Ayuda a las almas desde el mundo físico – Helping Souls from the Physical World

“Helping Souls from the Physical World” English version of this article can be found below.

Todo lo que existe es energía vibrando de diferente manera y a distintas frecuencias. Cada plano de realidad está regido por vibraciones de energía que lo hacen más o menos denso. El plano físico es sumamente denso y el Bajo Astral corresponde a esa misma frecuencia.

Cuando un alma se encuentra vagando en el Bajo Astral y no ve la luz del Mundo Espiritual es porque está vibrando a la misma frecuencia que el mundo material y aunque desde las esferas superiores se le trate de ayudar enviando luz, no la ve por estar enfrascado en sus pensamientos que están acordes con lo que acaba de dejar. Es por esto que la ayuda que se les proporciona desde el plano físico puede ser más efectiva.

En una ocasión, un amigo me comentó que su padre se había suicidado y que una psíquica que había consultado le había dicho que su pequeño nieto ayudaría al bisabuelo a llegar a la Luz. No entendí cómo un niño podría llevar a un alma desorientada a encontrar la Luz del Mundo Espiritual y debo confesar que dudé de la autenticidad del mensaje. Algún tiempo después, estando con él, su padre se presentó y así le habló:

Mi querido hijo, ahora estoy en la luz gracias a tu nieto Emilio. Te preguntas cómo puede ser esto posible y te voy a decir cómo. Él es un alma muy avanzada que quiso ir a la Tierra para ayudar a su familia a abrirse a los nuevos conceptos de la vida. Decidió antes de partir que me ayudaría a sacarme de mi terquedad de remordimientos que no me llevaban a ningún lado. Su ayuda se hizo con la pureza de su espíritu que emana una energía de amor tan fuerte que llega hasta donde yo estaba enfrascado en mis remordimientos.

De repente, vi una luz resplandeciente que me llamaba con gran amor y sucumbí a su atractivo. Así pues, estoy en un mundo maravilloso y puedo ver desde aquí tu trabajo que aprecio enormemente. Te felicito y te pido que continúes.

Con el amor de padre que no supe darlo convenientemente cuando estaba vivo.

Días después de esta experiencia, recibí el siguiente mensaje.

“La nueva conciencia empieza a abrirse, aunque ustedes lo vean como imposible. La nueva humanidad se está creando con almas que vienen ya con una conciencia diferente, son almas que tienen la valentía de encarnar en estos tiempos difíciles de cambio. El ejemplo de Emilio se está repitiendo por doquier y la luz que esas almas emanan ayuda a disipar la oscuridad. Este caso quiere decir que las almas que se encuentran en el Bajo Astral reciben más fácilmente la luz cuando proviene de un alma encarnada, al encontrarse ésta vibrando en el mismo plano, que cuando se manda la luz desde el Mundo Espiritual”.

La ayuda que podemos proporcionarles a las almas en el “más allá” es muy eficaz. No sólo a los que se encuentran desorientados vagando en el Bajo Astral, pero también a los que ya llegaron al Mundo Espiritual. Me han llegado mensajes de algunos que encontrándose ya en el primer plano del Mundo Espiritual, nos piden ayuda. Para poder ascender al segundo plano, me dicen que primero hay que erradicar los defectos que se traen de la vida que acaba de terminar. Transcribo a continuación un mensaje de un amigo fallecido que me explica lo que tiene que hacer para seguir ascendiendo:

Me dan permiso de hablarte para comunicarte mi experiencia en este mundo inigualable. Cada vez que piensas en algo se materializa, es la expresión de nuestro poder creativo lo que funciona extraordinariamente bien en este plano. Puedes socializar con otras almas que se encuentran aquí o que bajan de planos superiores a visitarte y ayudarte a avanzar. Hay almas que vienen a asistirme e instruirme sobre lo que hay que hacer para continuar con mi ascensión. Lo primero que tengo que hacer es controlar mi ego que traigo arrastrando desde esa última vida y practicar el amor universal. Te puedo decir que aquí eso es más fácil que en la vida en la materia porque en este lugar prevalece un entorno amoroso donde no hay necesidad de sobresalir, pero se trae todavía marcada en el alma esa tendencia que cuesta trabajo erradicar. En mi caso, deseo del aplauso de la comunidad por mis creaciones, pero me doy cuenta de que no soy yo, sino es el Creador de todo lo que existe quien que se manifiesta a través mío.

Después, es muy difícil socializar cuando no lo hiciste durante tu vida por los estúpidos complejos que se tienen y eso también está grabado en tu cuerpo emocional. Entonces, el trabajo a realizar es limpiar esas emociones antes de proceder al cambio de plano. Te pido que me mandes luz porque no sabes el bien que hace y el empujón que provoca la intención de los encarnados de ayudar a los que nos fuimos. Necesito ayuda para salir de mi ego que me atora en este plano, pues quisiera poder avanzar más pronto. Mi obsesión por ser mejor que los demás no es más que ego y lo necesito cambiar.  Lo que te puedo decir es que los pensamientos de amor y ayuda que se nos envían del mundo físico se sienten de una manera muy agradable y nos sirven para avanzar. De allí que el rezar por los difuntos es cierto que sirve.

Como él, he tenido otros ejemplos en los que nos piden apoyo con oraciones para poder seguir elevándose. El rezo es el resultado de nuestra intención de asistir a los difuntos en su proceso. No porque se hayan ido los debemos olvidar, hay que tenerlos siempre presentes enviándoles energía de amor.

Helping Souls from the Physical World

Everything in existence is energy that vibrates in different ways and at a diversity of frequencies. Vibrations that are comprised of energy cause each plane of reality to be more or less dense. The physical plane is extremely dense and the Lower Astral corresponds to that same frequency.

Souls who are wandering in the Lower Astral cannot see the Spiritual World’s Light because they are vibrating at the same frequency as the material world, and despite attempts made from higher spheres to help these souls by sending them light, they cannot see it because they are trapped in their thoughts according to what they have recently left. That is why help provided from the physical plane can be more effective.

A friend of mine once spoke to me about his own father who had committed suicide, and a psychic that he had consulted who told him that his young grandson would allow the boy’s great grandfather reach the Light. I didn’t understand how a child could aid a lost soul to find the Light of the Spiritual World, and I must confess that I doubted the message’s authenticity. Time passed, and on another occasion that my friend was with me, his father manifested, and said:

My beloved son, I am now in the Light thanks to your grandson, Emilio. You ask yourself how it is possible that I am telling you this. He is a very evolved soul that wished to go to Earth to help his family open up to new concepts in life. Before he departed, he decided to draw me out of my stubbornness and remorse that was leading me nowhere. His assistance came from the purity of his spirit that emanates such a powerful loving energy that it was able to reach me where I was, trapped in remorse.

I suddenly saw a shining light that was calling me ever so lovingly, and I fell for it. That is how I am now in this marvelous world, and from here, I can see the work you are doing, which I deeply appreciate. I want to congratulate you and ask you to keep going.

With all of a father’s love that I was unable to give as I should have when I was alive.

A few days after this experience, I received the following message.

“A new consciousness is starting to open up although you believe that is impossible. A new humanity is being created with souls that are coming with a different consciousness; brave souls prepared to face difficult times of change. Emilio’s example is being duplicated all about, and the light these souls emanate will help dispel darkness. This case implies that the souls who are in the Lower Astral receive light coming from embodied souls with greater ease than when light is sent from the Spiritual World since they are vibrating from within the same plane.”

The help we can provide souls in the “afterlife” is very effective. Not only for those who are disoriented, roaming in the Lower Astral, but also those that have already arrived to the Spiritual World. I have received messages asking for help from some who already are in the first plane of the Spiritual World. To be able to ascend into the second plane, they must first eradicate the faults they bring with them from the life that has just ended. Following is a message that I transcribed from a departed friend who explains what has to be done in order to continue on the journey:

I’m allowed to speak to you to communicate my experience in this incomparable world. Any time you think about something, it materializes; the expression of our creative power works so extraordinarily in this plane. You can socialize with other souls who are here or that descend from higher planes to visit and help you progress. There are souls who come to my aid and teach me what I need to do to continue on my ascent. First, I must control my ego, which I’ve been dragging since my recent life and practice universal love. I can say that it is easier to do here than in life in matter because the prevailing environment is so loving that there is no need to excel, but that tendency, which is imprinted in the soul, is difficult to remove. In my particular case, the desire for accolades from the community on account of my creations. But I realize that it isn’t me, it’s the Creator of all existing things who manifests through me.

Then, it becomes difficult to socialize when that wasn’t something you did in life due to foolish hang-ups that are also engraved in your emotional body. Later, the work that needs to be done is to cleanse those emotions before proceeding to the change in planes. I’m asking you to send me light because you can’t imagine how beneficial it is, that nudge that occurs as a result of embodied beings’ intentions to help those of us who have departed. I need help to exit my ego that traps me in this plane because I would like to move forward faster. My obsession with being better than others is nothing but my ego and I must change that. What I can tell you is that thoughts of love and assistance sent from the physical world are very pleasant and useful in advancing. That’s why praying for the dead truly helps.

Like him, I have had other examples where our assistance with prayer is requested to further elevate. Prayer is the result of our intention to support the departed in their process. We should not forget them now that they are gone, they should always be present by our sending them the energy of love.

El infierno – Hell

“Hell” can be found below.

El verdadero sentido de la existencia individual está en manifestarnos, cada uno de diferente manera por habérsenos proporcionado el libre albedrío. Al estar experimentando voluntariamente la separación, el miedo que confiere el sentirnos solos y aislados de cuanto existe y de Dios, nos empuja en un principio a actuar en contra del amor, que es unión. El Creador acepta estas actuaciones que a la larga, mediante la ley causa-efecto, nos harán redescubrir la unidad con Todo lo que Es. ¿Cómo podría castigarnos cuando  está de acuerdo en esas experiencias que también Él vive, ya que su esencia está en todo lo que existe? Dios es amor y misericordia infinitos, no es posible que castigue pues sería una contradicción.

Todo sale del Creador y después de manifestarse vuelve a Él. Aunque nos alejemos del camino de retorno, siempre hay una fuerza que nos atrae a su seno; los desvaríos de sus criaturas se compensan siempre con la ley causa-efecto, lo que ocasiona que se vuelva a la ruta correcta. Nunca, ninguna de sus criaturas permanece apartada porque todas son parte integrante de esa Fuente de Toda Vida que es el Todo.

De esto resulta que el llamado Infierno eterno no exista. No hay ningún castigo por los errores que se cometen, sólo situaciones que van dirigidas a restablecer la armonía perdida por falta de amor y de humildad.

Cuando el alma de un ser humano se aleja drásticamente del amor, hay circunstancias promovidas por la ley causa-efecto que le harán comprender su error. Sin embargo, hay almas muy rebeldes que a pesar de ello siguen inmersas en la soberbia de desconocer la existencia de un Ser Supremo, sintiéndose únicos y separados del resto. Esta situación les provoca una gran infelicidad, ya que se están cerrando voluntariamente a la Luz del Creador y por lo tanto a la suya propia; esto es lo que podríamos entender por Infierno. Dicho estado es voluntario y no eterno, ya que generalmente salen de él con la asistencia de altos seres de Luz que vienen a su rescate.

Las almas que se estacionan en el Bajo Astral por diferentes razones, como la culpa, el odio, la venganza, los diferentes apegos, la creencia de que nada existe después de la muerte física, se encuentran en un plano oscuro y frío mientras no ven la Luz. Es una situación muy desagradable pero también, a la larga, logran liberarse y dirigirse al plano que les corresponde en el mundo espiritual.

El castigo que supuestamente merecen los suicidas, tampoco existe. Cuando un individuo decide suicidarse, generalmente lo hace para evadir los obstáculos de su vida que ya no puede soportar. Cree acabar con ella, pero al constatar que ésta no se acaba y que los problemas que creía resolver con ese acto siguen vigentes, se llena de culpa y de remordimiento. Se da cuenta de que fue un acto de cobardía por no enfrentar con valor los problemas que se le presentaron, que con su actuación provocó mucho dolor a sus seres queridos, lo que lo sume en un estado de desesperación. Así vaga por el Bajo Astral sin saber qué hacer ni a dónde dirigirse. Muchos esperan el castigo que creen merecer por su acción insensata. Esta situación bien podríamos describirla como un Infierno, pero en ningún caso es eterna, a estos seres se les ayuda también a encontrar la Luz.

Se puede vivir un infierno en vida cuando ante las circunstancias que se nos presentan no tenemos el valor de afrontarlas y nos rebelamos. Cuando hay aceptación, aún los obstáculos más difíciles se pueden superar; el dolor es parte de la vida pero cuando se aceptan las condiciones que lo provocan, el sufrimiento no aparece.

Tenemos que entender que no hay castigo divino, sólo el amor infinito de nuestro Creador que nos sostiene a lo largo de nuestra evolución.

Cuando dejamos el cuerpo, se ven con increíble claridad todas las actuaciones que tuvimos durante esa última experiencia. Ya no hay lugar a auto justificaciones, se perciben en su justo medio todos los errores y faltas de amor, así como los efectos que nuestra actuación errónea provocó en los demás. Es entonces cuando surgen los remordimientos y el dolor que estos confieren, lo que ayudará a tratar de corregirlos en una próxima existencia.

A continuación transmito el mensaje de un amigo que me habló desde la Luz:

Me dirijo a ti para decirte lo mucho que me sirvió la lectura de tus libros. El hecho de buscar la Luz en cuanto me vi fuera de mi cuerpo me salvó de momentos de angustia y desorientación y llegué de inmediato a este mundo maravilloso gracias a tus enseñanzas. Una vez que llegué, me encontré con un mundo que no esperaba. No sé qué creía al respecto, no me lo cuestionaba porque estaba demasiado ocupado con mi carrera, mi trabajo que tantos premios y reconocimientos me dio. Sí, me envolví en mi ego al sentirme muy superior y, créeme que eso me ha costado lágrimas de sangre al llegar a este mundo excepcional. Efectivamente el castigo no existe, como bien te lo han dicho, pero los remordimientos son peores. Cuando se te presenta lo que fue tu vida y te ves de cuerpo entero con todas tus fallas, sobre todo tu enorme ego, es difícil aguantarlo. Sientes en carne propia lo que les hiciste pasar a los demás como consecuencia de tus defectos. Claro que tampoco te voy a decir que fui malo, sólo soberbio y eso necesita corregirse en una próxima experiencia, porque aquí me he dado cuenta de que la existencia es eterna y nuestra evolución se lleva a cabo mediante muchas diferentes vidas en la materia física. Cuánto te agradezco que me oigas para que des como ejemplo lo que no se debe hacer, aun cuando se tiene éxito en lo que se emprende. Aquí he logrado comprender que lo importante es la humildad, el amor y la generosidad. En lo primero fallé, porque humildad no quiere decir sentirse menos, sino aceptarse con las cualidades que se tienen, agradeciendo al Creador por habérnoslas dado, sintiendo en todo momento que es Él mismo quien se manifiesta a través nuestro, en lugar de sentirse especial y superior a los demás.

Ahora me doy cuenta de que si me hubiera percatado a tiempo de ese defecto mi vida hubiera sido distinta, porque el ego produce infelicidad a propios y a ajenos. Te digo todo esto para que sepas que aquí, al llegar, se revisa la vida que acaba de terminar con sus errores y aciertos y son los primeros los que nos hacen sufrir.

Como se puede entender, son los remordimientos los que nos sirven para corregir los errores y acercarnos cada vez más al descubrimiento de nuestro verdadero ser que es AMOR.

Hell

The true meaning of our personal existence is in manifesting ourselves, each one in different ways because we were given free will. As we voluntarily experiment separation, the fear of feeling alone and isolated from all existing things and God, we are initially pushed to act against love that is union. The Creator accepts these actions, that on the long run, through the law of cause and effect, will lead us to rediscover togetherness with All that Is. How could He punish us when he agrees with those experiences that He shares in given that his essence is omnipresent? God is infinite love and mercy; He cannot punish us because it would be contradictory.

All things come from the Creator, and after manifesting, return to Him. Although we stray on our way back, there is always a force that attracts us towards him. The law of cause and effect, taking us back to the right path, always compensates for His creatures’ shortcomings. None of His creation will remain separate because we are all an integral part of the Source of All Life that is the Whole.

Consequently, so-called Hell does not exist. There is no punishment for the mistakes we make, only situations directed towards reestablishing harmony that has been lost due to a lack of love and humility.

Circumstances promoted by the law of cause and effect will make a human being’s soul understand its faults when it distances itself from love. However, there are rebellious souls that, notwithstanding, remain submerged in pride, ignoring the existence of the Supreme Being, feeling alone and apart from the rest. Situations like this engender profound unhappiness, as those souls are voluntarily shutting out the Creator’s Light, and henceforth, their own. That condition can be interpreted as Hell. But it is voluntary and is not eternal since those souls are generally able to exit with the aid of highly beings of Light who come to their rescue.

The souls that remain in the Lower Astral for a variety of reasons such as guilt, hatred, revenge, a variety of attachments, the belief that nothing exists after physical death, and so on, are in a dark, cold plane until they see the Light. It is a miserable situation, but with time, they will free themselves and go towards their corresponding plane in the spiritual world.

Punishment, allegedly deserved, for suicides does not exist either. When an individual takes his own life, it is generally to avoid obstacles that he could no longer endure. He believes that he has done away with his life but when he discovers that it does not come to an end, and that the problems he thought would be solved by killing himself remain, he becomes guilt-ridden. He realizes that it was a cowardly act on account of not being able to face the issues he encountered with courage, and that his actions brought grief upon his loved ones, sinking him into desperation. Hence, he wanders in the Lower Astral not knowing what to do or where to go. Many expect punishment that they believe is warranted for their senseless act. We could describe such a scenario as Hell, but again, it is not everlasting, and these beings will also be helped to find the Light.

We can be submerged in a living hell when we are not brave enough to confront our circumstances and choose rebel instead. Even the greatest obstacles can be surmounted when there is acceptance; pain is part of living but when the conditions that cause it are accepted, there is no suffering.

We must understand that there is no such thing as divine punishment, just our Creator’s boundless love that sustains us throughout our evolution.

It is unbelievable how clear actions from our most recent experience become once we have left our body. There is no more room for justifications, and our mistakes and failings to love take on their true dimensions, just like the effects of our wrongdoing on others. That is when remorse takes over and the pain it causes can help us to correct them in a future experience.

Following is a message from a friend who spoke to me from the Light.

I’m speaking to you to tell you how helpful it was for me to read your books. Seeking the Light when I left my body saved me from the anguish of feeling lost, and I immediately arrived in this wonderful world thanks to your teachings. Once I was here, I found a world that I didn’t expect. I don’t know what I thought about it. I hadn’t questioned myself before because I was too busy with my career, my work and the awards and acknowledgements I received. Yes, I was enveloped in my ego, feeling so above it all. And believe me, I cried bitter tears when I arrived to this exceptional world. As you have been told, punishment doesn’t exist but regrets are worse. It is so difficult to bear when you are presented with your life and you see the whole of yourself, with all of your flaws, and mainly, your enormous ego. You feel what you put others through as a result of your defects in the flesh. I don’t mean to say I was evil, I was proud, and that needs to be repaired in another experience, because I now realize that existence is eternal and our evolution occurs over the course of many different lives in physical matter. I thank you so much for listening to me so that you can give others examples of what they shouldn’t do, even if they succeed in every undertaking. I have finally understood that humility, love and generosity are all that matter. I failed on the first count, because humility is not feeling that one is lesser, it is to accept oneself with one’s talents, thanking God for having granted them to us. Recognizing at all times that it is He, manifesting Himself through us, instead of feeling special and better that the rest.

I now know that if I had been aware of this character flaw earlier on, my life would have been different, because the ego only causes us unhappiness and to everyone around us. I’m sharing this with you so that you know that when we arrive here, the life that has just ended is examined with the good and the bad, and it is the latter that makes us suffer.

It is clear through this testimony that it is through repentance that we learn to correct our mistakes and approach the discovery of our true self, which is LOVE.

El Bajo Astral

English version of this article can be found below.

El Astral es el mundo espiritual que pertenece a la tercera dimensión. Según la frecuencia vibratoria que los rige, se divide en tres planos principales: el Bajo Astral, que es el más cercano a la vibración terrestre y donde se encuentran las almas que no han llegado todavía a la Luz; sigue el Astral Medio en cuyas diferentes esferas se encuentran la mayoría de los seres humanos desencarnados en el estado evolutivo de la humanidad actual; y a continuación el Alto Astral adonde acceden los seres más evolucionados y de donde se pasa a la cuarta dimensión o se decide bajar a la Tierra para ayudar a los atrasados. Cada uno de estos planos está subdividido en varias esferas vibratorias.

En el Bajo Astral también hay diferentes niveles que corresponden al estado de conciencia de quienes se encuentran allí. Desde los que están sumidos en la soberbia, el odio, la venganza, la culpa y los diversos apegos, hasta los que sólo vagan desorientados al no saber a dónde dirigirse, ya sea por creer que nada existe después de la muerte física, o por no haber encontrado lo que esperaban. Los que allí se estacionan están en lo que se considera como el purgatorio o el infierno; ambos estados son voluntarios y no son eternos. Todos ellos se encuentran en la oscuridad y el frío mientras no ven la luz del Mundo Espiritual que los llevará al plano que les corresponde.

Actualmente, con la aceleración de la vibración de la Tierra, la distancia entre el Mundo Espiritual y el material se acorta y con ello los espíritus tienen más facilidad de acercarse a los humanos. Por distancia entiéndase frecuencia vibratoria de la energía universal que conforma todo. Estas entidades, según su estado vibratorio, pueden molestar desde provocando desequilibrio en la vida de las personas, o pegándose a su aura para obsesionarlos y, en algunos casos, hasta invadiendo el cuerpo del encarnado apoderándose de su voluntad, lo que se entiende por posesión demoníaca. Cuando una persona tiene una hendidura en su aura que pudo haber sido provocada por un mediumnidad no controlada, por alguna adicción, por una profunda depresión, así como por mantener una emoción negativa con gran intensidad, como la ira o el miedo, se puede ver atacada por estos seres.

Algunas veces, almas desorientadas se refugian en el aura de alguna persona para absorber su luz y protegerse del miedo que les causa deambular por el Astral. Doy a continuación el ejemplo de un caso similar, que me tocó liberar.

Vino a verme Javier, un joven que sufría de depresiones y se sentía agotado continuamente. Al solicitar ayuda de los guías espirituales, recibí el siguiente mensaje:

El problema que tiene Javier es que, efectivamente, tiene una apertura en su aura que permite la entrada de entidades negativas o desubicadas. Necesitas visualizar su aura y cerrarla con energía. Después escucha a quien se alimenta de su luz para liberarlo”.

Seguí sus instrucciones y el ser que absorbía la luz de Javier me dijo:

  • Voy a matarte si me impides chupar esa luz, la necesito para mi sobrevivencia. ¿Por qué me cerraste el canal por donde me alimentaba?

 

  • No necesitas de la luz de Javier para alimentarte, hay una luz que es para todos con sólo pedirla, es la Luz que viene de Dios y que te llevará a un mundo de paz y armonía donde ahora te toca estar.

 

  • Me hablas de cosas increíbles ¿Crees que desde el tiempo que llevo en la oscuridad no se me hubiera ocurrido buscar la luz? No hay ninguna, esto es sólo desolación y frío. Me hablas de un Dios inexistente. ¿Cómo puedes creer en esas tonterías? No hay otra vida más que la que dejé y en cuanto a Dios, es un personaje inventado por los seres humanos para consolarse de lo que es esta horrible cosa que es la muerte.

 

  • Si solicitas la luz ella se abrirá para ti y te sacará de ese plano que ya no te corresponde y donde estás tan infeliz – le dije, enviándole luz rosada de amor.

 

  • Veo que me tratas de convencer de pedir la luz. No sé quién eres pero de ti sale una luz muy agradable que me da calor. No puedo chuparla pero sí recibir la que me envías. ¿Quién eres que así me hablas y me escuchas? Creo que me inspiras confianza, voy a hacer la prueba de pedir esa luz. Deseo ver la luz, ya no quiero estar en la oscuridad…ya se abrió una rendija por donde sale una luz muy brillante que me atrae, voy hacia allí, se siente muy agradable, es calor, es amor en el que nunca creí, es sabiduría y es lo que no creía que existiera, Dios. Esa luz viene de un Ser muy Superior, cómo te agradezco que me hayas convencido de pedir esta luz maravillosa, me voy, me voy al Cielo, esto no puede ser otra cosa. Adiós y perdón Javier por mi soberbia y falta de honradez al robarte lo que es tuyo pero que es de todos, la luz de Dios.

Hay también quienes habiendo tenido una adicción en vida, al morir siguen con el deseo de continuar experimentándola y entonces se pegan al aura de un encarnado adicto para sentir los efectos de la adicción a través de él, instigándolo y obsesionándolo para que continúe con la ingestión de la droga, el alcohol o la práctica de la infra sexualidad.

Cuando se muere con una idea fija, de culpa, de venganza, de apego, el alma se queda en el Bajo Astral atada a esa emoción, lo que le impide ver a la luz. Hay casos en los que la idea de venganza es tan fuerte que la entidad encuentra a su verdugo viviendo otra vida muchos siglos después, ya que el tiempo en ese plano no existe  y entonces se dedica a vengarse, impidiéndole desarrollarse correctamente en la vida.

Héctor acudió conmigo para pedir ayuda porque no tenía más que problemas en su vida. Encontré que traía un obsesor pegado a su aura que deseaba venganza y que habló así:

  • Abrigo el más ferviente odio hacia este pobre personaje después de lo que me hizo. Si quieres saber qué fue, te lo digo. Era un monje dominico que trabajaba para la Inquisición y me violó, me acusó de brujería y me llevó a una mazmorra en donde cada noche venía y me violaba diciendo que venía para que me arrepintiera de mis pecados. Cuando en el juicio lo acusé, todos exclamaron que yo tenía tratos con el demonio y era él quien me violaba. Por lo tanto, me mandaron a la hoguera en la que me quemaron poco a poco. El sufrimiento fue terrible y morí con la sola idea de vengarme, lo cual estoy logrando de manera estupenda.

Convencí a esta entidad de que la venganza era estéril, que debía perdonar para encontrar la paz. Que le esperaba una vida llena de felicidad en el Mundo Espiritual. Finalmente pidió la luz y se liberó. Hemos bajado a la densidad del mundo físico para experimentar la separación y recuperar poco a poco la conciencia de unidad. Por lo tanto, en el principio de nuestra evolución, todos hemos practicado la maldad antes de entender que el amor es el único camino de la liberación.

El nivel de más densa vibración del Bajo Astral está habitado por seres de muy bajo estado de conciencia, que niegan la luz de Dios y la suya propia, lo que les produce una profunda infelicidad, y es lo que se entiende por “Infierno”. Estos seres, al ser tan desdichados, desean que los demás también lo sean, y se dedican a influir negativamente en los encarnados. Como son profundamente infelices, tienen envidia de los que tienen cuerpo y pueden manifestarse en el plano físico, lo que para ellos es imposible, por lo cual tratan de provocarles toda clase de desgracias. En algunos casos, llegan hasta poseer el cuerpo del encarnado. Las verdaderas posesiones son efectuadas por seres de muy baja frecuencia vibratoria, y se trata de una transgresión muy grave a la individualidad y al libre albedrio del otro. Sin embargo, es necesario entender que el amor infinito de Dios está siempre presente aún en estos casos y que la atracción hacia su seno es más fuerte que cualquier soberbia, ya que nada de lo que se origina en el Creador puede quedar fuera de Él.

Ya llegó el momento de entender que Dios no castiga y que con su infinita misericordia ha instaurado leyes que contrarrestan nuestro extravío.

The Lower Astral

The Astral is the spiritual world that belongs to the third dimension. It is divided in three main planes, depending on the vibrational frequency that rules within them: the Lower Astral, which is the closest to the planet’s vibration and is where souls that have not yet reached the Light are located; the Middle Astral follows, with the most disembodied beings in humanity’s current evolutionary condition residing in its realms; and the Higher Astral is next, where more evolved beings have gained access and can transit into the fourth dimension or decide to come down to Earth to aid those who are still behind. Each one of these planes is subdivided into various vibrational realms.
There are also different levels in the Lower Astral, corresponding to the state of consciousness of those who are there, ranging from those who are submerged in pride, vengefulness, guilt, and various attachments, to those who are wandering aimlessly, not knowing where to go, either because they believe that nothing exists after physical death or because they did not find what they expected. Those who are there are trapped in something considered purgatory or hell, both of which are voluntary and are not eternal. They are all enveloped in darkness and cold as long as they do not see the light of the Spiritual World that will lead them to their corresponding plane.
Currently, with the acceleration of Earth’s vibration, the distance between the Spiritual and the material worlds decreases, which is why it is easier for spirits to approach human beings. When we say distance, it should be understood as the vibrational rate of universal energy that is the source of everything. Depending on an entity’s vibrational state, it can intrude upon people’s lives, causing imbalances, adhering to their aura thereby obsessing them, and in some cases, can even invade an person’s body taking over his will in what is known as a demonic possession. When there is a hole in an individual’s aura, which could have been caused by misdirected mediumship, by an addiction, a profound depression, or even by maintaining an intense negative emotion such as rage or fear, it can be attacked by these beings.
On occasion, lost souls take refuge in a person’s aura to absorb their light and gain protection from the fear that meandering in the Astral engenders. Following is an example of a similar case that I personally encountered.
Javier, a young man who suffered from depression and was exhausted, came to see me. I received the following message when I requested help from my spiritual masters:

“Indeed, the problem that Javier is facing is caused by an opening in his aura that allows entry to negative or lost entities. You need to visualize his aura and to close it with energy. Then listen to who is feeding on his light to set him free.”
I followed their instructions and the entity that was absorbing Javier’s light told me:
– I’ll kill you if you if you stop me from sucking in that light, I need it to survive. Why have you shut the passage that I was feeding from?

– You don’t need to feed on Javier’s light. There is a light that is intended for everyone as long as you ask for it. That Light comes from God and will lead you into a world of peace and harmony, which is where you now belong.

– You speak to me about unbelievable things. Don’t you think that it would have occurred to me to look for the light after all this time that I’ve been surrounded by darkness? There is none, just desolation and cold. You speak of a non-existent God. How can you believe in such foolishness? There is no other life than what I left behind. And as far as God is concerned, he is a character that was invented by human beings in the face of that horrible thing called death.

– If you look for the Light, it will open up for you and draw you from that realm where you no longer belong and makes you so unhappy–, I said as I projected a pink light ray of love.

– I see that you are trying to persuade me to request the light. I don’t know who you are, but you emanate a warm, pleasant light. I cannot suck it in but I can receive what you are sending me. Who are you that you can hear me and speak to me so? I think you’re trustworthy; I’m going to try asking for that light. I wish to see the light, to no longer be surrounded by darkness… A crevice is opening and a very bright light that attracts me is coming through. I’m going in its direction, it’s so gratifying, and it’s warmth, the love I never believed in, wisdom, God, who I doubted could exist. That light comes from a Higher Being. I’m so grateful to you for having convinced me to request this amazing light. I’m going now, I’m going to Heaven; it can’t be anything else. Goodbye, Javier, forgive me for my pride and dishonesty in stealing what is yours but belongs to everyone, God’s light.

There are also those who having had an addiction while alive continue wishing to experience it after their death. They then adhere to an embodied addict’s aura to feel the effects through him, instigating him and obsessing him to continue using the drug or alcohol, or engaging in infra-sexual practices.
When one dies with a fixation on guilt, vengeance or attachments, the soul remains in the Lower Astral, tied down to that emotion, preventing it from seeing the light. There are cases where the idea of revenge is so powerful that the entity finds its executioner, living another life, centuries later –since time does not exist in that plane– and then retaliates, disallowing that individual’s own development.

Hector came to me asking for help because all he had was trouble. I found that an obsessor that desired retribution was attached to his aura, and this is what the entity said:
– I harbor the most fervent hatred towards this miserable character after what he did to me. I’ll tell you if you’d like to know. He was a Dominican friar who served the Inquisition. He raped me, accused me of witchcraft and took me to a cell where he abused me every night saying he was doing it so that I’d repent for my sins. When I accused him during the trial, they said that I had dealings with the devil that was my actual rapist. I slowly burned at the stake. I suffered tremendously and died with the fixed notion of revenge, which I’m finally satisfying.
I convinced the entity that vindictiveness led nowhere… that he should forgive and find peace, that a life full of happiness awaited him in the Spiritual World. He finally requested to see the light and was freed. We have come into the density of the physical world to experience separation and gradually recover unity consciousness. Therefore, we have all done evil during the early stages of our evolution, prior to understanding that love is the only path to liberation.
The densest vibration of the Lower Astral is the plane that is inhabited by beings with lowly states of consciousness that deny God’s and their own light, producing profound unhappiness, and is known as “Hell.” Those beings, in their own misery, want others to be misfortunate so they focus on negatively influencing embodied beings. In their desolation, they are envious of those who still have a body and can manifest in the physical plane, which they can no longer do, so they attempt to bring all sorts of misfortune upon the living. They can sometimes take over someone else’s body. True possessions are carried out entities with extremely low vibrational frequencies, transgressing the other being’s individuality and will. However, it is necessary to understand that God’s infinite love is always present, even in those cases, and that his attraction is more powerful than any form of pride given that nothing that has originated in the Creator can remain outside of Him.

The time has come to understand that God does not punish, and that in His infinite mercy, He has created laws that counterbalance our straying from Him.

Porqué algunas almas no van al Mundo Espiritual

Al morir el ser humano, el alma deja el cuerpo que le sirvió de vestido para manifestarse en el mundo físico y debe dirigirse al Mundo Espiritual, que es a donde le corresponde estar. Todos sin distinción tienen que regresar a él, pues es allí la verdadera vida, ya que la que vivimos en la Tierra no es más que una de tantas experiencias en el largo camino de la evolución. No obstante, algunas almas no se dirigen de inmediato a la Luz por estar aferradas a los intereses y pensamientos que tenían en el momento de la muerte.
Cuando decidimos incursionar en el mundo dual, del olvido de nuestro verdadero Ser, nos cubrimos de miedo al creernos separados de nuestros semejantes y de Dios, lo que da lugar al Ego. Es el Ego el responsable de lo que se entiende por maldad, porque al tratar de cubrir ese miedo desarrollamos una serie de comportamientos dirigidos a sentirnos más seguros, como son: la necesidad de sobresalir, de ser aceptados y reconocidos, de posesiones materiales y sobre todo de controlar. En un principio cualquier método es bueno para obtener esto, lo que provoca todo tipo de acciones negativas, pero poco a poco, mediante las diferentes vivencias en las que no obtenemos la plenitud deseada con ninguno de esos comportamientos, vamos eliminando el Ego separatista para regresar a la conciencia de unidad y terminar así con las diferentes vidas en el mundo físico. Pero mientras esto sucede, cada vez que venimos a él nos involucramos con lo que este mundo ofrece.
En el momento de la muerte física, generalmente, si el individuo no se apega a lo que dejó, ve la luz que emana del Mundo Espiritual que lo atrae y lo lleva al plano que le pertenece según su estado de conciencia. Sin embargo hay varias razones por las que los espíritus se quedan en ese limbo denominado el Bajo Astral, que no es ni el mundo material ni el espiritual. Son sus pensamientos los que los atan a ese plano y les impiden ver la luz que brilla para todos, “buenos” y “malos”.
El apego a lo que dejaron sobre la Tierra, a los seres queridos, a los bienes materiales, al poder, es una de las razones que les impiden elevarse a esferas superiores. Algunos que ni siquiera se han percatado de que están muertos, se desesperan porque nadie los ve ni los oye y no saben a dónde ir. Otros, a pesar de darse cuenta de que han fallecido, se niegan a moverse de donde están, ya sea por culpa, por miedo al castigo que creen merecer o por rebeldía ante el suceso de su muerte. También se encuentran en la oscuridad los que estando envueltos en soberbia, niegan la existencia de un Ser Supremo y un poder superior a ellos.

Entre las múltiples experiencias que he tenido ayudando a aquellos que están atorados en el Bajo Astral, el siguiente ejemplo nos muestra el caso de un alma que estaba fuertemente apegada al control y a las posesiones materiales, lo que le impedía ver la Luz. Me llamaron en una casa donde había todo tipo de manifestaciones paranormales. Se trataba del alma del antiguo dueño de la casa que se encontraba atrapado por sus pensamientos de apego y control, que me dijo lo siguiente:
– Necesito que les digas a mis familiares que hicieron un error garrafal al vender esta casa. Yo se los dije mil veces pero no me hicieron caso. Su patrimonio se convirtió en cero y ahora no saben qué hacer. Sí, soy su padre y quisiera que esta casa volviera a ellos y por eso no me voy de aquí hasta que los nuevos dueños se aburran y la dejen. Entonces mi familia volverá a comprarla porque yo los estoy ayudando a obtener el dinero.
Después de convencerlo de que ya no le tocaba estar allí, encontró al fin la Luz.

– Me voy al Paraíso, no puede tratarse de otra cosa, aunque no lo merezco, pero hay un tal amor que emana de esa luz que todo lo limpia y perdona.

En una ocasión, una familia me pidió ayuda porque su bebé lloraba constantemente durante la noche. Mis guías me dijeron: ”Allí se encuentra una mujer que murió sin descendencia y con la obsesión de ser madre; al ver al bebé, lo siente como si fuera suyo y por eso está con él, sobre todo en la noche, en la que suele cargarlo cuando su cuerpo astral se separa del físico. Por esa razón el niño llora”. A continuación, la traté de convencer de que dejará ese lugar y al niño que no le pertenecía, porque ella se encontraba en un plano diferente al material y ahora le correspondía ir a una vida llena de amor y armonía.

– ¿Quién eres tú para decirme lo que tengo que hacer? Aquí encontré a mi hijo y no pienso dejarlo. El verdadero problema que siempre he tenido es mi rebeldía. Nunca quise hacer lo que me decían para poderme embarazar y el tiempo se acabó. Me dices cosas que no creo. No hay más vida que le que dejé. Es cierto que no soy feliz, pero dónde puedo serlo si nunca fui capaz de tener un hijo, que era toda mi ilusión.

Finalmente, desapegándose de su obsesión, logró acceder al Mundo Espiritual.

Cuando la muerte es súbita, muchas veces los individuos no se dan cuenta de que murieron y se encuentran completamente desorientados. Este es el caso de una mujer que fue secuestrada y después asesinada.

– No sé quién eres pero oí voces que me trajeron hasta aquí y veo que me escuchas. No sé qué me pasó, después de que me secuestraron me tuvieron en una casa de seguridad en unas condiciones infrahumanas. Me pidieron todas las indicaciones para comunicarse con mi familia y solicitar el rescate. Parece ser que lo obtuvieron pero no se atrevieron a entregarme porque yo los había visto bien y oído sus voces. Decidieron que más valía hacerme desaparecer y de pronto entraron al cuarto donde me tenían, me hicieron levantarme y estando de pie me desmayé y ahora no sé dónde estoy. Me pregunto si estoy muerta o me llevaron a un calabozo para desaparecerme.

La convencí de que estaba muerta y que ahora debía ir al mundo espiritual, lo que la liberó.
La culpa es otro obstáculo que les impide a los espíritus ir a donde les pertenece. Esta situación se encuentra muy a menudo entre los suicidas, como el caso que sigue a continuación.

– Lo que hice fue una soberana idiotez, estaba en un estado de depresión que trataba de esconder, pero que me ahogaba. No encontraba el sentido de la vida, me atarantaba con amistades y jolgorios, pero en el fondo sentía una soledad aterradora. Me culpo de haber hecho esa acción que provocó tanto dolor a mi familia pues creyendo que acababa con mi horrible vida, me doy cuenta de que no acabé con nada y que ahora me siento peor todavía y sin remedio. Pido perdón por lo que hice y porque no busqué de manera eficiente solución a mi problema de depresión. ¿Por qué estaba deprimido? No lo sé a ciencia cierta, sólo encontraba que nada me satisfacía, teniendo todo lo que normalmente se necesita para ser feliz. Ahora me doy cuenta de que no había una verdadera razón para ello, pero había algo en el fondo de mí que me producía una insatisfacción profunda.
Pido perdón a todos a los que hice sufrir con mi acción insensata. Por favor diles que me arrepiento hasta lo más profundo.

Le contesté que el castigo no existe, sólo el amor y la misericordia infinitos de Dios. Lo único que tenía que hacer es pedir ir a la Luz.

– ¿Qué me dices? ¿Cuál luz? Sólo hay oscuridad en este lugar, además no merezco ir a la Luz después de lo que hice. No puedo pedir una luz que no es para mí, mientras esté vivo seguiré aquí en castigo por lo que hice. Muchas gracias por tus buenas intenciones pero sigo sin creer en esa luz maravillosa de la que me hablas, y si existe, no es para mí.

Le insistí en la inexistencia del castigo, en que solicitara la luz que lo liberaría y lo llevaría a donde debía estar.

– Pido ver la luz que no merezco y salir de la oscuridad…es cierto, ya se abrió una puerta de donde emana una luz incandescente que no quema ni deslumbra. Me atrae con fuerza irresistible y es, como dices, llena de amor y de perdón, se siente tal felicidad que no hay palabras para describirlo… Me voy al Cielo porque no creo que se trate de otra cosa. Ahora comienzo a comprender muchas cosas, aún el motivo de mi depresión que era por la falta total de espiritualidad; creía encontrar la plenitud de la vida en cosas materiales, pero en el fondo lo que buscaba era a Dios. Aquí se siente su amor y su existencia de una manera indiscutible.

Cuando las personas se rebelan ante su muerte les es difícil cambiar sus pensamientos de inconformidad ante el destino. Una mujer joven que murió después de una enfermedad larga y dolorosa, no podía resignarse ante lo inevitable y llena de enojo me habló así:

– Nunca creí en tus ideas tontas y ahora menos que nunca pues me encuentro con que perdí mi cuerpo pero sigo viva. No entiendo por qué me quitaron una vida que me encantaba, por qué hay tantas injusticias, porque lo que me pasó es injusto y no quiero oír idioteces como que Dios da las penas para después premiarte ¿A dónde está el premio? Esto es horrible, ya no tengo dolor físico pero estoy en la nada, lejos de mi familia y de mi marido, no entiendo qué es esto, sólo una enorme injusticia.

– La única manera de salir de esa oscuridad helada en la que te encuentras es cambiar tus pensamientos de rebeldía y solicitar ir a la Luz, que es donde te corresponde estar, en un mundo lleno de paz y felicidad – le contesté

– No creo que sea más feliz de lo que fui, pero haré lo que dices a ver qué pasa. Veo ya una puerta de donde sale una luz muy intensa, me acerco y me cubre con un bienestar inmenso, se experimenta amor, compresión, felicidad, es cierto. Sé que fui muy soberbia al no aceptar que ya me tocaba irme y me arrepiento porque esto es maravilloso. Negué a Dios y a su gloria y ahora veo que sí existen, me enterqué en seguir con vida cuando ya no me tocaba…me doy cuenta de tantas cosas, de mis errores al no aceptar mi destino, pero si supiéramos la existencia de esta maravilla no nos agarraríamos a la vida física como lo hacemos.

– Negué todo, desde la existencia de Dios hasta la vida después de la muerte y por eso tenía tanto miedo de ya no existir ¡Qué necia fui! Me doy cuenta ahora de cuánto perdí al no acercarme a la espiritualidad pues no hubiera sufrido como sufrí.

Estos ejemplos nos muestran cómo nuestra mente no sólo rige nuestra vida pero también la muerte. Ésta puede ser tan feliz o dolorosa según la dirección de nuestros pensamientos. Si ellos son de aceptación, desapego a lo que se queda y deseo de ir a Dios, la transición será muy fácil y liberadora, pero si hay apego, deseo de venganza, rebeldía, culpa, soberbia, nos quedaremos atrapados en un plano en el que ya no nos toca estar.

El alto astral

Según las lecciones recibidas de los maestros espirituales, después del segundo plano del mundo espiritual, donde se efectúan diferentes trabajos en gran armonía y amor, se ayuda a los recién llegados a habituarse a su nueva vida. Asimismo, con gran amor se baja a planos inferiores para tratar de convencer a las almas estancadas de seguir adelante, se estudian las verdades cósmicas y se trabaja también en ser más humildes y amorosos. Entonces el alma decide  seguir su evolución en el mundo espiritual o regresar al plano físico. Si es este su deseo tendrá que prepararse durante algún tiempo para escoger y estudiar lo que más le conviene experimentar para su desarrollo de conciencia. Si su deseo es continuar en el mundo espiritual, avanza también aunque más lentamente.

Para acceder al siguiente plano o Alto Astral se necesita seguir un proceso de purificación en extremo profundo. Veamos lo que nos dice Ana sobre su actual experiencia.

El siguiente plano después de estudiar las leyes cósmicas, es de aprendizaje para ayudar a los que están encarnados, es decir, aprender a ser un guía de las almas que se encuentran limitadas en la materia física. Este tercer plano en el que me encuentro actualmente se conoce como la graduación del proceso de ascensión después de la vida en el plano físico.

No quiere esto decir que sea el último plano al que hay que acceder, de ninguna manera. Sigue el camino hasta el Creador por innumerables pasos y niveles hasta la fusión con Él, pero es al llegar a este tercer plano cuando se decide regresar a la Tierra o seguir la evolución en el mundo espiritual. Esto es decisión de cada entidad, volver a la ardua escuela del mundo físico o continuar trabajando en el mundo del espíritu. Aunque el verdadero avance se obtiene en la Tierra por tener que superar todas las adversidades que comporta la vida material.

Si el deseo del alma es seguir su evolución en el mundo espiritual, tiene que aprender a ser guía de los encarnados y después aún de las almas que se encuentran en el mundo espiritual. Una vez que está preparada el alma para ser guía, se le asigna alguna entidad para guiar y posteriormente un grupo de almas, que aunque no estén encarnadas, se necesita que sean guiadas y apoyadas para la toma de decisiones, ya sea para una estancia productiva en el mundo del espíritu o una nueva vida en la materia. Si es esto último, se les ayuda a programar la siguiente experiencia, según lo que requieran aprender, como la humildad, la paciencia, la aceptación, la generosidad, etc., y se idean las circunstancias que ayudarán a su práctica. Es necesario comprender que a nadie se le obliga a encarnar en la materia y que siempre ha sido la decisión de cada uno tener los obstáculos que se le presentan en cada vida.

El trabajo de ser guía de los encarnados es sumamente difícil porque aunque se les inspira desde aquí lo que sería útil para su evolución, muy pocos hacen caso de lo que se les aconseja, siempre está presente el ego y sus exigencias, lo cual va en sentido inverso al desarrollo del alma hacia la espiritualidad.

Es un trabajo arduo pero muy gratificante porque cuando se tiene éxito en un proyecto de ayudar a un alma a encontrar el camino que la acerca a su verdadero ser, se obtiene una enorme satisfacción. Es como sentir que una parte de nuestro cuerpo que estaba enferma, se cura. Claro, porque todos somos UNO, entonces cualquier ser que se desvía afecta al resto del Todo. Me siento dichosa de haber llegado aquí.

La información recibida de los guías sobre este tercer plano nos dice así:

“En este maravilloso mundo también se avanza y es lo que tratamos de hacer cuando ya el mundo tridimensional no nos atrae. Se abre todo un abanico de posibilidades cuando ascendemos a estos planos superiores. Puedes, si así lo deseas, volver al mundo tridimensional para ayudar a los rezagados, pero necesitas mucho amor y valentía para hacerlo. También puedes ayudar a sacar del “Infierno” a quienes están envueltos en soberbia; este trabajo tampoco es fácil, ya que se encuentran en una frecuencia vibratoria muy baja y su densidad es difícil de soportar. Acercarse a esos seres es sumamente desagradable  pues están llenos de energía negativa que se puede considerar involutiva. Otra opción es vivir en esta beatitud por algún tiempo y enviar mensajes a los encarnados. Se da mucha ayuda desde aquí a los que se encuentran en dificultades.

“Se decide desde aquí nuestra participación en el plan de ayuda a los que se encuentran todavía en la densidad del mundo físico; se hacen planes de trabajo arreglando las circunstancias necesarias para que se den las condiciones óptimas para el despertar de la conciencia. Nuestra labor consiste en organizar lo mejor posible el funcionamiento del plano material para corregir las desviaciones de las actitudes humanas, proporcionando estímulos y circunstancias que lleven a los seres humanos a su despertar.

“Es un trabajo minucioso y no siempre fácil, no se logra fácilmente que los individuos respondan en el sentido que se espera y cuando esto no es así, se necesita organizar otro suceso que los haga reaccionar. Es por eso que a veces les parece que son coincidencias lo que les sucede y lo toman como simple golpe de suerte o crueldad del destino. Hay que entender que no es ni una cosa ni la otra, sólo efectos de nuestras propias causas.

“Antes de ascender a planos superiores se necesita entender el significado de nuestra vida, de dónde venimos y a dónde vamos. Te preguntas cómo después de comprenderlo olvidamos todo al reencarnar. Así es este proceso, se necesita empezar en ceros, aunque no es totalmente cierto esto, dentro de nosotros van quedando ciertos conocimientos adquiridos en otras vidas que se manifiestan en nuestro estado de conciencia”.

Entre la vida y la muerte no existe ninguna barrera, la una es continuación de la otra en una misma línea energética. Todo es energía que vibra a diferentes frecuencias y lo que se entiende por “vida” en el mundo físico no es más que una etapa en el largo camino de la evolución. Cuando nos encontramos en esa etapa creemos que es la única y la más importante, no porque no lo sea, pero solamente se trata de una de tantas experiencias de nuestro poder creativo.

Por lo que podemos entender, en el mundo espiritual nunca se está ocioso, siempre se trabaja en nuestra evolución hacia el Creador, aunque en esos altos niveles es en un ambiente de paz y armonía maravillosas.