Eterno movimiento

La Creación es continua, la Fuente de Vida a la que llamamos Dios, Creador, Conciencia Universal, Altísimo, Principio Único, es el que genera la energía universal que conforma todo lo que existe. Esta energía vibra a diferentes frecuencias y de distintas maneras, formando así las diversas manifestaciones y planos de realidad. El Altísimo crea y absorbe su creación en un movimiento eterno de expansión y absorción.

El Creador es movimiento y expansión continua, no podría ser inmovilidad porque no sería, la inmovilidad sería muerte verdadera, vida es cambio y movimiento. El comienzo de la Creación es un acto de voluntad de expansión y amor del Principio Único que desea compartir su poderío con las partículas de su esencia. Para crear, se proyecta en multitud de chispas de luz de su propio Ser, a las que les otorga la libre voluntad de manifestación y a través de las cuales se manifiesta y experimenta. Esas partículas forman con Él un Todo.

Cuando las chispas de esencia divina se desprenden de la Fuente, se les otorga la voluntad de manifestación y cada una recibe la instrucción de lo que se pretende de ella; ésta tiene la opción de aceptarlo o no, ya que siempre está presente el libre albedrío.

¿Qué pasa si no acepta su función? Se le ofrece otra alternativa hasta que encuentra lo que le conviene manifestar. Esas chispas somos cada una de las entidades que conforman la Creación, es decir, que quienes aceptamos ser seres evolutivos fue porque así lo decidimos libremente.

Hay algunas chispas que se convierten en entidades creadoras, otras son responsables de las creaciones mediante la supervisión de lo creado, ayudando al desarrollo de éstas y otras más a crear los cuerpos que almacenarán las chispas que se convertirán en seres evolutivos, así como las plantas y animales que a su vez evolucionan también.

Los que crean los universos son entidades muy elevadas y con gran sabiduría que proviene de la Fuente, ya que ésta contiene toda la sabiduría, el poder y el amor que existe. Empiezan estos seres a crear las distintas fuerzas y elementos para la existencia de planetas, soles, galaxias y universos. Hablamos de universos porque el que percibe la humanidad no es el único, hay muchos otros de diferente composición y plano de realidad. De esos otros planos se originan seres diferentes a la materia física pero que tienen la misma característica evolutiva que los que habitan el universo físico.

Sin embargo, hubo uno que no quiso sumarse a la creación, con todo el orden universal que prevalece. Entonces formó una fuente de energía negra en contraposición de la luz y el amor de Dios. Es una fuerza negativa de la que emanan seres sumamente oscuros que se dedican a influir en el comportamiento de todos los seres que han salido de esa Fuente de toda Vida. Es Satanás el origen de esta fuente de energía oscura.

Esas entidades, a las que se les llama arcontes, son los responsables de la rebeldía de Lucifer y sus seguidores. ¿Quiénes son esos ángeles rebeldes? Son altísimos seres que, al encontrarse con ese inmenso poder que les concedió el Creador, decidieron, bajo la influencia de esas emanaciones oscuras, que no le debían la existencia a nadie, y que, por lo tanto, no tenían que seguir ninguna ley universal que no viniera de su propia voluntad. Son los titulares de la horda de seres que buscan el poder, olvidándose del amor con el que han sido creados. Se expande ese comportamiento porque con su poder mental influyen en los seres evolutivos para desarrollar la soberbia.

Los arcontes son los responsables de la maldad y crueldad humana. Se alimentan del sufrimiento, la sangre, el miedo, la crueldad en general, porque eso es lo que les permite la existencia. Cuando hay luz ellos no pueden existir, puesto que son emanaciones de la oscuridad que se opone a la luz y al orden divino.

Las chispas que se convierten en seres evolutivos han experimentado muchas otras formas de vida, por formas se entiende experiencias de manifestación. Cuando una de ellas desea experimentar el mundo material, necesita de un alma que la contenga, la cual se proyecta en diferentes personalidades. Cada una de ellas experimenta en diferentes vidas. El espacio entre una experiencia de vida y otra es cuando el alma, que cubre a todas las personalidades, escoge las diferentes vidas con los obstáculos que decide pasar para abrir su conciencia y así manifestar mejor la luz de su ser real. Estas vidas se compensan unas a otras hasta que la vibración va sutilizándose de tal manera que vuelve a ser luz. Se reintegra así a la fuente de la que se originó, para volver a manifestarse después en una nueva forma.

Nos es incomprensible por qué volvemos a salir, pero el deseo de manifestación primero y de absorción en el origen es tan fuerte que nada lo puede contrariar. Es Dios en su infinita sabiduría y amor el que tiene ese deseo de manifestarse y después recoger su manifestación, porque en ese retorno se experimenta la dicha y la plenitud total.

Tenemos como esencia una partícula de la Fuente de Toda Vida, de todo lo que existe, y por lo tanto poseemos los mismos atributos en forma latente. De lo que se trata la creación es de experimentar las innumerables posibilidades que ofrece el eterno movimiento creativo y desarrollar nuestra potencialidad encerrada en esa partícula, con nuestras diferentes creaciones.

Los actores más valientes de la creación somos los seres evolutivos, que con el valor de incursionar en el plano más alejado del Origen y perder la conciencia de nuestro verdadero ser, el proceso creativo toma forma al tener que crear las circunstancias necesarias para experimentar las vivencias que nos hundirán primero en la oscuridad y después en la toma de conciencia de nuestro ser divino.  

Nuestra vida se trata de crear, creamos todo el tiempo las condiciones de nuestra vida, la cual escogemos antes de encarnar con sus obstáculos, hechos para superarlos y así aprender para avanzar en nuestra evolución y también el momento de la muerte. 

La manera como evoluciona la toma de conciencia del ser evolutivo es de olvido y reencuentro con lo que es en realidad, pero la humanidad de la Tierra ha estado estancada en esa toma de conciencia desde tiempos inmemoriales porque hay factores que le han impedido avanzar. Uno de estos factores son las razas de extraterrestres que se han quedado en el deseo de poder, siguiendo la influencia de ángeles rebeldes, lo que les ha impedido avanzar espiritualmente. Su desarrollo ha sido tecnológico y con ello, han podido venir al planeta Tierra a esclavizar a sus habitantes. ¿Cómo es esto posible? Con el poder de la mente, influyendo en la humanidad para seguir los mismos pasos de deseo de poder antes que otra cosa. Esto ha impedido a la humanidad encontrar el camino de la evolución espiritual, ya que los seres humanos no se resisten al poder, que va en contra de la unión con el Todo.

 El Todo tiene en su Ser al que ha formado a tantos seres que son los responsables de lo que se entiende por maldad absoluta. Así es, la oscuridad existe en oposición a la luz, pero cuando ésta se descubre después de haber estado sumido en la sombra, es verdaderamente sublime. Esto es una experiencia más de Quien da la existencia y el libre albedrío.

Las muertes infantiles

Cada vida en el mundo físico ha sido elegida de antemano, así como la muerte también. Por esta razón, cuando se tiene contacto con los que mueren, siempre nos dicen que era su momento.

A veces nos preguntamos cómo es posible que un niño muera cuando no ha tenido todavía el tiempo de experimentar la vida. Todo tiene su razón de ser, aunque no siempre nos demos cuenta de ello.

En el Universo no existe la injusticia, lo que sucede en la vida es siempre resultado de un acontecimiento previo, siguiendo la ley causa-efecto, para obtener el equilibrio perfecto. Pero sobre todo para ayudarnos a redescubrir nuestro verdadero ser.

Las muertes infantiles, que tanto dolor causan, son programadas desde antes de encarnar con diferentes objetivos.

Hay infantes que nacen con la intención de despertar a su familia con el dolor que les provocó su muerte. Estos niños se van de inmediato al Mundo Espiritual de donde llegaron poco tiempo antes.

Hay otros que escogen previamente encarnar para sufrir una enfermedad dolorosa y que con su muerte prematura puedan limpiar karma de otras experiencias. De igual manera, que les sirva a sus padres para lo mismo.

Otra situación se da cuando mueren en un accidente. Al estar ya muy apegados a sus progenitores, a veces buscándolos, se quedan atrapados en el Bajo Astral.

En estos dos últimos casos pueden quedar un tiempo atorados antes de ver la luz que nos espera a todos, pero son muy ayudados por los seres de luz que vienen a llevárselos. Esto se hace con mucha facilidad ya que todavía no tienen grabados fuertemente los diferentes apegos al plano terrestre.

Sólo nos queda entender que las muertes infantiles son obstáculos que sirven, si se aceptan y se comprenden, para despertar y crecer espiritualmente.

Estas almas que escogieron vivir esas circunstancias estarán siempre ayudando a sus padres enviándoles energía amorosa.

El autismo

La chispa divina que desea experimentar el mundo físico necesita de un alma que la contenga, la cual se proyecta en diferentes personalidades que le permitirán manifestarse en él. Esa alma que cubre todas las personalidades es la que escoge las distintas vidas que desea experimentar, compensándose unas a otras mediante la ley causa-efecto, hasta que va sutilizándose de tal manera que vuelve a ser luz.

En el espacio entre una experiencia de vida y otra es cuando el alma elige las condiciones de cada una de ellas, con los obstáculos que decide superar y con el objetivo de desarrollar su potencial divino de crear. Primero elige las circunstancias que lo sumirán en la ignorancia de su verdadero ser y después las que le ayudarán a abrir su conciencia y así manifestar la luz de su Ser Real.

Cuando se elige una vida difícil generalmente es para compensar otra en la que se ha transgredido fuertemente la ley universal del amor. Estas vidas se pueden compensar con amor o con dolor. El dolor sirve para restablecer el equilibrio perdido, ya que éste nos desapega de la atracción del mundo material, lo que ayuda a sutilizar la vibración que se densificó cuando se actuó en contra del amor.

Es también con el objetivo de practicar y aprender las diferentes virtudes que nos harán redescubrir nuestra esencia divina. Como son: la paciencia, la aceptación, la tolerancia, la generosidad y tantas otras que se reducen en un solo concepto, AMOR.

El caso del autismo ha sido, como ya se dijo, elegido de antemano antes de nacer al mundo físico. El deseo del alma es expresarse sin socializar en él para abstraerse de su irrealidad. Ellos sufren de esa soledad, pero a la vez es una oportunidad para entrar en contacto con el mundo espiritual y con su verdadero ser.

¿Por qué escogen esta condición? A veces para compensar alguna vida en la que se involucraron demasiado en la vida de otros ejerciendo un terrible control sobre ellos. O simplemente para experimentar la soledad del alma y así encontrar a su verdadero ser, con quien ellos tienen mayor contacto que los demás.

¿Qué pasa con esos seres después de la muerte? Lo que les pasa a todos, van al mundo espiritual, con la ventaja de que no hay nada que los detenga porque no tienen apegos, que es lo que se obtiene con dicha condición.

Es un acto de valentía escoger encarnar con esa discapacidad, pero, por otro lado, se puede avanzar mucho con ella.

El autoconocimiento y las emociones

El autoconocimiento es una herramienta que ayuda, no sólo a descubrir nuestras fallas y con ello a corregirlas poco a poco, sino también a estabilizar nuestras emociones.

Si al experimentar una emoción de rechazo, de enojo, de impaciencia, de dolor, de frustración, etc., tomamos conciencia de lo que provocó dicha emoción, estamos en posición de controlarla más fácilmente y no dejarnos llevar por lo que estamos sintiendo sin control alguno.

Al conocer el origen de una emoción podremos transmutarla, si ya no en el polo opuesto, sí en una tranquilidad surgida de la aceptación de nuestro error, de nuestro carácter propenso a reaccionar en forma exagerada ante ciertos estímulos.

Cuando poco a poco aprendamos a controlar los efectos negativos de nuestras emociones, las podremos manejar mejor y no sucumbir ante su presencia.

Las emociones provocadas por el éxito son efímeras porque el éxito cambia fácilmente de intensidad al igual que la razón que lo provoca y para quien lo experimenta le es muy difícil aceptar ese cambio. La emoción del éxito no tiene fin, cada vez se desea más sin que se llegue a la completa satisfacción. Cuando el éxito disminuye o se pierde, esa emoción se polariza a su opuesto:a la profunda tristeza y depresión. El éxito se equipara con el poder porque es una forma de sobresalir y dominar en ciertos aspectos.

La emoción provocada por el fracaso proviene de lo difícil que es asumir la falta de aceptación del público. Nuevamente es una manifestación del ego que busca neutralizar el miedo primordial y la sensación de abandono con la aceptación del mundo, lo que le provoca el sentimiento de pertenencia.

El deseo de control sobre nuestra vida y la de los demás nace del ego que se siente solo y vulnerable y cree cubrir ese sentimiento controlando todo, lo que le produce una emoción de falsa seguridad. El deseo de dominio en forma exagerada se convierte en la búsqueda del poder.

El poder es la emoción más intensa porque se cree que con él se obtiene la seguridad absoluta, poseer todo lo que se puede desear y con ello eliminar el miedo que produce la creencia de estar separado del Todo. Para obtenerlo no se repara en ningún medio, aunque se provoque daño a los demás. Una vez obtenido el poder, siempre se desea tener más, ya que nunca se logra llenar el vacío existencial. Pero el poder no produce felicidad porque quien lo sustenta está cada vez más solo, quienes lo rodean no es por amor sincero, lo adulan y obedecen para obtener ventajas personales.

La envidia es una emoción muy negativa porque el desear lo que los otros tienen produce infelicidad y amargura.

El autoconocimiento ayuda a neutralizar las exigencias del ego, ya que cuando a éste se le detecta, es el primer paso para bajar su poder sobre nuestras emociones.

La mayoría del sufrimiento humano proviene de la oposición que le ofrece la vida al ego.

Cuando se llegue al estado en el que ni el éxito ni el fracaso provoquen una fuerte emoción, se habrá logrado un gran avance en la supresión de la esclavitud del ego.

Hay también emociones positivas que no están basadas en el ego, como la compasión, la generosidad, la ayuda a los necesitados, las cuales surgen del AMOR que es nuestra esencia, por lo que causan paz y armonía.

El nuevo orden mundial

Hay una élite compuesta por grupos muy poderosos que manejan a su manera a la humanidad, que proponen un orden mundial para que haya un solo gobierno global. Buscan organizar a la humanidad para que se comporte al unísono, sin separación de facciones por diferentes ideologías o nacionalidades, una humanidad en paz en donde cada uno aporte lo mejor de sí mismo en beneficio de la comunidad.

El objetivo es válido, pero desgraciadamente hay en esos dirigentes quienes solo buscan el poder, sin importar el precio humano que habría que pagar para lograrlo. En esa élite la mayor parte son seguidores de los seres rebeldes que están del lado de la oscuridad buscando el poder por el poder.

Pero ¿quiénes son esos seres rebeldes? Son ángeles que se rebelaron contra las leyes universales al desconocer su origen que se encuentra en la Fuente de Toda Vida.

Se les dio el gobierno de esta parte del universo a altísimos seres angélicos en donde se localiza la Tierra; cuando se encontraron con esas inmensas facultades que les concedió el Creador, decidieron que no le debían la existencia a nadie, que existían desde siempre con ese magnífico poderío y por lo tanto no tenían que seguir ninguna ley universal que no viniera de su propia voluntad. Declararon la guerra a las legiones de seres de Luz que trataban de hacerlos entrar en razón para que obedecieran el orden del Universo. Pero con su enorme poder aniquilaron a las huestes angélicas, al grado que algunos pasaron al bando de los rebeldes.

Se expande ese comportamiento porque con control mental influyen también en los seres evolutivos que siguen el patrón del poder por el poder olvidándose del amor, que es unión. Varias razas en el Universo los han seguido y también en la humanidad de la Tierra. Por eso hay muchos adoradores del demonio, ya que les confiere poder, pero nunca paz y felicidad.

Esos ángeles de belleza y potestad inimaginables son la horda de seres que buscan el dominio del universo olvidándose del amor con el que han sido creados, promoviendo la separación.

Desde entonces el gobierno de esta parte está bajo su tutela y han impedido lo más que pueden la evolución de la humanidad de la Tierra. ¿Por qué la Tierra? Ellos encontraron este planeta como una joya de la cual adueñarse. Se daban cuenta de que la evolución lleva al ser evolutivo a las altas dimensiones que los sobrepasan, lo cual no estaban dispuestos a aceptar. Es por eso por lo que se adueñaron de la voluntad de los seres humanos y que su influencia ha sido nefasta hasta nuestros días.

Algunos de esos ángeles quisieron encarnar para experimentar la aventura humana y empezaron a crear mucha maldad. Tenían el objetivo de ser seguidos por los seres evolutivos que sólo estaban experimentando la oscuridad para reencontrar la luz. Esto ha sido muy difícil para los que escogieron la Tierra como escuela. Quien viene, sabe de antemano que el reto es mucho mayor pero la satisfacción también. Todo esto ha sido permitido por el Creador que respeta el libre albedrío de sus criaturas.

Como ya se ha dicho, estamos en el cambio de vibración del planeta. Se va a acabar la influencia de sus gobernantes, por lo que están más desatados que nunca, pero el reino de la oscuridad toca a su fin. Se está entablando una nueva guerra entre la Hermandad Blanca y las legiones angélicas contra todos los rebeldes, pero esta vez ganará la Luz. El tono vibratorio del planeta y de las conciencias se eleva y eso hará que esas entidades sean expulsadas porque no aguantan la alta vibración.

El nuevo orden mundial no se llevará a cabo como lo tiene planeado le élite mundial. Aunque todas las condiciones que implementaron para conseguirlo, difundiendo el miedo, han surgido como lo esperaban, las legiones oscuras que los apoyan no tendrán el poder suficiente para hacerlo porque ya no se les permitirá seguir su influencia en este planeta. El diseño del orden mundial no es negativo cuando las conciencias están despiertas porque se llegaria a la unión de toda la humanidad, pero cuando todavía no se entiende que todos somos uno, ese proyecto tiene que hacerse por la fuerza.

Ahora, de la misma manera que el virus del coronavirus se está expandiendo, la apertura de conciencia de la humanidad también lo hace. Con el confinamiento que ha sido necesario se preguntan los humanos de qué les puede servir el dinero, el poder, las posesiones, la belleza y se dan cuenta de que finalmente eso no es lo importante. Ha habido mucha reflexión y ayuda a los necesitados, lo que significa unión. Se entiende que lo único que ofrece satisfacción es la ayuda al prójimo y el amor incondicional. Esos son los grandes tesoros que se pueden obtener.

¿Qué pasará al final de este caos? Las cosas no serán iguales, son cambios cíclicos que ocurren en la humanidad. Este es uno muy drástico porque se llegará al nuevo sistema de convivencia humana. Al derrumbarse los sistemas financieros como se conocen ahora, el comportamiento de los seres humanos se modificará. Poco a poco se verá cómo las instituciones tienden a dar igual de oportunidades a todos. El mundo irá haciéndose más justo porque desaparecerá el abuso del que tiene más, el cual se verá obligado a compartir mejor su ingreso. No quiere decir que se llegará al comunismo, que es otra forma de esclavitud, sino que prevalecerá el cambio de conciencia de gran parte de la humanidad, en el que se buscará más justicia, desapareciendo así la explotación humana.

Hay muchos seres de luz que están acompañando el proceso de apertura a la 4ª dimensión y esta vez ganarán, porque es un cambio cíclico en el Universo que nos lleva de regreso a la Fuente.

Procuremos elevar nuestra frecuencia, erradicando el miedo, porque nadie vive la experiencia que no necesita vivir y todo lo que nos toca experimentar lleva siempre una enseñanza.

Llenémonos de amor por todo lo que existe, volviendo así a nuestra esencia, a nuestro verdadero ser.

¿Qué está pasando en el mundo?

Se trata de una pandemia que tiene como objetivo la limpieza del consciente colectivo de la humanidad. Limpiar y renovar la vida del planeta al que se le ha agredido en forma inmoderada al igual que a su fauna y abrir la conciencia de la humanidad al respeto de todo lo que existe. Es una limpieza general del actuar de los humanos que han vivido transgrediendo las leyes universales del respeto y del amor.

No es ningún castigo sino una respuesta del Universo a la constante violación de sus leyes. El dolor nos obliga a buscar respuestas y soluciones lo que nos lleva al despertar de la conciencia. El Universo siempre actúa de manera justa.

Hemos sido creados por el amor infinito del Creador de todo lo que existe, las leyes que ha instaurado son siempre compensatorias de nuestros extravíos para regresarnos a Él. La suerte y el azar no existen, sólo situaciones de enseñanza que nos llevan a evolucionar. El aprendizaje es individual, lo que cada quién necesita para despertar es lo que va a experimentar. A quienes les toca vivir la enfermedad es porque así lo necesitaban y escogieron para acelerar su evolución.

Nuestra realidad la creamos nosotros mismos, nadie vive lo que no le toca vivir y si nos centramos en el miedo que es lo opuesto del amor no podremos avanzar en nuestra evolución porque estamos desperdiciando la oportunidad que nos brinda el Universo de aprender la aceptación, la fortaleza, la paciencia ante el confinamiento que nos es necesario, así como la generosidad y la compasión hacia quien sufre.

Ahora el obstáculo que está pasando el género humano es absolutamente instructivo sobre el único camino para salir de esta dimensión en la que la humanidad está atrapada. Los valores que la dominan son materiales, la obtención de dinero y poder sobre todas las cosas, lo que anula lo único que es válido que es el AMOR.

La incertidumbre del futuro nos muestra nuestra vulnerabilidad y nos enseña que todos somos iguales, ya que ni el dinero, ni el poder, ni las posesiones, ni la raza, ni la edad nos exime de contraer una enfermedad que puede ser mortal. Hay temor, angustia, enojo, frustración en la necesaria reclusión que la situación exige. Ya no hay cabida para la vanidad y la ambición, sólo la angustia y desesperación que provoca el encierro es lo que domina. Pero al mismo tiempo, al impedírsenos ver hacia afuera, al estar limitados en nuestros quehaceres cotidianos, nos da la oportunidad de centrarnos en nosotros mismos, de hacer un análisis de lo que ha sido nuestra vida, de lo que hemos sembrado, de lo que hemos omitido y por lo tanto, de cuál ha sido la cosecha.

Todo esto provocará un cambio en el consciente colectivo de la humanidad porque forzosamente se desarrollará el sentido fraternal al buscar ayuda y apoyo y a su vez, la necesidad de proporcionarlo a quienes lo requieren. No quiere decir que todos van a actuar de esta manera, pero un gran número de personas lo harán; les cambiará su percepción de la realidad que viven y entenderán lo que es verdaderamente importante. En el encierro en el que nos vemos forzados, sólo los actos de amor y generosidad son gratificantes. Vivir esta situación, que es mundial, con paciencia y aceptación dando a nuestros semejantes el apoyo necesario, servirá para obtener paz y armonía en nuestra vida.

Nuestra esencia es amor, pero lo hemos olvidado. El único camino para la felicidad es actuar en armonía con lo que somos, no en objetivos externos, sino en la paz interna que esto provoca.

Lo que vive actualmente la humanidad sirve para lo que se avecina que es el cambio de dimensión de este planeta, la nueva era que será magnífica. No se hará en un día, pero la cicatriz que le dejará a la humanidad esta experiencia no dará marcha atrás en su proceso y cada día se separarán más los adoradores de las tinieblas de los buscadores de la luz, lo que dará como resultado una humanidad más limpia y brillante.

La Hermandad Blanca

Texto dictado por seres de otros planos de realidad.

La hermandad Blanca se compone de multitud de seres de luz que vigilan y ayudan a que el proceso de la Creación se desarrolle positivamente. Estos seres provienen de diferentes planos de realidad y pueden dirigirse hacia el punto de la Creación que necesita ayuda.

No son ángeles, son seres evolutivos llegados a unas alturas inimaginables desde donde bajan a trabajar a donde se encuentra un estancamiento en el flujo de evolución hacia el Origen. Son seres que han llegado a tal grado de evolución que se encuentran ya cerca del Creador y que con su poder nos asisten a quienes no hemos llegado a esas alturas.

Ellos forman legiones que, apoyados por los Arcángeles que son los seres angélicos con mayor luz y capacidad, luchan contra los ángeles rebeldes y sus seguidores. El trabajo no es fácil porque para convencer a esas oscuras entidades de su error es en extremo difícil. Lo hacen enviándoles luz de amor que los cubre, pero es tal su orgullo que difícilmente esa luz atraviesa el caparazón de soberbia con la que están cubiertos.

Esta Hermandad que busca sacar de la oscuridad a los más rebeldes, se ve atacada por los altos jerarcas de ese grupo, pero su altísima vibración y poderosa luz los protege. Desde tiempos inmemoriales estos magníficos seres procuran el orden de la Creación y su trabajo produce casos de éxito, pero cuando la oscuridad de las entidades es tan profunda, no logran sacarlos de ese estado.

Esta Hermandad se reúne periódicamente para decidir su actuación y los métodos que llevarán a cabo en su trabajo.

A veces, se hacen presentes ante algunos humanos para proporcionarles fortaleza y dirección, aunque su trabajo es sobre todo en el plano etéreo limpiando el aura de negatividad. Su intervención en el proceso del planeta Gaia en este momento es muy importante.

Estos seres están luchando contra los ángeles rebeldes, quienes tienen un poder enorme pero que la luz, aunque se resisten a su presencia, va poco a poco desbaratando su gran fuerza oscura. Se resisten porque temen perder el poder que tienen y como su comportamiento ha estado fundado en éste, no desean volver a la luz donde temen represalias por su rebeldía. Van a hacer un último esfuerzo por mantener la supremacía sobre la humanidad y si no lo logran, se trasladarán a otro planeta para esclavizar a sus habitantes.

El haber pasado por este proceso tan difícil, hace a la humanidad actual digna de un avance mayor en su evolución porque ha pasado por experiencias muy difíciles y dolorosas. No desesperen, ya pronto llegará la libertad en la que la humanidad entera abrirá su conciencia a elevadas frecuencias y acabará la manipulación y la mentira de gobiernos y religiones.

Origen y destino del ser humano (2da parte)

Texto dictado por seres de otros planos de realidad.

Vamos a comenzar a hablar del origen del ser humano, su razón de ser y su destino final.

Al proyectarse la Fuente Infinita de cuanto existe en infinidad de chispas de su propia esencia les otorga a cada una la misión que se necesita para la creación de los universos. Hay algunas chispas que se convierten en entidades creadoras, otras son responsables de las creaciones mediante la supervisión de lo creado y ayudando al desarrollo de las mismas y otras más a crear los cuerpos que almacenarán las chispas que se convertirán en seres evolutivos, así como las plantas y animales que a su vez evolucionarán también.

Cada creación en el plano material posee una contraparte del mundo espiritual que se considera como alma. Al principio el alma que anima el mundo mineral vibra a una frecuencia muy baja que va sutilizándose para animar el mundo vegetal y enseguida el mundo animal. Conforme los animales van siendo más conscientes, el alma grupal que los anima va siendo más individual.

Cuando las chispas de esencia divina se desprenden de la Fuente se les otorga la voluntad de manifestación y cada una recibe la instrucción de lo que se pretende de ella; tiene la opción de aceptarlo o no, ya que siempre está presente el libre albedrío.

¿Qué pasa si no acepta su función?, se le ofrece otra alternativa hasta que encuentra lo que le conviene manifestar; esas chispas son cada una de las entidades que conforman la Creación. Es decir, que los que aceptamos ser seres evolutivos fue porque así lo decidimos libremente.

Los que crean los universos físicos son entidades muy elevadas y con gran sabiduría que proviene de la Fuente, ya que ésta contiene toda la sabiduría, el poder y el amor que existe. Empiezan estos seres a crear las distintas fuerzas y elementos necesarios para la existencia de planetas, soles, galaxias etc., así como el comportamiento que siguen estos para formar los universos. Hablamos de universos porque el que percibe la humanidad no es el único, hay muchos otros de diferente composición y plano de realidad. De esos otros planos se originan seres diferentes a la materia física pero que tienen la misma característica evolutiva que los que habitamos el universo físico.

Este Universo está también en evolución y pasará del plano físico al etéreo hasta volver a unirse al Origen.

El universo material al que pertenecemos se formó con el Big-Bang que esos seres altísimos provocaron después de crear los diferentes elementos químicos que uniéndose unos a otros han ido formando la materia física. Los soles y galaxias están en continuo movimiento y creación, dando así gloria al Principio Único que está en todo ello. Hay otros universos que no son de materia física pero que también dan cabida a seres animados con la misma chispa proveniente de la Fuente y que viven en perfecta armonía, ellos están más cerca de ésta y llegarán a fundirse en Ella al final de su proceso como el resto de la Creación.

El Altísimo crea y absorbe su creación en un movimiento eterno de expansión y absorción. Se nos da a las chispas de su propia esencia el poder de crear según nuestro deseo, experimentando Él a través nuestro.

Al centrarse el ser humano en los placeres y beneficios que encuentra en el mundo material, se olvida del espíritu que es en realidad y le cuesta trabajo salir del atractivo que le ofrece ese plano. Poco a poco se va a dar cuenta de que no es eso lo que le satisface completamente y entonces comienza a buscar algo de espiritualidad; aunque este proceso es lento, siempre se vuelve al Origen aun a través de múltiples experiencias que no siempre son positivas.

Pero,¿ qué pasa con los rebeldes que se dejan llevar por la oscuridad de la búsqueda del poder sobre todas las cosas? Esas almas tardan más en encontrar la luz de su verdadero ser y cuando se internan en la oscuridad de la que les es ya imposible salir, su individualidad se cancela y su vehículo se desintegra, lo cual es lo más doloroso que se puede siquiera imaginar.

Dicha situación es en cierta forma poco común ya que la atracción que ejerce la Fuente de Toda Vida, El Principio Único es de tal manera irresistible que es difícil salir de su atracción, pues siempre les proporciona a sus criaturas las condiciones necesarias para compensar sus errores.

Nuestra vida se trata de crear, creamos todo el tiempo las condiciones de nuestra vida, la cual escogemos antes de encarnar con sus obstáculos hechos para superarlos y así avanzar en nuestra evolución.

El destino del ser humano es reintegrarse a su origen como el resto de la Creación. Su dificultad estriba, como ya lo dijimos, en la nefasta influencia que recibe de los seguidores de los ángeles rebeldes, que desean que se una a sus oscuras huestes con las que esperan ganarle a la Hermandad Blanca.

Estos altísimos seres, al encontrarse con ese inmenso poder que les concedió el Creador, decidieron que no le debían la existencia a nadie, que existían desde siempre con esos magníficos poderes y por lo tanto, no tenían que seguir ninguna ley universal que no viniera de su propia voluntad. Esos ángeles de belleza y poder inimaginables son los titulares de la horda de seres que buscan el poder olvidándose del amor con el que han sido creados. Se expande ese comportamiento porque con su poder mental influyen en los seres evolutivos que siguen el patrón del poder por el poder. Esto ha sucedido en el planeta Tierra y su humanidad está atrapada en esa influencia.

Ya llegó la hora en que la humanidad recapacite y entienda que la felicidad no se encuentra en el poder. Cuando se tiene, creyendo que con él se obtiene la plenitud, se encuentra que no hay poder que llene el vacío existencial que nos produce la conciencia de separación. Entonces tendrá que buscar en donde está, que es en el amor universal.

Cada día se polariza más el comportamiento humano, se intensifica la búsqueda de la Luz y al mismo tiempo la maldad parece no tener límite. Sin embargo, poco a poco se irá deshaciendo la humanidad de esa nefasta influencia y se abrirá para el ser humano el camino de luz que lo llevará de retorno al Origen.

Ese es nuestro verdadero destino, reintegrarnos a la Fuente de donde nos originamos, llevando con nosotros todas nuestras experiencias que compartiremos con el resto de la Creación.

Origen y destino del ser humano (1a parte)

Texto dictado por seres de otros planos de realidad.

Se necesita que la humanidad comprenda su origen y destino para trabajar en la aceleración de su frecuencia vibratoria y así llegar al estatus de superhombre. Actualmente la humanidad está estancada en un estado muy primitivo, cuando podría tener atributos maravillosos si abriera su conciencia a su verdadero ser y esencia divina.

Todos los seres conscientes tenemos como esencia una partícula de la Fuente de Toda Vida, de todo lo que existe, y por lo tanto poseemos los mismos atributos en forma latente. De lo que se trata la Creación es de experimentar las innumerables posibilidades que ofrece el eterno movimiento creativo y desarrollar nuestra potencialidad encerrada en esa partícula con nuestras diferentes creaciones.

Al comenzar el proceso, la partícula de luz divina se aleja de la Fuente, ya que esa es su función y comienza a cubrirse de elementos densos que le permitirán experimentar en lo más alejado del Origen siendo la materia física. En un principio, ya envuelto en un caparazón que le provoca el olvido de quién es en realidad, sólo busca manifestarse en el mundo de las formas que le atrae irremediablemente. Entonces necesita una vestimenta acorde con el medio en el que va a dominar su deseo de manifestación y experiencia. Esta vestimenta, que es el cuerpo físico, comienza en forma primitiva, ya que toda la experiencia del ser humano está sujeta a la evolución puesto que deberá reintegrarse al Origen después de vivir lo que ofrecen las diferentes etapas de la Creación.

El comienzo de la Creación es un acto de voluntad de expansión y de amor del Principio Único que desea compartir su poderío con las partículas de su esencia a las cuales les otorga la libre voluntad de manifestación y a través de las cuales se manifiesta y experimenta; esas partículas forman con Él un Todo.

Los actores principales de la creación somos los seres evolutivos, que con el valor de incursionar en el plano más alejado del Origen y perder la conciencia de nuestro verdadero ser, el proceso creativo toma forma al tener que crear las circunstancias necesarias para experimentar las vivencias que nos hundirán primero en la oscuridad y después en la toma de conciencia de nuestro ser divino.

La manera como evoluciona la toma de conciencia del ser evolutivo es de olvido y reencuentro con lo que es en realidad, pero la humanidad de la Tierra ha estado estancada en esa toma de conciencia desde tiempos inmemoriales porque hay varios factores que le han impedido avanzar. Uno de estos factores son las razas de extraterrestres que se han quedado en el deseo de poder, lo que les ha impedido avanzar espiritualmente. Su desarrollo ha sido tecnológico y con ello han podido venir al planeta Gaia a esclavizar a sus habitantes.

¿Cómo es esto posible? Con el poder de la mente, influyendo en la humanidad para seguir los mismos pasos de deseo de poder antes que otra cosa. Esto ha impedido a la humanidad encontrar el camino de la evolución espiritual, ya que los seres humanos no se resisten al poder que va en contra de la unión con el Todo.

Ya llegó la hora de que esas entidades externas sean desalojadas y un ejército de amigos de la humanidad dispuestos a ayudarla a salir del estancamiento espiritual. Este ejército viene de diferentes partes del espacio infinito y de distintos planos de realidad, pero nos hemos unido para liberarlos de la prisión de la oscuridad en la que están inmersos.

No saben cómo haremos, pero acuérdense que la luz disipa las tinieblas y estamos luchando con esos seres que se defienden como pueden, incitando con fuerza a los humanos para que sigan en los comportamientos contrarios al amor y continuar así con su dominio sobre la humanidad terrestre.

¿Qué ganan con esto? El dominar a toda una raza como es la humana, conseguir insumos que no son necesariamente materiales, aunque también lo son, pero por ejemplo el ADN humano que les proporcionará tener emociones, las que han perdido debido al camino que han seguido tan alejado del amor. Cuando se dan cuenta de lo que es tener sentimientos, que han perdido, desean recuperarlos, aunque si los recuperan y siguen en el camino del poder, no podrán conservarlos.

Esta es la situación actual de los habitantes de la Tierra que estamos tratando de cambiar la Hermandad Blanca, compuesta por diferentes razas que han alcanzado el recuerdo de su ser real divino y que están actuando de acuerdo con lo que somos, Amor.

Generosidad

Es una constante lo que dicen los que dejan este mundo cuando entran en contacto con la Luz del Mundo Espiritual, que lo más importante en la vida son los actos de amor incondicional y generosidad.

La generosidad es una forma de desapego porque el que la practica comparte lo que tiene, da de su persona, su tiempo, su dinero, sus conocimientos, ayuda al que lo necesita, se regocija con el bienestar ajeno y no se encierra en su propia persona. La generosidad es la actuación amorosa por excelencia porque nada se guarda para sí de una manera individualista, todo esto se reduce a unión que es amor.

La envidia y la avaricia son su contrario. La primera es el apego a lo que los otros tienen, viene del deseo de poseer todo, de tener todas las cualidades ajenas, de ser superior a los demás.

La avaricia se compone de la necesidad de guardar todo para sí, no compartir nada, ni el dinero, ni el tiempo ni los propios conocimientos. Esta singularidad es provocada por el miedo de quedar desprotegido al tener la creencia de que todo eso le produce seguridad. Esta actuación evita que la energía de la abundancia fluya y al estancarse impide también que la energía amorosa enriquezca su ser.

La tolerancia es generosa porque acepta la imperfección propia y ajena sin juicio, con comprensión y compasión.

Un alma que se encuentra en ya en el Mundo Espiritual nos habló así:

Fui muy consentido de la vida y es porque eso escogí con el objetivo de dar a otros lo que no tenían. Sí lo hice, pero no suficientemente y eso fue porque me ganó mi egoísmo. Cuando se tiene mucho en la vida no es para adjudicárselo en forma exclusiva sino para compartirlo con quien lo necesita. Nunca es bastante lo que damos porque el que da recibe y si como se dice, somos vasijas llenas, debemos dar lo que se nos ha dado. Yo esto no lo comprendí, ya que creía que todo me lo merecía y que yo era el dueño de los destinos de los que me rodeaban.

Ahora sé que no es así, lo que se nos da es con el objetivo de ayudar a los necesitados, de difundir la palabra del Creador y de dar salud moral y física al enfermo. Esto no quiere decir que no debamos gozar de los bienes que se nos otorgan, por el contrario, somos felicidad en esencia, así que, si actuamos en armonía con la vida, eso obtendremos. En el hecho de dar se encierra la verdadera felicidad. Lo único que sirve en la vida es actuar con amor y generosidad.

El que da recibe, pues promueve una energía de retorno de causa – efecto, lo positivo recibe positivo y lo negativo tendrá lo mismo como respuesta.

El que no sabe dar y sólo se centra en su persona, no sabe amar y entonces el alma se seca. Esto acarrea una serie de desajustes emocionales que provocan enfermedades, no sólo en el cuerpo sino en el alma. Nunca se puede ser feliz en estas circunstancias porque, aunque se colmen los deseos materiales de poder y de fama, no se obtiene la plenitud. Ésta se encuentra exactamente en lo contrario, en la unión con el Todo que se logra con la generosidad y el amor a todo lo que existe.

Un mensaje de quien fue en vida muy apegado a lo material, al dinero, a las fiestas, a las mujeres, nos ilustra lo que una vez en la Luz del Mundo Espiritual se comprende:

Veo ya un resplandor, es algo que no puedo describir, me atrae y me envuelve. Es una sensación que nunca tuve antes, no puedo creer que esto exista, es el Cielo del que hablan, es cierto que existe, yo que nunca creí en ello. Voy hacia él, es algo maravilloso, me da amor del verdadero, es algo que no esperaba, es realmente el paraíso, como si de pronto todo se aclarara. Es la sabiduría misma que emana de esta luz, es lo que emana de Dios en el que nunca creí. Aquí se sabe que existe y es una atracción irresistible hacia Él cuando esta luz te toca. Lo único que he comprendido aquí es que todo a lo que estaba atado en el mundo que dejé no vale nada, sólo los actos de verdadero amor y generosidad son los tesoros que sobreviven a la muerte

El amor es unión, por lo tanto no es privativo, no está encapsulado en una sola persona, es generoso por naturaleza. Al ser la energía que une todo lo que existe, anula la separación.