Amor Universal

El amor es una energía poderosísima sin la cual nada puede existir, es la energía que cohesiona el átomo y que une cuanto existe, por lo tanto nuestra esencia es amor. El famoso físico Albert Einstein le escribe en una carta a su hija Lieserl lo siguiente: “Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los prejuicios del mundo. Te pido aun así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación. Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el AMOR”.

Se entiende por amor universal la fuerza que une a toda la creación entre sí y toda ella con la Fuente que le dio la existencia a la que se le denomina Dios. Ese amor o energía unificadora nos une al Universo y a nuestro Creador, pero al entrar al mundo físico nos olvidamos de quienes somos y nos sentimos solos y abandonados, lo que nos provoca el miedo que está a la base de todas las actitudes oscuras de la humanidad. El miedo es el que da lugar al ego, y el que impide que el amor fluya sin obstáculos en nuestra vida. Hemos voluntariamente bajado a la densidad del mundo físico con el objetivo de experimentar la separación, así como el olvido de nuestro origen y destino y  recuperar, después de múltiples y variadas experiencias, la conciencia de nuestro verdadero ser y unidad con el Todo.

Cuando el ser humano se resiste a la unión con sus hermanos porque los ve diferentes y separados de él, se crea un bloqueo de esa energía unificadora y aparece el odio en todos sus grados. El ego separatista causado por el miedo, es el que empuja al ser humano a actuar en contra del amor y promueve las actitudes de codicia, avaricia, envidia, mentira, engaño, ira, crueldad y maldad en todas sus formas. Si se lucha por obtener ventajas personales es para contrarrestar el miedo a la soledad que el ser humano experimenta al creerse separado; si su deseo más intenso es el control, es porque de esa manera cree no estar expuesto a la agresión de los demás, la cual a su vez, está provocada por el miedo. Pero si comprendemos que todos los seres humanos hemos decidido libremente pasar por la oscuridad, y que todos la hemos experimentado en algún momento de nuestra evolución, nos será más fácil perdonar las conductas oscuras en los otros y la propia también. ¿Cómo podemos censurar la oscuridad cuando ella forma parte del Plan Divino?

Por lo tanto, para erradicar el miedo y salir de la oscuridad se necesita ejercer el amor incondicional que nace cuando se comprende que todos somos UNO, que lo que le acontece a otro nos sucede a nosotros mismos. El amor incondicional no juzga, acepta todo de los demás dándoles comprensión o compasión, que es lo mismo. Aceptar no quiere decir estar de acuerdo con todas las actitudes de nuestros hermanos sino comprender que éstas provienen de los diferentes estados de conciencia. Nuestro deber es entonces, ayudarlos a cambiar su actitud, no con reproches sino con amor.

El verdadero amor no exige nada, da libertad absoluta al otro, pues si Dios nos dio el libre albedrío, nadie puede forzarnos a no hacer lo que hemos decidido. Al ser libres por naturaleza, el control y la limitación nos producen infelicidad. Aceptar a quien amamos es aceptarlo como es, sin tratar de cambiar nada de su personalidad, sólo ver en él su esencia divina que es perfecta;  cuando nos dirigimos a ella, se produce una elevación de vibración en la persona que hace que algo de su conducta oscura se aclare.

Nuestra meta es volver a la conciencia de unidad, ya que mientras estemos estancados en nuestro ego no podremos practicar el amor incondicional. Ahora bien, no sólo es necesario deshacerse del ego separatista, pero también obtener la suficiente energía amorosa que nos impida volver a tener miedo, lo que se transformará en amor puro al Todo.

El amor incondicional erradica el miedo, ya que es su contrario. Se vive en el miedo mientras no se recobre el concepto de unión con el Todo, aunque en realidad nunca hemos estado separados, eso es imposible, no ha sido más que una experiencia en la que entramos en la oscuridad para después apreciar en toda su infinitud la Luz del Creador. En el momento en que se llega a la conciencia de unidad no hay ya por qué temer, se es UNO con todo lo que ES.

 

.amor-universal

Amor y apego

El verdadero sentido de la vida es elevar la frecuencia del alma para acceder al contacto con nuestro ser esencial. Esto se logra a través de la meditación, de la oración, de los actos de amor, de generosidad y del desapego de lo material, aún de los afectos familiares.

Una cosa es el amor y otra muy distinta es el apego. Al sentirnos separados de todo lo que existe, nos cubrimos de miedo y esto hace que nos apeguemos a lo que el mundo físico ofrece, ya sea a afectos humanos o a bienes materiales, lo que nos hace sentir más seguros.

Es muy común el apego a los seres amados, ya sea a los hijos, al compañero, al amigo, pero esto tiene mucho de control. Deseamos controlarlos con el pretexto de ayudarlos y protegerlos, pero en el fondo es soberbia de creer que somos indispensables en su vida. El apego es necesitar de su presencia, de recibir lo que nosotros entendemos por amor, es decir, satisfacción de todos nuestros deseos y esperar que el ser amado reaccione como nosotros deseamos. También hay quien se apega a su posición social, al dinero, a efectos materiales que colecciona, al país donde vive o del que es originario. Los apegos de todo tipo nos hacen creer que el objeto de nuestro apego es imprescindible para nuestra felicidad, pero ésta no depende de nada externo a nosotros, está en nuestro interior, en la plenitud que provoca la unión con el Todo.

Los apegos como las adicciones, que son una forma de apego, son medios para cubrir el vacío existencial que tenemos al haber perdido la conciencia de unidad y sentirnos separados. La adicción al alcohol, al tabaco, a las drogas, al trabajo es una manera de escapar a la realidad que nos tocó vivir y a enfrentar la vida como se nos presenta, tratando de tapar el miedo que nos provoca el sentimiento de soledad y abandono.

El amor es dar libertad al ser querido, promover su bienestar como él lo entiende, no tratar de cambiar nada de su personalidad y darle amor desinteresado. El amor acepta, es tolerante, no enjuicia, da siempre lo que se necesita sin esperar nada a cambio. Si se ama así, se logra la plenitud y la paz interna pues estamos actuando en armonía con lo que somos en realidad y eso ayuda a que se manifieste cada vez mejor nuestra luz interna.

El amor es unión, es la energía más poderosa, la que une al Creador con sus creaturas y sus creaturas entre sí. Nuestra esencia es amor, ya que en realidad somos todos UNO pero estamos viviendo la ilusión de la separación.

Un ejemplo de cómo un apego disfrazado de amor puede pasar de una vida a otra, es el siguiente caso.

A una señora a la que llamaremos Margarita, se le presentó la oportunidad de ir a la India. Aunque a ella le encanta viajar a todos lados, cuando aceptó y antes de empezar el viaje, comenzó a sentirse mal, con desasosiego, intranquila, con una especie de ansiedad. No entendía qué le pasaba pero no hizo caso y  se decidió a ir. Durante toda la estancia en ese país no encontró la calma, había algo que la atormentaba sin comprender la causa.

Al regresar a México, estuvo sumamente fatigada, no lograba salir de su casa pues sentía una opresión que le impedía cualquier actividad. Después de buscar ayuda con diferentes personas y de distintas maneras sin obtener ningún resultado, vino a verme.

Encontré que Margarita traía pegada a su aura una entidad que había sido su marido durante una vida que tuvo en la India. Él habló así:

–          Me encuentro muy bien junto a ti, por fin te encontré, me hacías mucha falta y desde que perdí mi cuerpo te he buscado en todo el país, hasta que de repente apareciste venida no sé de dónde.

 

–          ¿Por qué te fuiste de nuestro país? Yo no concibo la vida fuera de aquí. Cuando fuiste mi mujer te amaba con pasión, aunque es cierto que a veces fui muy duro contigo, pero yo quería que hicieras lo que yo esperaba. Tu no siempre me obedecías, por lo que te tenía que castigar para lograr el orden que era necesario tener en nuestra casa.

 

–          Es verdad que a veces los golpes eran algo duros, es cierto que una vez fueron de tal manera duros que no los soportaste y te moriste. El dolor que eso me causó ha sido enorme y sólo quería encontrarte para pedirte perdón y decirte lo mucho que te amo. Ahora ya no te dejaré y sólo quiero que me digas que me perdonas.

 

Ya no te corresponde estar en este plano – le dije – como te consta, ya no tienes cuerpo, por lo tanto nadie te puede ver ni oír. Lo que tienes que hacer es buscar la luz para salir de la oscuridad y el frío que te rodea. Sólo pídela y una luz maravillosa te llevará a donde debes estar en tu estado actual.

-¿Quién eres tú que me indica lo que tengo que hacer? Además de todo eres una mujer y las mujeres no saben nada. ¿Quién te da el derecho de darme una orden? Aquí me quedo y no voy a ninguna parte.

Sonreí ante los conceptos machistas que eran propios de la cultura a la que pertenecía y le aconsejé que solicitara ver la Luz donde se encuentra un mundo lleno de paz, amor, armonía y felicidad.

-Veo que ya no me das ordenes pero, ¿Cómo puedo creerle a una mujer que se ha reído de lo que le dije a mi amada Leila y que me dice que hay otra vida que ahora es para mí?

Margarita le habló diciéndole que lo perdonaba, que debía hacerme caso porque lo que le tocaba en su actual situación era ir a esa vida donde sería inmensamente feliz.

            -Qué bonito me hablas, mi amor, creo que lo dices de todo corazón y te lo agradezco, pero no estoy seguro de quererme ir ahora que ya te encontré.

Nos concentramos en enviarle luz rosada de amor para despegarlo de la atracción del plano físico y finalmente le dijo:

-Abre tu corazón para recibir mi amor y si lo que te hace feliz es que vaya a esa luz iré y allí te esperaré…Ya vi un resplandor que se agranda cuando me acerco, es verdaderamente brillante y me acoge con mucho amor, hay perdón, se siente un enorme bienestar. Gracias, me has dado la felicidad absoluta. Empiezo a comprender muchas cosas.

Cuando el individuo es exageradamente egocéntrico, al estar tan separado de sus congéneres, le es imposible amar. Esto le produce una gran infelicidad. He aquí un ejemplo.

Una joven vino a verme porque su padre había muerto y a pesar de no haberse ocupado de ella correctamente, sentía su presencia continuamente.

-Quisiera decirte que fui muy infeliz en mi vida por la imposibilidad que tenía     de amar. No te puedo explicar lo que eso significa pero es una gran soledad del alma. –Comenzó diciéndole- Se tiene una incapacidad de acercarse a otras almas y sólo te importa lo que acontece a tu propia persona, pero eso es tan estéril que te convierte en un ser amargado, seco y agresivo.

-Así fui yo y en cuanto perdí mi cuerpo pude ver lo que fue mi vida, lo mal que me porté con todos los que me rodearon, entre los que te encontrabas tú. Perdóname por haber sido tan mediocre, como bien me describiste, pero no me daba para más mi estado de conciencia. Aquí llegué gracias a la ayuda de unos seres maravillosos y encontré lo que significa el amor. Aquí se experimenta a raudales y se ve la vida que finalizó de una manera muy real, no hay lugar a justificaciones y créeme que se sienten unos remordimientos tales que el verdadero castigo son estos.

-Sólo te pido que me perdones por haber sido tan mal padre y que desde aquí trataré de ayudarte lo mejor que pueda. Con el amor que he aprendido en este sublime lugar, te cubro y te bendigo.

Esto nos demuestra que sin amor no se puede ser feliz porque nuestro verdadero ser no es más que AMOR.