aquí sigo elevándome y entendiendo lo que significa todo lo que aprendimos. Desgraciadamente mientras estamos encarnados no nos es posible entender esto, estamos muy limitados, pero sólo se puede tener una ínfima probadita en una meditación muy profunda.

Te extraña que te esté hablando tan pronto, pero acuérdate que el tiempo de la Tierra no es.  Lo que cuenta aquí es el pensamiento y mi deseo era ver la Luz lo antes posible, una vez que pudiera separarme de quienes me tenían atada a la Tierra.

En espera de que nos veamos de nuevo aquí, en este mundo infinito, me despido mandándoles a todos los que me quisieron en vida, todo mi amor.

Unos días más tarde, siguió describiéndome el plano donde se encontraba..

Me encuentro en un plano en el que puedo crear a voluntad lo que deseo y al mismo tiempo veo lo que quiero ver. Es como un lugar para irse despresurizando del mundo material donde la frecuencia energética es sumamente densa. Es un mundo parecido a la Tierra con paisajes maravillosos y colores que no existen allá. En este plano no es necesario quedarse largo tiempo, es sólo un paso en donde practicamos nuestro poder creativo y nos ayuda a despresurizarnos del pesado ambiente terrenal; sé que saldré pronto de aquí para seguir elevándome a planos más sutiles. En el momento en que ingresé a este mundo, no tuve necesidad del  “sueño reparador” porque aunque mi cuerpo astral estaba lastimado por la enfermedad, la meditación que hacía diariamente me limpiaba de negatividad, por lo que llegué bastante limpia.

Me gustaría poderte describir con detalle mi proceso pero lo que es difícil es dar una descripción de lo que no existe en la Tierra y las emociones que esto provoca.

Lo que te parece imposible de entender es la simultaneidad de las diferentes vidas. No es posible entender muchas verdades de este plano cuando se está limitado con el cuerpo. Aquí estoy comprendiendo muchas cosas que no entendía mientras estaba allá. No te preocupes, no podrás entenderlo pero conténtate con intuirlo. Me propongo describirte cada paso que dé aquí, si me lo permiten. Es cada día más necesario que la humanidad entienda de lo que se trata la muerte.

(Continuará)

What Happens After Death?

This is a question we all ask ourselves without finding definitive answers. There are those who say no one has ever returned to tell us, and others who believe there is nothing after physical death; everything comes to an end. But there are some that have had near-death experiences, who after being pronounced clinically dead, come back to life. Their stories are astonishingly similar. They report arriving to a marvelous Light where they experience absolute peace and happiness amidst surroundings that are similar to Earth, with flowers in extraordinary colors that are unknown here and indescribably beautiful landscapes. They say that they don’t want to return, but somehow, they are informed that their time has not come and they must return to the life they left behind. Those who have undergone such an experience endure a radical transformation in their lives.

There are also reports regarding what is experienced after so-called death –which doesn’t really exist because our true being is eternal– obtained from people who have extrasensory perception and can communicate with those who no longer belong to this world. That is my case, and thanks to that faculty, I have received interesting information from my guides regarding this process. However, as long as the physical body limits us, we are unable to thoroughly understand that which belongs to another plane of reality, but we can obtain a glimpse of it.

When the body stops functioning, that is to say, when brain functions cease –the actual moment of physical death– the real being or soul exits the shell, which is the body that it dwelled, and initiates its journey towards the spiritual world. This detachment occurs painlessly, and if there was pain in the physical body, it vanishes. The being suddenly realizes that it is alive and conscious but oftentimes, does not know where to go.

Finding the Light is not difficult when an individual has led a spiritual life, but those who –for some reason– remain attached to material life won’t want to release themselves from its allure and take longer to find the path to the spiritual world. That plane is known as the Lower Astral and is comprised of various frequencies, from those that are there due to their pride, not acknowledging any opposing or higher power, to those who are disoriented and do not know where to go, whether they don’t find what they expected or because of their thoughts of attachment, vengeance or rebellion in the face of death, tie them down to the material world.

Following, I relate my dear friend Ana Coudurier’s process, which she shared with me from the plane that she is now in. This is how she spoke to me the day after her death:

I’m in Paradise, there’s no other way to describe this state, pure bliss. You ask what my detachment was like? When I exited my body, I immediately saw that remarkable light that everyone talks about and it surrounded me with an all-encompassing sensation of peace and love. You can’t imagine what it’s like. Describing it as amazing pales in comparison. I was then able to see my parents and many others who took this step before I did. I’m here, still elevating and understanding the meaning of everything we learned. Unfortunately, it’s impossible to understand what this is like while we are in the flesh; we are too limited and can only get a minimal taste of it in very profound meditation.

You’re surprised that I’m speaking to you so soon, but remember, time on Earth is not. It is thought that counts here and I wished to see the Light as soon as I possibly could once I was able to separate from those who tied me down to Earth.

I bid my farewell sending my love to all of those who loved me while I was alive as I await to see you again, here, in this infinite realm.

A few days later, she continued to describe the plane she was in.

I’m in a plane where I can create what I wish for at will and I can see what I want to see at the same time. It is like a place to decompress from the material world where the vibrational frequency is extremely low. It’s a world similar to Earth with wonderful landscapes and colors that don’t exist over there. It isn’t necessary to stay in this plane for a long time, it’s just a step where we practice our creative power and it helps us to depressurize from the heavy earthly environment; I know I’ll exit soon to continue elevating to subtler planes. I didn’t need “restful sleep” any longer when I entered this world because although my astral body was hurt due to illness, daily meditation had cleansed me of negativity; therefore, I was fairly clean when I arrived.

I’d like to give you a detailed description of my process but it’s difficult to describe something that doesn’t exist on Earth and the emotions that it elicits.

What seems impossible to understand is the simultaneousness of different lives. It isn’t possible to understand many truths of this plane when the body limits us. I comprehend many things here that I couldn’t understand while I was there. Don’t worry, you won’t be able to understand, but be gladdened by your intuition. I intend to describe to you every step I take, if I’m allowed. Day by day, it becomes increasingly necessary that humanity understand what death is about.

(To be continued)