Dios es el Todo

En una ocasión durante un viaje en avión, tuve una conversación con un niño de once años que me sorprendió. Nunca había oído los conceptos tan profundos que esta criatura me comunicó, sobre todo viniendo de alguien tan joven.

Nos encontrábamos atravesando las nubes y en ese entorno empezó a hablarme.

-¿Tú crees en los extraterrestres? – me preguntó

– Bueno, no creo que seamos los únicos habitantes de este universo infinito.  Seguramente hay muchos otros seres conscientes que se encuentran en otros planetas que pueden estar mucho más avanzados tecnológicamente que la humanidad de la Tierra y que quizá puedan visitarnos –  le respondí

– Pues yo sí creo que existen y que vienen a vernos. Lo que pienso es que quizá dentro de dos mil años nosotros estaremos como ellos. ¿Tú crees que Jesús es Dios? – continuó

– Eso es lo que se dice – dije para no entrar en consideraciones difíciles.

– Pues yo no lo creo, Dios no puede ser un hombre. ¿Ves este enorme universo? Como éste existen muchos otros de los que no tenemos conocimiento y Dios es todo eso con nosotros incluidos. Somos como sus células, todo está contenido en Él.

Sin embargo algunas veces pienso que puede ser que no haya nada después de la muerte.

– Tú me acabas de decir que Dios es Todo, entonces la nada no puede existir – le repliqué

– Es cierto, lo que creo es que yo no soy éste – dijo pellizcándose su pequeño brazo – después de que muera esto se irá a la tierra de donde salió y yo seguiré avanzando.

A continuación me hizo la siguiente pregunta:

-¿Tú crees en el Diablo?

-Sé que el mal existe pero no sé si se deba a la influencia de una entidad específica.

– ¿Sabes qué es el Diablo?- me dijo – Es una célula enferma.

En ese entonces todavía yo no manejaba bien el concepto del Todo, de que somos Uno con el Creador y su creación. Mi asombro fue grande al oírlo de la boca de un niño que, en sus escasos años así lo había comprendido. Entonces llegué a la conclusión de que en la nueva generación hay algunas almas que ya traen más sabiduría y apertura de conciencia y que realmente estamos viviendo el cambio de conciencia de la humanidad que la llevará a una dimensión superior. Es lo que se anuncia por todas partes y de diferentes maneras.

Desde entonces, he recibido mucha información de los maestros espirituales sobre muy diferentes temas que he compartido en mis libros. Lo que a continuación transcribo son mensajes textuales como se recibieron.

Al desear manifestarse, La fuente de Toda Vida o Dios Padre crea, extendiendo su misma esencia, a Dios Hijo o lo que se entiende por Conciencia Crística que conforma toda la creación.  Se fue densificando esa esencia y al ser cada vez más densa, las entidades iban estando más alejadas de la Fuente; se necesitaba de este proceso para tejer el maravilloso tapiz de la Creación. Según la densidad de cada entidad se iban dando las jerarquías, las cuales no consisten en tener más poder el que pertenece a la más alta jerarquía, sino en el diferente trabajo a efectuar y eso cada uno lo aceptó y escogió.

Al organizarse el cosmos de esta manera, los que están más arriba en la jerarquía son menos densos y por lo tanto están más cerca del Paraíso donde se encuentra la Fuente de Toda Vida, pero a su vez no han experimentado las vivencias eternamente gratificantes de los seres más densos que se dedican, unos a la creación de universos y seres vivos, otros a la organización de estas creaciones y otros más, que son los seres evolutivos, a experimentar la oscuridad, lo que NO-ES, mereciendo la maravilla sin parangón del descubrimiento de la Luz al final de su recorrido por el mundo de la ilusión.

¿Quién es Jesús? Es una emanación directa del Altísimo quien ha estado a cargo de muchos mundos, entre otros, la Tierra. Es un ser de la más alta frecuencia que existe y que al ver que los habitantes de ésta no lograban salir de las tinieblas, se decidió que encarnara en un cuerpo humano. Esto no fue fácil pues densificar a ese grado su vibración fue en verdad doloroso y a la vez maravilloso, porque pudo experimentar lo que los seres en evolución sentían y vivían, lo cual le hizo comprender el dolor inaudito de alejarse de la Luz. Vivió todas la angustias por las que pasa el ser humano y alcanzó tal grado de densificación que experimentó aun las tentaciones del “mal”, lo que no le fue fácil.

Si se decidió que muriera de una manera pública y deshonrosa, fue para dejar la enseñanza de que nuestro cuerpo no vale lo que creemos, es sólo un vestido que viene de la tierra y en tierra se ha de convertir. No así nuestro verdadero ser que es eterno y que regresará a la Fuente de donde se originó, cargado con todas las experiencias obtenidas durante su recorrido y que el resto de la creación compartirá. La resurrección tiene como enseñanza que nuestro cuerpo es también energía y si logramos sutilizar la nuestra, ese cuerpo se convertirá en luz también. Hay varios casos en que esto se ha producido, el caso de su madre por ejemplo.

Se dice que es Dios y en verdad lo es porque en Él se originó, pero lo somos también todos los seres conscientes, ya que formamos lo que se llama Dios Hijo. El Espíritu Santo es el amor y la humildad que nos une con nuestro Creador. Se comprende que esa energía emana también del Altísimo pero es otro aspecto de Él mismo, siendo todo una unidad.

Volvamos a su experiencia como humano. Vivió como cualquier hombre y sintió los mismos dolores y deseos que se tienen, aunque siempre había la elevadísima vibración de su Ser que le ayudaba a entender perfectamente de dónde venían esos deseos y dolores. Se le preparó como hombre a la sabiduría que se tenía entonces en Egipto y en otros lugares místicos con el objetivo de apoyar en términos humanos la enseñanza que venía a dar. En el bautizo de Juan se abrió por completo la Conciencia Crística que es la que todo ser evolutivo tendrá que alcanzar antes de reintegrarse al Paraíso Central. A partir de allí pudo dar su mensaje que no todos entendieron y que a través de los siglos se ha modificado en algunos puntos, pero que ha quedado lo principal, y es que la única manera de salir del mundo dual de la ignorancia y de la inconciencia es a través del AMOR.

Su enseñanza primordial consistía en otorgar la verdad de que Dios está en cada uno de nosotros y que venimos a descubrirlo. Lo siguiente que contenía su predicación es que sólo a través del Amor se puede lograr salir de este encierro que es la tercera dimensión, ya que el amor es unión y lo que se ha olvidado al entrar al mundo dual es que todos somos uno y lo mismo. No todo lo que vino a decir Jesús ha sido siempre bien comprendido. Por ejemplo nos dice: “El Reino de Dios está dentro de vosotros”  (Lc17-.21) y en otro pasaje “…para que todos sean uno. Como tú Padre en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros” (Jn. 17-21)…”Yo y el Padre somos uno” (Jn. 10-30) “…¿No está escrito en vuestra Ley: Dioses sois e hijos del Altísimo todos?” (Jn. 10-34). Todo esto parece hablarnos de  unidad, de que somos todos Uno con Él y el Padre.

Nos dice también que si seguimos sus enseñanzas podremos hacer lo mismo que él y obras aún mayores “… el que crea en mí, hará él también las obras que yo hago y hará mayores aún” (Jn 14-12). Aquí se puede entender que si podemos llegar a hacer lo mismo que Jesús después de seguir sus enseñanzas, es porque  tenemos su misma esencia y por lo tanto podemos concluir que es nuestro hermano mayor.

Nuestra meta es llegar al punto en el que tomemos conciencia de que todos somos Uno y que formamos parte del Todo. Una vez allí, ya no hay lugar a sentirse ni superior ni inferior a los demás. Somos la puntada indispensable para el dibujo del tejido de la Creación, cada uno tiene un sitio y un propósito específicos para la armonía del Cosmos. Cuando se comprende esto, desaparece la necesidad de sobresalir, de ser aceptado y reconocido y de controlar a los demás.

dios

Amor Universal

El amor es una energía poderosísima sin la cual nada puede existir, es la energía que cohesiona el átomo y que une cuanto existe, por lo tanto nuestra esencia es amor. El famoso físico Albert Einstein le escribe en una carta a su hija Lieserl lo siguiente: “Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los prejuicios del mundo. Te pido aun así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación. Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el AMOR”.

Se entiende por amor universal la fuerza que une a toda la creación entre sí y toda ella con la Fuente que le dio la existencia a la que se le denomina Dios. Ese amor o energía unificadora nos une al Universo y a nuestro Creador, pero al entrar al mundo físico nos olvidamos de quienes somos y nos sentimos solos y abandonados, lo que nos provoca el miedo que está a la base de todas las actitudes oscuras de la humanidad. El miedo es el que da lugar al ego, y el que impide que el amor fluya sin obstáculos en nuestra vida. Hemos voluntariamente bajado a la densidad del mundo físico con el objetivo de experimentar la separación, así como el olvido de nuestro origen y destino y  recuperar, después de múltiples y variadas experiencias, la conciencia de nuestro verdadero ser y unidad con el Todo.

Cuando el ser humano se resiste a la unión con sus hermanos porque los ve diferentes y separados de él, se crea un bloqueo de esa energía unificadora y aparece el odio en todos sus grados. El ego separatista causado por el miedo, es el que empuja al ser humano a actuar en contra del amor y promueve las actitudes de codicia, avaricia, envidia, mentira, engaño, ira, crueldad y maldad en todas sus formas. Si se lucha por obtener ventajas personales es para contrarrestar el miedo a la soledad que el ser humano experimenta al creerse separado; si su deseo más intenso es el control, es porque de esa manera cree no estar expuesto a la agresión de los demás, la cual a su vez, está provocada por el miedo. Pero si comprendemos que todos los seres humanos hemos decidido libremente pasar por la oscuridad, y que todos la hemos experimentado en algún momento de nuestra evolución, nos será más fácil perdonar las conductas oscuras en los otros y la propia también. ¿Cómo podemos censurar la oscuridad cuando ella forma parte del Plan Divino?

Por lo tanto, para erradicar el miedo y salir de la oscuridad se necesita ejercer el amor incondicional que nace cuando se comprende que todos somos UNO, que lo que le acontece a otro nos sucede a nosotros mismos. El amor incondicional no juzga, acepta todo de los demás dándoles comprensión o compasión, que es lo mismo. Aceptar no quiere decir estar de acuerdo con todas las actitudes de nuestros hermanos sino comprender que éstas provienen de los diferentes estados de conciencia. Nuestro deber es entonces, ayudarlos a cambiar su actitud, no con reproches sino con amor.

El verdadero amor no exige nada, da libertad absoluta al otro, pues si Dios nos dio el libre albedrío, nadie puede forzarnos a no hacer lo que hemos decidido. Al ser libres por naturaleza, el control y la limitación nos producen infelicidad. Aceptar a quien amamos es aceptarlo como es, sin tratar de cambiar nada de su personalidad, sólo ver en él su esencia divina que es perfecta;  cuando nos dirigimos a ella, se produce una elevación de vibración en la persona que hace que algo de su conducta oscura se aclare.

Nuestra meta es volver a la conciencia de unidad, ya que mientras estemos estancados en nuestro ego no podremos practicar el amor incondicional. Ahora bien, no sólo es necesario deshacerse del ego separatista, pero también obtener la suficiente energía amorosa que nos impida volver a tener miedo, lo que se transformará en amor puro al Todo.

El amor incondicional erradica el miedo, ya que es su contrario. Se vive en el miedo mientras no se recobre el concepto de unión con el Todo, aunque en realidad nunca hemos estado separados, eso es imposible, no ha sido más que una experiencia en la que entramos en la oscuridad para después apreciar en toda su infinitud la Luz del Creador. En el momento en que se llega a la conciencia de unidad no hay ya por qué temer, se es UNO con todo lo que ES.

 

.amor-universal

Cambio de era – A Change of Era

“A Change of Era” can be found below.

Se dice que la Tierra recorre un camino elíptico de 25,625 años que nos aleja y luego nos acerca al Centro Cósmico de donde emana la Luz de la Fuente Creadora. Estamos viviendo el cierre de un ciclo evolutivo de 5,125 años en el que salimos de la oscuridad para entrar en el ciclo de luz galáctica. Veamos lo que nos dicen los maestros:

“El tiempo actual se acorta, es un hecho, pero la percepción de la mente encarnada no lo comprende. Vamos hacia el no- tiempo que nos llevará al cambio de dimensión que se hará paulatinamente. Todo lo que está pasando en el mundo como guerras y terrorismo es la manera de limpiar la energía que cubre la Tierra que está entrando en el ciclo de luz de la Galaxia. Estamos saliendo de la noche galáctica que trae toda clase de desarmonía en la humanidad como crueldad máxima, odio, guerras, avaricia, deseo de poder a cualquier costo y donde la conciencia del ser humano ha estado dormida.

“Para que el despertar de la conciencia tenga lugar, se necesita limpiar la energía negativa que la tiene aprisionada y cuando la negatividad llegue al máximo tendrá que comenzar el movimiento pendular hacia el polo opuesto, ya que no puede ir más allá de donde está ahora. Cada día se encuentran más buscadores de luz que irán lentamente disolviendo la oscuridad. El consciente colectivo de la humanidad está rebelándose en contra de la crueldad, la guerra, la injusticia, la corrupción y contra todo lo que se opone al amor al ser humano, a los animales y a la naturaleza en general. Hay un rechazo cada vez más generalizado hacia cualquier transgresión al orden universal y ese rechazo se irá profundizando entre más conductas negativas existan. Es así como poco a poco se limpiará la Tierra y la humanidad se abrirá a la nueva conciencia que la llevará al cambio de dimensión.

“Con el incremento de frecuencia de la vibración de la Tierra, la actuación del ser humano se acelera en el sentido en el que su voluntad lo lleve, si es hacia la Luz encontrará cada vez más elementos que le ayuden a abrir la conciencia, pero si es hacia la oscuridad, su actuar en contra del amor se intensificará. La actuación humana está cada vez más polarizada y eso mismo ayudará a la limpieza del planeta. Cuando se llegue al colmo de la maldad ya no podrán, los que así actúan, seguir en él, se irán a otro lugar que corresponda a su estado de conciencia para seguir allí su evolución.

“En el caso de los suicidas que se inmolan para causar daño y muerte a su alrededor con la creencia de que ese acto los llevará directamente al Cielo, esto no ocurre. Aunque la mente dirige tanto la vida como la muerte, en estos casos, al salir del cuerpo, su acción tan contraria al amor, se inscribe en su alma y si bien su idea preliminar era que encontrarían la Gloria, ese acto los envuelve en oscuridad, pues el odio llevado a ese grado impide el paso de la luz. Por lo tanto, se encuentran completamente desorientados y al darse cuenta del mal que provocaron, empiezan los remordimientos que los siguen hasta que pueden  encontrar la luz del Mundo Espiritual. Sin embargo, algunos que están inmersos en el odio al grado de no poder ver otra cosa, se quedan en el Bajo Astral con el único pensamiento de seguir con su venganza y con el  deseo de volver a encarnar para seguir con su actuar oscuro, lo cual les impide desprenderse de ese plano tan bajo. Por lo que, aquellos que no obtengan la frecuencia de energía acorde a la de la Tierra no podrán ya vivir en ella. Así se irá limpiando poco a poco la energía que la cubre y con la luz de las almas de los niños que están actualmente encarnando, a los que se les conoce como índigo y cristal, se disiparán lentamente las tinieblas. Ellos vienen con un estado de conciencia más elevado y muchas veces nos asombran con su alta comprensión de la vida ya que traen consigo mucha información de la que carecen la mayoría de los seres humanos que habitan actualmente en el planeta. Todo esto dará paso a una nueva era donde reinarán la paz y el amor”.

El momento actual en la Tierra es de absoluto cambio, el cual se está dando poco a poco. Cuando se llegue al entendimiento de que no estamos separados de nada, que formamos con el universo entero y con nuestro Creador un Todo, las guerras y las desarmonías de la humanidad desaparecerán. Esta conciencia de unidad se está gestando y paulatinamente la humanidad pasará a la quinta dimensión donde todo será orden y armonía.

A Change of Era

It is said that Earth travels in an elliptical path with a 25,625-year duration distancing us and again approaching the Cosmic Center from where the Creative Source’s Light emanates. We are experiencing the closure of a 5,125-year evolutionary cycle where we are exiting darkness to enter the cycle of galactic light. This is what spiritual masters tell us in that regard.

“Time is becoming shorter nowadays; that is a fact but the perception of the embodied mind cannot understand it. We are heading towards non-time that will gradually take us into a change of dimension. Everything that is happening in the world: wars and terrorism, is the way to clean the energy enveloping the Earth, which is entering the cycle of galactic light. We are exiting the galactic night that brought all sorts of discord to humanity such as extreme cruelty, hatred, wars, greed, and a desire for power at any expense, and where humankind’s consciousness has been asleep.

“In order for the awakening of consciousness to occur, the negative energy that imprisons it must be cleansed, and once negativity has reached its peak, a pendular movement towards the opposite pole will commence because it cannot go beyond the point that it has reached. Day by day, there are more seekers of light who will slowly dissolve the darkness. Humanity’s collective consciousness is rebelling against cruelty, war, injustice, corruption, and everything that is in opposition to love of mankind, animals, and nature in general. There is a more widespread rejection towards any transgression against universal order, and that rejection will become more profound to the extent that there are more negative deeds. That is how Earth will become progressively cleansed, and humanity will open up to the new consciousness that leads to the change in dimension.

“Along with the increased frequency of Earth’s vibration, humanity’s behavior will accelerate in the direction that its volition leads it; if that is towards Light, there will be more and more elements that help it open its consciousness, but if it is towards darkness, its actions against love will intensify. Human behavior is increasingly polarized, which in and of itself, aids in the planet’s cleansing. Once the pinnacle of evil has been reached, those who act in that manner will no longer be able to remain on the planet, and they will depart elsewhere, a place corresponding to their state of consciousness, to continue their evolution.

“For those who commit suicide to cause harm and death in their midst, in the belief that doing so will lead them directly into Heaven, this is not so. Although the mind guides both life and death, in those cases, upon exiting the body, their doings are so contrary to love that they become inscribed in their soul, and even when their initial idea was to find Glory, those actions will encircle them in darkness, because when hatred is taken to such an extreme, light cannot come through. Therefore, they are completely disoriented, and when they realize the damage that they have done, they will regret it until they find the light in the Spiritual World. However, some of them are so submerged in hatred that they are unable to see anything else, and remain in the Lower Astral Realm with the only thought of perpetuating their vengeance and the desire to embody and continue their dire actions, disallowing them to free themselves from such a lowly plane. Consequently, those who do not attain energy frequency in accordance to Earth will no longer be able to inhabit it. That is how the prevailing energy will be cleansed, little by little, and with the light of the souls of indigo and crystal children who are presently embodying, and darkness will gradually be dispelled. These children come with a higher state of consciousness, and frequently surprise us with their elevated understanding of life because they bring with them a great deal of information that the majority of human beings currently living in the planet lack. All of this will usher in a new era where peace and love will reign.”

The Earth is now undergoing a period of absolute yet gradual change. All wars and disharmony among humanity will come to an end once the understanding that we are not separate from anything, that we are part of the Whole along with the entirety of the universe and our Creator, dawns upon us. This unity consciousness is emerging and humanity will gradually enter the fifth dimension where all is order and harmony.

Aprender a morir – Learning to Die

“Learning to Die” can be found below.

Aprender a morir es aprender a vivir intensamente, sin la sombra del miedo a la muerte que es lo único por lo que todo ser humano tendrá que pasar algún día y que tanto temor provoca. Si conociéramos mejor cómo funciona, la temeríamos menos y la veríamos con mucha más serenidad.

Tenemos que entender que en realidad la muerte no existe, que nuestro verdadero ser es eterno y que ésta es solamente el paso de una forma de vida a otra, que es la verdadera, después del término de una de las tantas vidas que hemos tenido en el mundo físico.

Estas líneas tienen el propósito de profundizar sobre el proceso llamado muerte y así podernos preparar mejor para ese paso tan temido y a la vez tan desconocido. Están basadas en mis experiencias que a través de muchos años y mediante mi facultad psíquica, he tenido con los llamados muertos a quienes he podido ayudar.

¿Qué pasa después de la muerte? En el momento en que el cuerpo deja de funcionar, el alma sale de él y empieza su trayectoria hacia el mundo espiritual. El desprendimiento se hace sin dolor alguno, si lo había en el cuerpo físico, desaparece y el individuo se encuentra de pronto con que está vivo, consciente y en algunas ocasiones, desorientado. Pero si su deseo es ir a Dios, de inmediato se abrirá ante él una Luz intensísima que lo cubrirá con infinito amor y lo llevará a donde le corresponde estar en el mundo espiritual, que es la verdadera vida.

Sin embargo, en ocasiones, hay diferentes razones que les impiden a algunas almas acceder a la Luz. Nuestro estado de conciencia es el que se encargará de la reacción que se tenga ante ese paso; en la vida como en la muerte cada uno es el arquitecto de su destino. Por ejemplo, el miedo al castigo, que no existe puesto que Dios es amor infinito, es algo que paraliza al recién fallecido. El apego a lo material y a los afectos que se dejan es otro factor muy negativo, ya que el alma se queda estancada en ese limbo en el que ya no se puede manifestar y al mismo tiempo, no logra ver la Luz que se le ofrece desde el mundo espiritual porque su corazón y sus pensamientos están en el plano material.

He aquí un ejemplo del caso de una persona que traté de ayudar antes de que muriera para que se fuera de inmediato a la Luz. No lo logré porque el apego a su familia era muy grande. Pero así me habló después de morir:

Entiendo que puedes escucharme, aunque nunca creí que fuera esto posible. Cuando me hablaste diciéndome que me fuera sin miedo porque el castigo no existe y que buscara la Luz, me enojé muchísimo y con mucho esfuerzo, te hice la seña de que te fueras. Vi que lo comprendiste y no te sentiste mal, sino que te saliste para dejarme en paz. Ahora, te busco porque oigo voces que me dicen que efectivamente me puedes oír, que sabes lo que pasa aquí y me podrás ayudar a encontrar mi camino.

Cuando morí, porque mi cuerpo no podía más, me costó mucho trabajo decidirme a dejar a toda mi familia que siempre me dio muestras de mucho amor y no sabía bien a dónde me iría después de muerto. Yo creía que habría alguien para juzgarme y quizá mandarme un tiempo al purgatorio, porque todos tenemos errores y cola que nos pisen, por ello lo esperaba, pero llegué aquí y no hay nadie ni para juzgarme ni para decirme qué hacer. Te oí decir que debía buscar la Luz, pero te informo que aquí no hay ninguna, sólo oscuridad y frío. No entiendo las enseñanzas que no nos previenen de lo que nos puede suceder después de morirnos, aunque muerto no estoy, veo todo lo que dejé y a toda mi familia que sigue con su vida; me doy cuenta de que nadie es indispensable y que cuando alguien desparece, la vida sigue. Estoy muy triste, todo en lo que creía no es así; con mi esposa siempre fuimos devotos y seguíamos al pie de la letra lo que manda la Iglesia y ahora me encuentro con que no es cierto todo lo que dicen.

Le contesté que sus pensamientos de apego eran los que lo tenían allí, que para salir de la oscuridad sólo tenía que solicitar ver la Luz de Dios.

Voy a hacer lo que dices, porque de todos modos lo que creía es diferente; pido la Luz de Dios… ya se abrió una luz brillantísima, me atrae con fuerza irresistible y me envuelve de amor, de felicidad, de perdón, de sabiduría, porque de repente empiezo a comprender muchas cosas; que lo único importante en la vida es el verdadero amor al prójimo, lo que incluye honestidad, generosidad, no juicio y al mismo tiempo humildad, para saber que todos somos iguales, que nadie es superior a nadie y que cada quien está en un estado de conciencia diferente que lo hace actuar, más o menos, alejado del amor incondicional. Estoy en el Cielo gracias a tu ayuda, aquí espero a todos los que amé, cuando les toque venir.

Si alguien cree que no existe nada después de la muerte física, al morir se encontrará con esa Nada, una especie de bruma que los aísla de todo contacto  con el mundo espiritual y con el físico. Otros problemas que existen para ellos son la soberbia de creerse indispensable, o la venganza hacia quien les provocó la muerte, o más aún, el haber dejado su posición de dinero y poder.

Algunas veces, cuando el alma llega al mundo espiritual, al no coincidir sus creencias con lo que encuentra, frecuentemente hay rechazo y rebeldía, pues sigue empecinada en lo que creía en vida y exige que así sea. No es que lo que descubre sea peor de lo que esperaba, pero no acepta haberse equivocado. Nuevamente aquí aparece el ego.

Hemos hablado de casos extremos y no son los más comunes. Los que generalmente mueren en un estado medio de conciencia, es decir, sin estar aferrados a su posición en esta vida, a los diferentes apegos o a alguna creencia específica, el pasaje se hace con bastante facilidad, ya que siempre hay seres de luz dispuestos a recibirlos y a ayudarlos en su readaptación al mundo espiritual.

Aprender a morir consiste, primero en desapegarse de todo lo que ofrece el mundo material, comprendiendo que han sido estímulos y herramientas para el trabajo que nos propusimos ejecutar antes de bajar a la presente vida. Después, entender que los afectos humanos significan la unión con las almas con las que decidimos interactuar en esta experiencia para avanzar en nuestra evolución. Sin embargo, no somos dueños de nadie ni indispensables en ningún caso. No es lo mismo amor que apego. En el amor se busca el bienestar y la libertad del ser amado, mientras que el apego significa posesión, control, sentirse indispensable y la creencia de que sin él no se puede vivir ni ser feliz. La verdadera libertad está en el desapego.

Otra cosa que ayuda a enfrentar la muerte con calma es vivir en el presente, sin arrastrar los sucesos del pasado, ya sean éstos agradables o desagradables, ni vivir en la fantasía de lo que todavía no sucede, por un lado los sueños de deseos por realizar y, por otro, el miedo a los acontecimientos negativos y a morir. El presente es la única realidad de la que disponemos y si a esto se aúna la aceptación de lo que nos ocurre, sabiendo que siempre se trata de condiciones que traen implícitas enseñanzas, viviremos en la paz interna.

De lo que se trata es de erradicar el miedo a la muerte sabiendo que en realidad no existe, que seguimos viviendo después de dejar el cuerpo y que la vida que nos espera es maravillosa, llena de amor y armonía. Si lo entendiéramos así, ya no habría lugar al miedo sino a la esperanza en una vida muy superior.

Learning to Die

Learning to die is learning to live intensely, without the shadow cast by the fear of death, which is the one event that every human being will experience sooner or later and is so frightening. We would be less afraid and would view death more calmly if we had a better understanding of how it works.

We must acknowledge that death does not really exist, that our true being is eternal and that it is just the transit from one stage in life to another which is the real one, when one of the many lives we have had in the physical world comes to an end.

The purpose of this article is to examine the process named death more profoundly so that we are better prepared to take this step that is as dreaded as it is unknown. The text is based on experiences that I have acquired with the so-called dead who I have been able to help with my psychic ability over the years.

What happens after death? When the body stops functioning, the soul exits that body and initiates its journey towards the spiritual world. Its detachment is effortless. Pain, should it have existed in the physical body, ceases, and the individual discovers that he is alive, aware, and sometimes, disoriented. If his wish is to go towards God, an exceptionally intense Light that envelops the individual with love will appear before him, leading him to his corresponding place in the spiritual world, which is the true life.

On occasion, however, a variety of situations can obstruct certain souls’ access to the Light. The individual’s state of consciousness will determine his reaction in the face of this transit; one is the architect of one’s destiny in life as in death. For example, fear of punishment –that is non-existent given that God is infinite love– is something that paralyzes the recently deceased. Attachment to material things and loved ones left behind is another significantly negative factor because the soul becomes stuck in that limbo where it cannot manifest or see the Light that the spiritual world offers either, since its heart and thoughts remain on the material plane.

Following is an example of a person that I tried to help before he died so that he could immediately go to the Light. I was unable to do so because of his tremendous attachment to his family. This is how he spoke to me after his death.

I understand that you can hear me, although I never thought that could be possible. I was angered when you told me to depart without being afraid because punishment doesn’t exist, and that I should seek the Light. I made great efforts and signaled you to go. I realized you understood, you weren’t upset, you went away and left me alone. I’m searching for you now because I hear voices that say you can actually hear me, that you know what happens here, and that you can help me find my way.

When I died, because my body gave out, it was very hard for me to leave my family who had given me so many signs of affection, and I didn’t really know where I’d go after my death. I thought that someone would judge me, and would probably send me to purgatory for some time because we all make mistakes and have done wrong, so I expected it, but I turned up here instead, and there is no one to judge me or to tell me what to do. I heard you say that I should look for the Light, but I want to inform you that there isn’t any light here, only darkness and cold. I don’t understand teachings that don’t warn us about what can happen to us after we die, although I’m not dead; I can see everything I left behind and my family going on with their lives. I’ve learned that no one is indispensable and that life remains the same after someone has departed. I’m so sad; this is nothing like what I believed in. My wife and I were always devout and followed the Church’s mandates to the letter only to find that what they say isn’t true.

I replied that his thoughts of attachment were holding him back; that all he needed to do to exit darkness was to ask for God’s Light.

I’m going to do what you are saying because this is different from what I believed in anyway. I request God’s Light… a bright light is opening before me, it attracts me with irresistible force and surrounds me with love, happiness, forgiveness, wisdom; I suddenly begin to understand so many things: the only thing that matters in life is loving others, which includes honesty and generosity rather than judgment, and the humility to understand that we are all equal, that no one is above anyone else, and that each person is in a different state of consciousness that makes him behave closer or further from unconditional love. I’m in Heaven thanks to your help. I’ll be here, waiting for the ones I loved when their time comes.

Emptiness is what people will find after dying if they think there is nothing after physical death, becoming submerged in a sort of haze that secludes them from any contact with the spiritual and the physical worlds. Pride, the belief that they are indispensable, or a desire of revenge against whoever caused their death, or furthermore, having left money and power behind, are other problems that they may face.

Sometimes, when the soul arrives in the spiritual world and it does not match that individual’s expectations, there may be rejection and rebellion due to unwavering beliefs, and its demand for things to be otherwise. It is not that what the soul discovers is worse than expected; it is about having been wrong. Once again, this is the ego at work.

The cases we have mentioned are extreme and uncommon. In general, the passage is relatively smooth for those who die in an average state of consciousness, meaning that they are not grasping on to their position in life, nor have other forms of attachments or specific beliefs, because there are beings of light willing to receive and help them in their re-adaptation to the spiritual world.

Learning to die initially involves becoming detached from all things that the material world has to offer in the understanding that they have been stimuli and tools for the tasks we sought out before coming into this current life. Then, accepting that our emotional ties with others represent unity with the souls that we decided to interact with in this life experience in order to advance in our evolution. However, we do not own anyone nor are we irreplaceable in any case. Love and attachment are not the same. Love seeks the loved one’s wellbeing and freedom, while attachment means possession, control, feeling indispensable, and clinging on to the belief that one cannot live or be happy without the object of one’s affection. True freedom is in detachment.

Something else that helps facing death serenely is to live in the present, without dragging incidents from the past, whether they were pleasant or not, nor living in the fantasy of things that haven’t happened yet: on the one hand, dreams we hope will come true, on the other, the fear of negative events and to die. The present is the only available reality, and if that awareness goes along with the acceptance of what happens to us, knowing that these conditions are provided for our learning, we will achieve internal peace.

It is about eradicating the fear of death with the knowledge that it does not really exist, that we continue living after having left our body, and that the life that awaits us is marvelous, full of love and harmony. There will be no room for fear, but rather, the hope for a far superior life if we are able to understand it this way.

El perdón – Forgiveness

“Forgiveness” can be found below.

El perdón no es un acto de misericordia o favor hacia quien nos ha hecho un daño. El verdadero perdón se da cuando se entiende que no hay nada qué perdonar.

Quien actúa en contra de la ley universal del Amor es porque todavía no ha entendido lo que es y su actuar proviene de la ignorancia y la inconsciencia de lo que es su verdadero ser. La “maldad” se origina en el miedo que nos provoca sentirnos separados de nuestros congéneres y de Dios; nos empuja, en un principio, a perseguir la superioridad sobre los demás, buscando la aceptación y el reconocimiento del público y deseando la posesión de efectos materiales para obtener el control y el poder, al que nadie se resiste.

Nuestra esencia es AMOR, que es la energía que une al Creador con sus criaturas y éstas entre sí. Venimos a experimentar la obscuridad, lo que NO ES, la separación, y bajamos a esta dimensión olvidando lo que en realidad somos.  Dicha ignorancia provoca que, al inicio del proceso de evolución hacia nuestro origen, nuestra actuación esté desprovista de amor por el miedo que nos infunde el sentirnos solos y separados, hasta que poco a poco, por las múltiples vivencias obtenidas en diferentes vidas mediante la ley Causa-Efecto, se va inscribiendo en nuestra alma el correcto procedimiento que nos sacará del mundo del olvido, que es a través del amor. Esta experiencia ha sido aceptada por nosotros para desarrollar nuestra creatividad.

Cuando alguien nos hizo un daño, nos ofendió o nos perjudicó de alguna manera, surgen emociones como el resentimiento, el odio, el rencor, y también el deseo de venganza. Sin embargo, el perdón produce más satisfacción que la venganza, en esta última se actúa en contra de nuestra propia naturaleza profunda, mientras que cuando se ejerce el perdón, nuestro actuar está en armonía con nosotros mismos. Al mismo tiempo, el mal que alguien nos provoca  sirve, si lo sabemos ver, para aprender alguna virtud, como puede ser la humildad, el desapego, la aceptación del otro, el no juicio, el verdadero perdón.

Al ser todos parte integral de lo mismo, somos todos Uno, y la agresión y el mal que provocamos a otros nos lo estamos haciendo a nosotros mismos. Hay una Ley Universal de Atracción que dice: lo que piensas se crea, aquello que proyectas hacia otros siempre lo atraerás a tu vida, tarde o temprano. También es muy importante el perdón a uno mismo. A veces, no nos perdonamos el haber cometido un error, que por grave que éste sea, fue provocado por ignorancia e inconsciencia, así como por los deseos inmoderados del ego. En realidad, lo que no nos perdonamos es haber fallado a nuestra “perfección”, no aceptamos no ser perfectos, y eso es ego. No obstante, a eso vinimos, a experimentar la imperfección, y aceptarla es humildad.

A continuación un ejemplo de alguien que no logró ir a la Luz por que no podía perdonarse. Así me habló:

-Vivo en un infierno creado por mis remordimientos. Nunca dejé de envidiar a los que tenían más que yo y en cuanto podía les causaba molestias en sus negocios, lo que me procuraba un gozo enorme. Nunca fui misericordioso con nadie, pues el tener misericordia lo juzgaba como debilidad. Mi esposa fue muy buena conmigo y siempre trataba de darme gusto, ya que no se percataba de mi manera real de ser. Si tuve algún éxito en mis negocios, casi siempre fue llevándome de corbata a alguno, en fin, fui todo menos el caballero irreprochable que siempre aparenté. No puedo salir de este encierro de reproches porque no fui lo que simulaba ser y eso nuevamente me molesta y no lo acepto. Hubiera querido ser perfecto y no la mierda que fui. Ahora no sé qué hay en esta vida que llevo aquí, desde luego no he encontrado lo que tanto me predicaron y que yo creía a medias. Ni cielo, ni infierno, ni mucho menos, sólo esta bruma llena de remordimientos.

No tengo la menor idea de cómo puedes escucharme pero oí voces que me dijeron que me acercara a ti y después de mucha reticencia de mi parte, con sorpresa, veo que me escuchas y es más, me enviaste una luz o energía que me fue muy agradable. Dime, ¿Cómo lo haces? ¿De dónde te sale ese don de comunicarte con los que para ustedes estamos muertos? Porque muertos no estamos, de ninguna manera, sólo alejados del mundo que amamos sin podernos manifestar en él. ¡Cómo es posible que se digan tantas mentiras sobre el “más allá”! Yo sabía que había gente que practicaba el espiritismo pero yo nunca creí esas barrabasadas. Ahora me pregunto si no estás tú en esas cosas y por eso te puedes comunicar conmigo. Pero es increíble que toda una Iglesia respetable como la católica te cuente esa serie de mentiras que tantos se tragan. Aquí, te repito, no hay ni Dios ni diablo, sólo frío y eternidad, a menos de que a esto se refieran al hablar del infierno.

-Lo que dice la religión es cierto en alguna forma, pero desde luego son explicaciones algo metafóricas. Verás, lo que yo he llegado a comprender es que Dios es el Todo y nosotros su manifestación. Formamos con Él un Todo y por lo tanto estamos todos intercomunicados. Existen diferentes planos de realidad o esferas, donde nos encontramos los encarnados es el plano terrestre y donde están los desencarnados, los que han perdido su cuerpo, es el Astral. A partir de ahí hay multitud de planos ascendentes hasta llegar al Creador, los cuales tendremos que franquear porque de Él salimos y a Él tendremos que regresar. El Alfa-Omega, como sabes. Los seres humanos hemos sido dotados de libre albedrío y podemos optar por lo que deseamos. Al creernos separados del resto, lo estamos, porque nuestro pensamiento es creador. No obstante, la comunicación entre seres de esferas superiores y nosotros existe, desde donde tratan de ayudarnos a despertar. Habemos algunos que somos más sensibles a la recepción de esas vibraciones y entonces la comunicación se hace más fácil y consciente, pero en realidad siempre existe la relación entre los diferentes planos, – le contesté.

-Algo complicado todo lo que dices pero parece tener algún sentido. Sin embargo, eso no me explica mi situación.

-Tú has querido quedarte donde estás por una razón muy clara: tus remordimientos, tu no aceptación y tu rebeldía al constatar que no eres perfecto. Entonces, como tú bien dices, has creado un muro y una bruma en la que solamente eso existe. Pero si te das cuenta que el Creador es misericordia y amor perfectos y que no sólo tú, sino que a todos los seres humanos todavía nos falta mucho para serlo, en lugar de quemarte de reproches, clama por su misericordia y de inmediato su amor te cubrirá. En el momento en el que decidas ir hacia Dios, una luz maravillosa te sacará de la bruma, pues Él no castiga. Créelo, sólo pide ver la Luz y ella se hará y te absorberá de una manera maravillosa hacia la verdadera vida que te espera y nos espera a todos. En efecto, lo que actualmente vives es un infierno, pero es voluntario, no es castigo. Ahora que has comprendido que la única armonía es el amor, ve hacia él.

-Me dices cosas bellas pero increíbles. No me vas a decir que con sólo desear ver la luz ella se hará, después del tiempo que he pasado en la oscuridad. Es cierto que a veces han venido seres para tratar de convencerme de lo que dices, pero no les he creído pues pienso que dicen las mismas mentiras que oí durante mi vida en la Tierra. Ahora tú me dices algo parecido. Pero, ¿Cómo puedes saber lo que sucede  aquí sin nunca haber estado?

-Porque como a ti, he ayudado a muchas almas desorientadas a ver la Luz y ellas me dicen lo que ven. ¿No ves que tanto tú como yo estamos ayudados y dirigidos por seres espirituales superiores que nos guían hacia Dios? Lo que yo hago es servir de intérprete porque al estar tú todavía vibrando en esta frecuencia terrenal de donde no has querido despegarte, la comunicación es más fluida.

-Todavía no creo esas historias de que Dios es el Todo y compañía, son tonterías. No creo que sepas más que los curas, que de por sí, no saben nada. Me voy frustrado, nos vemos, quizá nunca porque tus idioteces habrá quien las oiga, pero yo no.

Algunos días después, regresó a hablarme de nuevo.

-Me dices algo que nunca oí y por eso no lo creo. Tienes razón al decir que fui generoso con mi familia y eso ya lo tomé en cuenta, es parte de mi perfección, sin embargo, fallé en lo demás, no fui lo intachable que aparenté y eso no me lo perdono. El espíritu que soy actualmente está muy rebelde al haber perdido su cuerpo y su vida y no cree en nada más de lo que dejó.

Después de insistirle en buscar la luz de Dios, al fin se decidió a buscarla.

-Empiezo a creerte, soy terco y orgulloso, voy a pedir esa luz de la que hablas, quizás Dios existe y el negarlo es lo que me tiene aquí. Ya empiezo a ver un resplandor que no sé de donde viene, voy hacia él porque me atrae, es calor, es sentimiento de plenitud, es perdón, es amor, sí, lo que rara vez sentí; no puedo describir esta luz que cada momento se agranda y me acoge. Veo seres que vienen hacia mí, el espíritu que soy se siente al fin liberado, gracias por tu ayuda y perdón por haber sido tan brusco. ¡Si supieran la maravilla que es esto! Sí, Dios existe, tiene que existir porque esta luz viene de Él, no puede ser de otra manera.

Todo lo que sucede en la vida siempre tiene un porqué, una enseñanza que hay que descubrir. En una ocasión, un joven fue secuestrado y después asesinado. Su madre, desesperada, vino a verme envuelta en dolor y deseo de venganza. Le hice entender que los sentimientos de venganza no le ayudarían ni a ella y todavía menos, a su hijo, pues estos lo atarían a esta dimensión. Después de varias sesiones en las que hizo una meditación del perdón, me dijo: “Carmen, ya entendí, ya perdoné, me siento totalmente liberada”. Algún tiempo después, su hijo le habló a través de mí diciéndole que su muerte había sido programada desde antes y que el dolor que le había provocado a ella, le había servido para buscar la vida espiritual.

El resentimiento provoca amargura, infelicidad, mientras que el perdón, libera.

Forgiveness

Forgiveness is not an act of mercy or a favor for someone who has hurt us. True forgiveness occurs when it is understood that there is nothing to forgive.

Those who act against the Universal Law of Love have not yet understood what they are, and their behavior is a consequence of their ignorance and unconsciousness of their true being. “Evil” originates in the fear generated by the feeling of separateness from our fellow man and from God that initially compels us to pursue superiority above the rest, seeking acceptance and public acknowledgement, and the desire to possess material things in order to obtain control and power, an irresistible temptation for anyone.

LOVE, that is the energy that unites the Creator with his creatures and his creatures among themselves, is our essence. We have come to experience darkness, what IS NOT, separation, down into this dimension, forgetting what we really are. In the beginning of our evolutionary process towards our source, that ignorance produces a lack of love in our actions caused by feelings of loneliness and alienation, until slowly, through the multiplicity of experiences acquired in different lives through the Law of Cause and Effect, our soul is inscribed with the correct procedure to draw us from oblivion, that is love. We have accepted this experience to develop our creativity.

Emotions such as resentment, hatred, spite, and the desire for revenge emerge when someone has wounded, offended or mistreated us. Notwithstanding, forgiveness produces greater satisfaction than revenge. The latter counters our profound nature while we act in tune with ourselves when we forgive. Concomitantly, the harm someone causes us –if we are able to see it– will help us acquire principles such as humility, detachment, acceptance, non-judgment, and true forgiveness.

We are all One because we are an integral part of the same thing; aggression and wrongdoing towards others reverts upon ourselves. There is a Universal Law of Attraction that says: you create what you think; whatever you project onto others will always be attracted into your life, sooner or later. Forgiving oneself is also very important. At times, we do not pardon ourselves for having made a mistake. No matter how severe it may have been, it was caused by ignorance and unconsciousness, as well as the unrestrained desires of the ego. What we are not forgiving, in reality, is having failed our “perfection,” we do not accept being imperfect, and that is the ego. However, that is why we came here: to experience imperfection, and acceptance of it is humility.

Following is an example of someone who could not access the Light because he could not forgive himself. This is how he spoke.

– I live in a hell created by my own remorse. I was always envious of those who had more than I, and I caused problems in their business the minute I could. That brought me great pleasure. I was never merciful towards anyone because I viewed mercy as weakness. My wife was good to me and always willing to please since she didn’t realize the way I really was. I had some success in my business, almost always stepping on someone else’s toes. I wasn’t the respectable gentleman I always represented myself as. I cannot exit this confinement full of reproaches because wasn’t who I pretended to be, which continues bothering me and I can’t accept it. I would have wanted to be perfect and not the piece of crap I was. I don’t know what the life I’m living holds at this point. I certainly haven’t found what was predicated to me and only believed halfheartedly. No heaven, no hell, no such thing, just this remorseful haze.

I don’t have the faintest idea of how you can hear me but I heard voices that told me to come and after great reluctance on my part, I’m surprised to discover that not only can you hear me, you’ve sent me light or a very pleasant energy. Tell me, how do you do that? Where does that gift to communicate with the dead come from? But no, we are not at all dead; we’re just so far away from the world we love, unable to manifest ourselves there. How can they say all those lies about the “beyond”! I knew that there were people who practiced spiritsm but I never believed in that nonsense. I’m wondering if that’s what you’re involved in and if it’s the reason you can communicate with me. But it’s unbelievable that a respectable institution like the Catholic Church says such falsehoods that so many believe. Let me repeat, there is no God or devil here, just cold and eternity, unless that’s what they mean when they talk about hell.

– What religion says is true in a way, but the explanations are metaphoric, of course. What I have come to understand, you see, is that God is the Whole and we are His manifestation. We form the Whole along with Him so we’re all interconnected. There are different planes of reality or spheres; those of us who are embodied are in the terrestrial plane, those who are disembodied, who have lost their body, are in the Astral. There is a multitude of ascending planes that we will need to pass through in order to reach the Creator because we came from Him and must return to Him. The Alfa-Omega, as you know. We human beings have been provided with free will and can choose depending on our wishes. In truth, we are separated from the rest when we believe that since our thoughts are capable of creation. However, communication between beings in the superior spheres and us does exist, and they try to help us awaken. Some of us are more capable of receiving those vibrations, facilitating and making that communication more conscious, but in reality, there has always been a relationship between the different planes–, I replied.

– What you’re saying is somewhat complicated but seems to make sense. But still, that doesn’t explain my situation.

– You’ve decided to stay where you are for a very simple reason: your regrets, your non-acceptance, and your resistance to learn that you are imperfect. Therefore, you’ve created a wall and that haze where nothing else exists, as you said. But if you’d realize that the Creator is merciful and His love is perfect, and that not only you, but we all have a long way to go before we reach perfection, instead of burning in disappointment, you would ask for His mercy and His love would immediately shelter you. The moment you decide to go towards God, a marvelous light will pull you out of the haze because He doesn’t punish anyone. Believe me, just ask for the Light and it will appear and attract you in a wonderful way towards the true life that is awaiting you and us all. You’re right, you’re in a living hell but it’s voluntary, it’s not punishment. Now that you have understood that the only form of harmony is love, go towards it.

– You say beautiful things but they’re unbelievable. You’re not going to tell me that I can wish light into reality after all of this time I’ve spent in the dark. It’s true that beings have occasionally come to me, trying to persuade me of what you’re saying but I haven’t believed it because I think they’re telling the same lies I heard during my life on Earth. What you’re saying now is very similar. How can you know what’s happening if you’ve never been here?

– Because like you, I’ve helped many other lost souls see the Light, and they’ve told me what they’ve seen. Don’t you realize that both you and I are being helped and receive direction from higher spiritual beings that lead us to God? I’m nothing but an interpreter because you’re still vibrating in the terrestrial frequency that you haven’t decided to free yourself from, making that communication more fluid.

– I’m yet to believe those tall tales that God is the Whole and the rest of that bunk, it’s nothing but gibberish. I don’t think you know any more than the priests who don’t know anything at all. I’m frustrated and am leaving. I’ll see you, or maybe not, let others listen to your babble but not me.

He came back to speak to me again a few days later.

– You tell me things I’ve never heard, which is why I don’t believe you. You’re correct to say that I was generous with my family. I’ve considered that and it is part of my perfection but I failed with everything else, I wasn’t the irreproachable man I appeared to be and can’t forgive myself for that. The spirit that I am now is rebellious, having lost its body and its life, and does not believe in anything except for what it left behind.

I insisted that he look for God’s Light and he finally decided to search for it.

– I’m starting to believe you; I’m stubborn and proud. I’m going to ask for that light you speak about, maybe God does exist and my denying it has me here. I’m beginning to see a shimmering light. I don’t know where it’s coming from but I’m going in its direction because it’s inviting me, it’s warmth, a sensation of fulfillment, it’s forgiveness and love, indeed, something I rarely felt; I can’t describe this light that’s so expansive and embraces me. I see beings coming towards me, the spirit that I am finally feels liberated thanks to your help; forgive me for having been so rude to you. If you only knew how amazing this is! God exists, He must exist because this light comes from Him; it couldn’t be any other way.

Everything in life happens for a reason; there is a lesson to be learned. On another occasion, a young man was kidnapped and murdered. His mother, who was desperate, came to me in pain, eager for revenge. I explained that her feelings of vengeance would not help her, and much less, her son, because they would tie him down to this dimension. After many sessions doing forgiveness meditation, she said: “Carmen, I have finally understood and forgiven; I feel totally released.” Some time later, her son spoke to her through me saying that his death had been programmed before, and that the pain it caused her served for her to seek spirituality.

Resentment causes bitterness and unhappiness while forgiveness is liberating.

El Bajo Astral

English version of this article can be found below.

El Astral es el mundo espiritual que pertenece a la tercera dimensión. Según la frecuencia vibratoria que los rige, se divide en tres planos principales: el Bajo Astral, que es el más cercano a la vibración terrestre y donde se encuentran las almas que no han llegado todavía a la Luz; sigue el Astral Medio en cuyas diferentes esferas se encuentran la mayoría de los seres humanos desencarnados en el estado evolutivo de la humanidad actual; y a continuación el Alto Astral adonde acceden los seres más evolucionados y de donde se pasa a la cuarta dimensión o se decide bajar a la Tierra para ayudar a los atrasados. Cada uno de estos planos está subdividido en varias esferas vibratorias.

En el Bajo Astral también hay diferentes niveles que corresponden al estado de conciencia de quienes se encuentran allí. Desde los que están sumidos en la soberbia, el odio, la venganza, la culpa y los diversos apegos, hasta los que sólo vagan desorientados al no saber a dónde dirigirse, ya sea por creer que nada existe después de la muerte física, o por no haber encontrado lo que esperaban. Los que allí se estacionan están en lo que se considera como el purgatorio o el infierno; ambos estados son voluntarios y no son eternos. Todos ellos se encuentran en la oscuridad y el frío mientras no ven la luz del Mundo Espiritual que los llevará al plano que les corresponde.

Actualmente, con la aceleración de la vibración de la Tierra, la distancia entre el Mundo Espiritual y el material se acorta y con ello los espíritus tienen más facilidad de acercarse a los humanos. Por distancia entiéndase frecuencia vibratoria de la energía universal que conforma todo. Estas entidades, según su estado vibratorio, pueden molestar desde provocando desequilibrio en la vida de las personas, o pegándose a su aura para obsesionarlos y, en algunos casos, hasta invadiendo el cuerpo del encarnado apoderándose de su voluntad, lo que se entiende por posesión demoníaca. Cuando una persona tiene una hendidura en su aura que pudo haber sido provocada por un mediumnidad no controlada, por alguna adicción, por una profunda depresión, así como por mantener una emoción negativa con gran intensidad, como la ira o el miedo, se puede ver atacada por estos seres.

Algunas veces, almas desorientadas se refugian en el aura de alguna persona para absorber su luz y protegerse del miedo que les causa deambular por el Astral. Doy a continuación el ejemplo de un caso similar, que me tocó liberar.

Vino a verme Javier, un joven que sufría de depresiones y se sentía agotado continuamente. Al solicitar ayuda de los guías espirituales, recibí el siguiente mensaje:

El problema que tiene Javier es que, efectivamente, tiene una apertura en su aura que permite la entrada de entidades negativas o desubicadas. Necesitas visualizar su aura y cerrarla con energía. Después escucha a quien se alimenta de su luz para liberarlo”.

Seguí sus instrucciones y el ser que absorbía la luz de Javier me dijo:

  • Voy a matarte si me impides chupar esa luz, la necesito para mi sobrevivencia. ¿Por qué me cerraste el canal por donde me alimentaba?

 

  • No necesitas de la luz de Javier para alimentarte, hay una luz que es para todos con sólo pedirla, es la Luz que viene de Dios y que te llevará a un mundo de paz y armonía donde ahora te toca estar.

 

  • Me hablas de cosas increíbles ¿Crees que desde el tiempo que llevo en la oscuridad no se me hubiera ocurrido buscar la luz? No hay ninguna, esto es sólo desolación y frío. Me hablas de un Dios inexistente. ¿Cómo puedes creer en esas tonterías? No hay otra vida más que la que dejé y en cuanto a Dios, es un personaje inventado por los seres humanos para consolarse de lo que es esta horrible cosa que es la muerte.

 

  • Si solicitas la luz ella se abrirá para ti y te sacará de ese plano que ya no te corresponde y donde estás tan infeliz – le dije, enviándole luz rosada de amor.

 

  • Veo que me tratas de convencer de pedir la luz. No sé quién eres pero de ti sale una luz muy agradable que me da calor. No puedo chuparla pero sí recibir la que me envías. ¿Quién eres que así me hablas y me escuchas? Creo que me inspiras confianza, voy a hacer la prueba de pedir esa luz. Deseo ver la luz, ya no quiero estar en la oscuridad…ya se abrió una rendija por donde sale una luz muy brillante que me atrae, voy hacia allí, se siente muy agradable, es calor, es amor en el que nunca creí, es sabiduría y es lo que no creía que existiera, Dios. Esa luz viene de un Ser muy Superior, cómo te agradezco que me hayas convencido de pedir esta luz maravillosa, me voy, me voy al Cielo, esto no puede ser otra cosa. Adiós y perdón Javier por mi soberbia y falta de honradez al robarte lo que es tuyo pero que es de todos, la luz de Dios.

Hay también quienes habiendo tenido una adicción en vida, al morir siguen con el deseo de continuar experimentándola y entonces se pegan al aura de un encarnado adicto para sentir los efectos de la adicción a través de él, instigándolo y obsesionándolo para que continúe con la ingestión de la droga, el alcohol o la práctica de la infra sexualidad.

Cuando se muere con una idea fija, de culpa, de venganza, de apego, el alma se queda en el Bajo Astral atada a esa emoción, lo que le impide ver a la luz. Hay casos en los que la idea de venganza es tan fuerte que la entidad encuentra a su verdugo viviendo otra vida muchos siglos después, ya que el tiempo en ese plano no existe  y entonces se dedica a vengarse, impidiéndole desarrollarse correctamente en la vida.

Héctor acudió conmigo para pedir ayuda porque no tenía más que problemas en su vida. Encontré que traía un obsesor pegado a su aura que deseaba venganza y que habló así:

  • Abrigo el más ferviente odio hacia este pobre personaje después de lo que me hizo. Si quieres saber qué fue, te lo digo. Era un monje dominico que trabajaba para la Inquisición y me violó, me acusó de brujería y me llevó a una mazmorra en donde cada noche venía y me violaba diciendo que venía para que me arrepintiera de mis pecados. Cuando en el juicio lo acusé, todos exclamaron que yo tenía tratos con el demonio y era él quien me violaba. Por lo tanto, me mandaron a la hoguera en la que me quemaron poco a poco. El sufrimiento fue terrible y morí con la sola idea de vengarme, lo cual estoy logrando de manera estupenda.

Convencí a esta entidad de que la venganza era estéril, que debía perdonar para encontrar la paz. Que le esperaba una vida llena de felicidad en el Mundo Espiritual. Finalmente pidió la luz y se liberó. Hemos bajado a la densidad del mundo físico para experimentar la separación y recuperar poco a poco la conciencia de unidad. Por lo tanto, en el principio de nuestra evolución, todos hemos practicado la maldad antes de entender que el amor es el único camino de la liberación.

El nivel de más densa vibración del Bajo Astral está habitado por seres de muy bajo estado de conciencia, que niegan la luz de Dios y la suya propia, lo que les produce una profunda infelicidad, y es lo que se entiende por “Infierno”. Estos seres, al ser tan desdichados, desean que los demás también lo sean, y se dedican a influir negativamente en los encarnados. Como son profundamente infelices, tienen envidia de los que tienen cuerpo y pueden manifestarse en el plano físico, lo que para ellos es imposible, por lo cual tratan de provocarles toda clase de desgracias. En algunos casos, llegan hasta poseer el cuerpo del encarnado. Las verdaderas posesiones son efectuadas por seres de muy baja frecuencia vibratoria, y se trata de una transgresión muy grave a la individualidad y al libre albedrio del otro. Sin embargo, es necesario entender que el amor infinito de Dios está siempre presente aún en estos casos y que la atracción hacia su seno es más fuerte que cualquier soberbia, ya que nada de lo que se origina en el Creador puede quedar fuera de Él.

Ya llegó el momento de entender que Dios no castiga y que con su infinita misericordia ha instaurado leyes que contrarrestan nuestro extravío.

The Lower Astral

The Astral is the spiritual world that belongs to the third dimension. It is divided in three main planes, depending on the vibrational frequency that rules within them: the Lower Astral, which is the closest to the planet’s vibration and is where souls that have not yet reached the Light are located; the Middle Astral follows, with the most disembodied beings in humanity’s current evolutionary condition residing in its realms; and the Higher Astral is next, where more evolved beings have gained access and can transit into the fourth dimension or decide to come down to Earth to aid those who are still behind. Each one of these planes is subdivided into various vibrational realms.
There are also different levels in the Lower Astral, corresponding to the state of consciousness of those who are there, ranging from those who are submerged in pride, vengefulness, guilt, and various attachments, to those who are wandering aimlessly, not knowing where to go, either because they believe that nothing exists after physical death or because they did not find what they expected. Those who are there are trapped in something considered purgatory or hell, both of which are voluntary and are not eternal. They are all enveloped in darkness and cold as long as they do not see the light of the Spiritual World that will lead them to their corresponding plane.
Currently, with the acceleration of Earth’s vibration, the distance between the Spiritual and the material worlds decreases, which is why it is easier for spirits to approach human beings. When we say distance, it should be understood as the vibrational rate of universal energy that is the source of everything. Depending on an entity’s vibrational state, it can intrude upon people’s lives, causing imbalances, adhering to their aura thereby obsessing them, and in some cases, can even invade an person’s body taking over his will in what is known as a demonic possession. When there is a hole in an individual’s aura, which could have been caused by misdirected mediumship, by an addiction, a profound depression, or even by maintaining an intense negative emotion such as rage or fear, it can be attacked by these beings.
On occasion, lost souls take refuge in a person’s aura to absorb their light and gain protection from the fear that meandering in the Astral engenders. Following is an example of a similar case that I personally encountered.
Javier, a young man who suffered from depression and was exhausted, came to see me. I received the following message when I requested help from my spiritual masters:

“Indeed, the problem that Javier is facing is caused by an opening in his aura that allows entry to negative or lost entities. You need to visualize his aura and to close it with energy. Then listen to who is feeding on his light to set him free.”
I followed their instructions and the entity that was absorbing Javier’s light told me:
– I’ll kill you if you if you stop me from sucking in that light, I need it to survive. Why have you shut the passage that I was feeding from?

– You don’t need to feed on Javier’s light. There is a light that is intended for everyone as long as you ask for it. That Light comes from God and will lead you into a world of peace and harmony, which is where you now belong.

– You speak to me about unbelievable things. Don’t you think that it would have occurred to me to look for the light after all this time that I’ve been surrounded by darkness? There is none, just desolation and cold. You speak of a non-existent God. How can you believe in such foolishness? There is no other life than what I left behind. And as far as God is concerned, he is a character that was invented by human beings in the face of that horrible thing called death.

– If you look for the Light, it will open up for you and draw you from that realm where you no longer belong and makes you so unhappy–, I said as I projected a pink light ray of love.

– I see that you are trying to persuade me to request the light. I don’t know who you are, but you emanate a warm, pleasant light. I cannot suck it in but I can receive what you are sending me. Who are you that you can hear me and speak to me so? I think you’re trustworthy; I’m going to try asking for that light. I wish to see the light, to no longer be surrounded by darkness… A crevice is opening and a very bright light that attracts me is coming through. I’m going in its direction, it’s so gratifying, and it’s warmth, the love I never believed in, wisdom, God, who I doubted could exist. That light comes from a Higher Being. I’m so grateful to you for having convinced me to request this amazing light. I’m going now, I’m going to Heaven; it can’t be anything else. Goodbye, Javier, forgive me for my pride and dishonesty in stealing what is yours but belongs to everyone, God’s light.

There are also those who having had an addiction while alive continue wishing to experience it after their death. They then adhere to an embodied addict’s aura to feel the effects through him, instigating him and obsessing him to continue using the drug or alcohol, or engaging in infra-sexual practices.
When one dies with a fixation on guilt, vengeance or attachments, the soul remains in the Lower Astral, tied down to that emotion, preventing it from seeing the light. There are cases where the idea of revenge is so powerful that the entity finds its executioner, living another life, centuries later –since time does not exist in that plane– and then retaliates, disallowing that individual’s own development.

Hector came to me asking for help because all he had was trouble. I found that an obsessor that desired retribution was attached to his aura, and this is what the entity said:
– I harbor the most fervent hatred towards this miserable character after what he did to me. I’ll tell you if you’d like to know. He was a Dominican friar who served the Inquisition. He raped me, accused me of witchcraft and took me to a cell where he abused me every night saying he was doing it so that I’d repent for my sins. When I accused him during the trial, they said that I had dealings with the devil that was my actual rapist. I slowly burned at the stake. I suffered tremendously and died with the fixed notion of revenge, which I’m finally satisfying.
I convinced the entity that vindictiveness led nowhere… that he should forgive and find peace, that a life full of happiness awaited him in the Spiritual World. He finally requested to see the light and was freed. We have come into the density of the physical world to experience separation and gradually recover unity consciousness. Therefore, we have all done evil during the early stages of our evolution, prior to understanding that love is the only path to liberation.
The densest vibration of the Lower Astral is the plane that is inhabited by beings with lowly states of consciousness that deny God’s and their own light, producing profound unhappiness, and is known as “Hell.” Those beings, in their own misery, want others to be misfortunate so they focus on negatively influencing embodied beings. In their desolation, they are envious of those who still have a body and can manifest in the physical plane, which they can no longer do, so they attempt to bring all sorts of misfortune upon the living. They can sometimes take over someone else’s body. True possessions are carried out entities with extremely low vibrational frequencies, transgressing the other being’s individuality and will. However, it is necessary to understand that God’s infinite love is always present, even in those cases, and that his attraction is more powerful than any form of pride given that nothing that has originated in the Creator can remain outside of Him.

The time has come to understand that God does not punish, and that in His infinite mercy, He has created laws that counterbalance our straying from Him.

Adicciones

Se nos ha otorgado la existencia que se considera como individual, aunque en realidad no lo es, ya que estamos todos unidos siendo uno y lo mismo con nuestro Creador. Nos preguntamos por qué nos hemos alejado en conciencia del Todo y la contestación aproximada es porque se nos ha dado la oportunidad de crear con voluntad propia y así experimentar la vida en la materia física con sus retos, alegrías y sufrimientos, todo para expresarnos como deseamos. Sin embargo, siempre estamos contenidos en Él, no puede ser de otra manera porque Dios no se divide, sólo da libertad a esas partículas de su conciencia para que actúen como lo decidan, pero recogiéndolas después en su Ser Infinito. Todo este proceso se puede resumir en amor, porque por amor da libertad a las partículas de su Esencia para que experimenten toda clase de vivencias y acogerlas de nuevo en su Ser con infinito amor.

Cuando estamos encarnados en la tercera dimensión, decidimos experimentar todo lo que el mundo físico ofrece para desarrollar nuestra creatividad y así contribuir a la creación que es movimiento y expansión continuos. Somos seres divinos que voluntariamente nos hemos limitado en nuestro entendimiento para poder actuar en el mundo material y así experimentar lo contrario de lo que somos para que poco a poco vayamos descubriendo nuestra verdadera naturaleza, que es amor, con el placer infinito que eso confiere.

Al olvidarnos de quiénes somos, de dónde venimos y adonde habremos de volver, nos sentimos solos y abandonados. En ocasiones el ser humano no encuentra el verdadero sentido de la vida y experimenta en el alma una soledad inmensa. Sobreviene un rechazo a los obstáculos que se le presentan en la vida como la falta de amor, dinero o cualquier carencia, que lo empujan a compensarlos con alguna adicción. Estos obstáculos los elegimos antes de encarnar con el objeto de aceptarlos y trascenderlos y la adicción es una forma de evadir esa realidad.

El alcohol y las drogas producen un estado de alteración de la percepción de la realidad que el adicto se rehúsa a vivir. Una vez bajo el efecto de éstas, el individuo no quiere volver a sentir la sensación de infinita soledad y vacío existencial y le crea una dependencia. Por ejemplo, el cigarro produce ciertas reacciones químicas que aparentemente calman la ansiedad y producen una tranquilidad temporal. Así se produce la adicción: el organismo se habitúa tanto a la nicotina, al alcohol o a cualquier tipo de substancia, que necesita que se le proporcione para sentirse bien.

También puede darse la adicción a las personas. Cuando el individuo se apega de tal manera a una persona que sin ella no puede vivir, aunque la relación sea perfectamente negativa porque lo hace sufrir, es porque el sentido de abandono que todos tenemos al creernos separados, él lo tiene en forma exagerada y trata de compensarlo con esa dependencia.

La adicción es una forma de evasión de la realidad. Existen muchas maneras de evadirla. Una de ellas es la obsesión con al trabajo. Trabajar es una actividad que, cuando se vive únicamente para eso, sirve para evitar enfrentar ciertas emociones y problemas de la vida diaria. Otra es la obsesión con la comida, que tiende a compensar ciertas emociones como el miedo, el abandono, la falta de amor, etcétera.

La culpa es un sentimiento nacido del ego, porque una cosa es tomar conciencia de que se actúa erróneamente y tratar de compensar ese error, teniendo al mismo tiempo la intención de no repetirlo y otra muy distinta es instalarse en la culpa por no aceptar haberse equivocado a causa de la propia imperfección. Esto último es soberbia, pues el individuo rechaza el hecho de no ser perfecto, lo que en ocasiones lo lleva a actuar cada vez más en situaciones que le provoquen culpa y así justificar una adicción que la pretende tapar.

El adicto pertenece a un grupo de almas que traen ese gen en su ADN con el objeto de superarlo y buscar la plenitud espiritual en la apertura de conciencia. Este es el caso de una mujer adicta al alcohol y a las drogas que su propia culpa le produjo una terrible enfermedad que le provocó la muerte. Así me habló desde el mundo espiritual:

La adicción es la defensa del alma ante los avatares de la vida en la materia, es la evasión de la realidad, ya que el placer transitorio que ofrece cualquier adicción, cubre por un lapso de tiempo el miedo y el desamparo que se experimenta al no encontrarle sentido a la vida. En mi caso fue para cubrir el sentido de culpa absurdo que ya estaba en mi cuerpo astral como resultado de otras vidas de victimario. En lugar de compensar con servicio y amor, que hice a medias, me sumí en conductas que me proporcionaran culpa para justificar mi adicción, que no era otra cosa que la evasión de la realidad que me tocó vivir. Antes de ir me propuse compensar con servicio y superación de este comportamiento que ya traía de otras vidas.

La religión para mí era un escudo detrás del cual me protegía pensando que si la seguía, eso me salvaría. Ni la seguía realmente ni creía todo lo que decía y por eso vivía culpabilizándome, aunque pensaba que Dios me perdonaría a pesar de mis errores. Ni siquiera solicité la presencia de un sacerdote para que me confesara porque -otra vez la soberbia- me sentía superior a ellos y que mi comunicación con Dios era suficiente. En esto último tenía razón, pero hubiera debido ser con humildad, que fue lo que siempre me faltó. Mi soberbia me ganó y nunca quise admitir que alguien supiera algo que yo no. Aun aquí tengo que quitarme el atavismo de creer que todo lo sé y que lo que me dicen no es cierto.

La depresión es otra forma de evasión. La tendencia, que se trae también en el ADN, es algo que se escoge con la intención de superarla. Lo que la detona es la no aceptación de las circunstancias que se presentan en la vida, lo que produce una serie de desajustes químicos que provocan la enfermedad. Cuando no se atiende puede llegarse al suicidio, que es la máxima expresión del rechazo a la vida como se presenta. He aquí el caso de un suicida que ayudé a encontrar la Luz del mundo espiritual que desde allí me habló.

Carmen, se me permite hablarte para darte las gracias por la ayuda increíble, inconmensurable que me diste al indicarme el camino de la liberación. Como sabes, me suicidé porque no encontraba el sentido de la vida. Me entretenía con festejos para tapar una depresión que no podía controlar. Esa depresión venía de esa falta de sentido de la vida, empezó cuando tuve problemas financieros y  no podía darle todo lo que quería a mi mujer, lo que me frustraba bastante. Cuando la situación económica mejoró, creí que la depresión se acabaría, pero no fue así, me empecé a dar cuenta de la vaciedad de mi vida, de que nada material me satisfacía, pero tampoco busqué la salida, como entrar en conceptos profundos de la vida, todo era reír y pasear. Ahora me doy cuenta de que si hubiera buscado algo de espiritualidad quizá hubiera salido de esa horrible depresión, la cual trataba de esconder en lugar de curar. Aquí he comprendido que es la paz interna que se obtiene a través de dar amor incondicional a todos y generosidad con quien lo necesita. La fiesta está bien como complemento pero no como meta. Ante todo entrar en contacto con tu alma siendo siempre justo y dando amor verdadero a quienes te rodean, sean quienes sean.

La meditación profunda es una útil herramienta que nos pone en contacto con el Todo, por eso es que se experimenta una sensación de plenitud, paz y armonía. Al meditar profundamente nos estamos comunicando con nuestro ser real, que no es separado de la creación, sino parte integral de ella y de Quien es el origen y núcleo de cuanto existe, al que se  le llama Dios, Creador, el Todo, Conciencia Universal. Es en los momentos en los que nos alejamos mentalmente de la tercera dimensión, cuando entramos en relación con la magnificencia de lo que somos en realidad. Somos como gotas de agua del Océano que cuando se unen a Él son el Océano, no hay separación. Esta herramienta nos ayuda a volver a la conciencia de unidad, a entender que no estamos solos ni separados y puede ser útil para el control de la depresión y de las adicciones.

Pero el mejor antídoto de todas estas conductas es la aceptación de lo que nos acontece y de quienes somos, porque todo lo que nos toca vivir lo hemos planeado antes de encarnar para aprender y practicar las diferentes virtudes como la humildad, la paciencia, la generosidad, en suma, el amor en todas sus expresiones, lo que nos llevará a evolucionar y así regresar a nuestro origen.