El poder del pensamiento

Nuestro pensamiento tiene el poder de crear porque somos parte del Creador de cuanto existe; si somos chispas de su esencia y Él está en nosotros, tenemos  sus mismas facultades en forma latente. Al estar envueltos en materia física y habernos olvidado de quiénes somos, ese poder disminuye pero no desaparece y es el responsable de las circunstancias por las que atravesamos en nuestras vidas.

El ser humano es el dueño del pensamiento que moldea el carácter, produce las condiciones, el entorno y el destino de su vida. De ahí que él es lo que piensa, su carácter y sus circunstancias son la suma de todos sus pensamientos. Aunque él no escoja directamente sus circunstancias, sí puede escoger sus pensamientos que  les darán forma a éstas de manera indirecta pero segura por la ley causa-efecto.

La ley causa-efecto funciona absolutamente en el resultado de lo que pensamos. Cuando nuestro pensamiento es positivo, eso mismo aparece en lo que nos toca vivir; esto no quiere decir que tiene que tratarse de dinero o poder, sino de la paz interna que es la que produce la verdadera felicidad. Pero si nuestros pensamientos se fundan en el descontento por las condiciones de nuestra vida o están envueltos en envidia, rebeldía, odio, ambición y toda clase de negatividad, eso estaremos creando. Los pensamientos de malicia y pesimismo, se reflejan a la larga en el cuerpo físico, en enfermedades  y en una cara amarga. Mientras que los pensamientos amorosos, puros y alegres, desprovistos de egoísmo construyen una vida serena.

El pensamiento crea formas que tienden a hacer su efecto, no hay ningún pensamiento que no tenga consecuencia, de ahí la importancia de estar siempre conscientes de lo que pensamos, pues a la larga recogeremos los resultados en el transcurso de nuestra experiencia vital.  Al constituir todos una unidad, estamos indefectiblemente conectados entre sí, por lo que cualquier pensamiento, ya sea positivo o negativo, está unido al de toda la humanidad y, si elegimos los pensamientos de amor en lugar de los que provienen del temor, ayudaremos a limpiar la conciencia colectiva.

Nosotros creamos continuamente las condiciones de nuestra vida, muchas veces sin estar conscientes de ello. Cuando deseamos algo profundamente y ponemos todo nuestro esfuerzo en ello, procurándolo con la fuerza del pensamiento, finalmente se logra. Si nuestro empeño va en el sentido de lo que es conveniente para nuestro desarrollo espiritual, se realizará, pero si éste no ayudaría  en nuestra evolución, se verá obstaculizado para que nos demos cuenta de que no es conveniente en nuestro proyecto de vida. No obstante, en ocasiones el ser humano se obstina en la obtención de algún deseo que logra mediante el poder de su mente; pero si no ayuda a su evolución, finalmente no le será provechoso.   A continuación un mensaje de los maestros espirituales sobre este tema:           

Nuestra mente es creadora y cuando visualiza algo como ya hecho, ve el resultado de su pensamiento creador que se materializa. ¿Por qué no siempre se materializan nuestros pensamientos? Por dos razones, una es porque la mente no tiene suficiente fuerza de concentración, lo que significa que las formas que emite son demasiado débiles para concretarse y otra es porque el Yo Superior de la persona no cree conveniente que ese pensamiento se realice por ser contrario a su plan de encarnación, donde se propone el aprendizaje de alguna virtud que ese deseo cumplido obstaculizaría. Sin embargo, vemos a algunas personas que logran obtener lo que se propusieron en la vida como poder y riqueza. Necesitamos experimentar todas las posibilidades que el mundo físico ofrece y cuando esto sucede, es porque el Yo Superior de la persona así lo decidió. Bien que cuando se tiene todo lo que se puede desear en el mundo, esto conlleva una responsabilidad que consiste en compartir con generosidad lo que se ha recibido trabajando por el bien de la comunidad. No obstante, si el individuo se dedica únicamente a la satisfacción de sus deseos egoístas, estará provocando el karma correspondiente que tiende a recuperar el equilibrio universal.

La mente causa y cura enfermedades, emite calma o desasosiego, aun ante situaciones difíciles. Si controlamos nuestra manera de pensar, dejaremos de reaccionar irreflexivamente ante los obstáculos y seremos dueños de actuar de manera acertada ante ellos. Podemos atraer situaciones nocivas a fuerza de temerlas. Si vivimos con el miedo de ser despojados de nuestros bienes o ser asaltados, acabaremos por atraerlo. Si continuamente tememos enfermarnos, estamos programándonos para que eso suceda. Quien se pelea con el mundo todo el tiempo y todo lo que encuentra a su paso le parece mal, recibirá en respuesta agresión y desarmonía.

Por el contrario, si nuestros pensamientos están en la fe de que nada malo puede ocurrirnos, estos crean una especie de coraza que nos protege. El que vive en la aceptación de lo que le acontece, buscando el aprendizaje de lo que esas circunstancias le ofrecen y procurando practicar el amor en todo lo que realiza, obtendrá paz y armonía en su vida con todo y las aparentes carencias que pueda tener.

También tenemos que tomar en cuenta lo que nos propusimos antes de encarnar,  puede tratarse de algún obstáculo doloroso el cual  ha sido programado para nuestro crecimiento espiritual y fortaleza. Cada uno vive lo que se propuso en su programa de vida, lo importante es cómo se reacciona ante esa circunstancia. Se puede superarla y crecer o rechazarla y perder lo que el alma se había propuesto de antemano. El resultado, nuevamente, está regido por nuestra mente.

Karma grupal

Hemos bajado al mundo denso de la materia para vivir ciertas experiencias en las que, después de sumirnos en el olvido de nuestro verdadero ser, a la larga nos regresarán a la conciencia de lo que en realidad somos, chispas de luz divina, parte integral de la Conciencia de Dios.

El Karma, que consiste en los efectos provocados por las causas de nuestro actuar, va llevándonos poco a poco al descubrimiento de nuestra esencia divina y así regresar a donde nos originamos, en el Creador de todo lo que existe. El Karma es una ley de compensación y responsabilidad dirigida a restaurar el equilibrio del Universo que es amor, cuando se rompe con nuestras acciones negativas en contra de él.

Cuando el ser humano muere, su alma, mientras no se quede estancada por alguna causa en el Bajo Astral, se dirige a la Luz que emana del Mundo Espiritual, que es la verdadera vida. Al llegar se encuentra con sus guías y con seres espirituales de muy alta vibración, llamados los Señores del Karma. Estos seres le ayudan, con infinito amor, sin ninguna clase de juicios, a hacer una revisión de la vida que acaba de terminar analizando sus aciertos y errores. Se le conduce entonces a donde le corresponde por su estado vibratorio y allí se encuentra con las almas que pertenecen a su grupo. Después se analiza la posibilidad de volver a encarnar según lo que el alma desea experimentar o seguir su evolución en el Mundo Espiritual.

Las almas se reúnen por grupos que generalmente encarnan juntas en varias vidas para trabajar conjuntamente en la apertura de la conciencia y resolver vínculos que se tienen, ya sea de apego, rencor o inclusive de odio. Este trabajo se determina antes de venir al mundo físico con la ayuda amorosa de los guías y los señores del Karma. Se decide con quienes vamos a vivir, el país, el medio socioeconómico, la religión, los parientes y amigos que nos rodearán y el trabajo que vamos a efectuar, todo con el objetivo de evolucionar espiritualmente.

Una vez en esta vida se nos olvida muchas veces lo que nos propusimos experimentar y no siempre logramos el éxito que se esperaba. Por ejemplo, si en una vida fuimos enemigos acérrimos de alguien, esa alma se presentará en la vida actual como un pariente cercano, madre, hijo, hermano, cónyuge, con el objeto de diluir ese sentimiento adverso y transmutarlo en amor. Es el caso de muchos malentendidos y sentimientos negativos inexplicables entre miembros de una misma familia.

Cuando en la vida actual se vive con un terrible rencor hacia alguien y el perdón no se efectúa antes de la muerte, es posible que se tenga que regresar con la misma alma y con una dificultad aún mayor para tenerla que superar. Es por eso que nunca hay que vivir y morir con un rencor o con un odio profundo hacia alguien porque tendremos que volver con esa alma una y otra vez hasta limpiar ese sentimiento y practicar el PERDÓN.
Esta vida es como una pieza de teatro organizada por una compañía de actores en la que, antes de venir, se acuerda con las otras almas los temas que se van a desarrollar, con quienes conviviremos y los personajes que cada uno deberá actuar. Pertenecemos al grupo de almas con las que vivimos en diferentes ocasiones y que interactuamos con ellas para aprender diferentes virtudes, cerrar círculos kármicos, es decir, eliminar antiguas rencillas que algunas veces pasan de una vida a otra hasta entender el perdón; también trabajar conjuntamente en la evolución espiritual, mediante el amor y el servicio.

Cuando escogemos venir con un alma determinada para limpiar un vínculo, como puede ser una aversión o un apego excesivo en otra experiencia, se tratará de vivir el verdadero amor que incluye dar libertad al ser amado, procurando su felicidad sin estar atado a su vida.

He aquí un ejemplo de cómo un alma que vivió durante varias experiencias con quien en esta última fue su esposo, tuvo a lo largo de sus diferentes vidas muchas desavenencias, pero en esta logró finalmente el equilibrio. La situación con su hija fue diferente. Cuando dos almas que han vivido un lazo afectivo en el que una no puede vivir sin la otra, vienen como madre e hija para aprender a amarse sin apego. Después de una vida de mucho amor y dependencia, la madre muere en un momento difícil por el que atraviesa su hija. Desde el mundo espiritual nos habló así:

Cuando decidí esta última vida, los escogí a Mariano mi marido y a Nadia mi hija para cerrar círculos. El perdón con Mariano se concretó bastante bien; la separación de Nadia, que durante varias vidas estuvimos juntas, lo que provocó una dependencia feroz que en esta ocasión se trató de romper, nos ha costado mucho trabajo a las dos. Esto le va a servir mucho para su crecimiento como alma porque el apego con otra persona es, como ya sabemos, tratar de colmar el vacío existencial al sentirnos solos y separados del Todo.

El creerse solo y separado del Todo es parte de lo que venimos a experimentar en el mundo físico para que poco a poco entendamos que no estamos solos, que formamos un Todo con el Creador y sus creaturas, es decir, volver a la conciencia de unidad. Entonces estas pruebas de desapego son para que entendamos eso, que nuestra seguridad y felicidad no dependen de nadie ni de nada fuera de nosotros, ellas están dentro de nuestro ser y es allí donde encontraremos la plenitud.

Una joven mujer casada con un hombre perteneciente a una cultura y religión completamente distintas a las de ella, después de varias dificultades para embarazarse, logró al fin tener su bebé que murió al nacer. Por la enorme tristeza que esto le causó, vino a verme y través de mi escritura recibió el siguiente mensaje:

Se presenta su guía que le ayudará a comprender por qué sucedió la muerte de su hijo que con tanto amor y entusiasmo esperaba.-Vas a entender amadísima Sofía que el alma que se ofreció a venir a tu vientre es alguien con quien viviste en otras vidas. La razón de su cortísima estancia, fue para procurar que tú y tu esposo se unieran de una manera muy profunda en el amor divino a pesar de las diferencias que tienen culturalmente. Este sacrificio enorme de pasar por este dolor tan intenso, también fue programado por ustedes para que su amor trascendiera todas las barreras. Ha sido misión cumplida porque ahora están más cerca que nunca. Ten fe en que la vida se arreglará de tal manera que será magnífica.

Muchos casos de personas que tienen el dolor de perder un hijo, los ha llevado a buscar el sentido de la vida que los conduce a la espiritualidad. Esto nos demuestra cómo las almas escogen antes de venir los obstáculos que tendrán que superar para su desarrollo espiritual.

El Karma

“Karma” can be found below.

La ley Causa-Efecto está concebida para restablecer el equilibrio que se pierde con las actuaciones en contra del amor de los seres humanos. Si nuestro actuar es negativo, es decir, alejado del amor que es unión, sobreviene el efecto que procura recuperar la armonía que se infringió con dicha acción y se obtienen resultados de la misma índole. Esto no es sanción sino la necesaria condición que nos hará entender que ese no es el camino que nos sacará de la tercera dimensión. En cambio si nuestras acciones son amorosas, de amor incondicional, de generosidad, la respuesta del Universo será positiva. Esto es lo que se entiende por Karma.

El Karma se ha mal interpretado como castigo divino, el cual no existe; Dios es Amor y misericordia infinitos, no es posible que castigue porque sería una contradicción. Todo lo que es está en Él y no hay nada que esté fuera de su voluntad. Nuestras experiencias son suyas puesto que somos partículas de su Ser.

Cuando el individuo comienza su evolución, siempre actúa en contra del amor, actitud provocada por el miedo que le produce el creerse solo y separado de Dios y de sus congéneres. Es un acto de defensa ante lo que siente como agresión de todo lo que le rodea. Viene entonces una reacción de esta ley que consiste en que se provoca una situación negativa que le hará reflexionar. Esta ley es infalible y su efecto puede presentarse en la misma vida o en otra experiencia, pero siempre está presente. Es a través de nuestras diferentes vidas como vamos comprendiendo que el Amor es el único camino para salir de este plano. Son los efectos negativos que se obtienen los que nos enseñan que hemos errado la dirección que nos llevará a la meta.

Venimos al mundo del olvido de nuestro verdadero ser para entender quiénes somos experimentalmente. Al sumirnos en él, se desarrolla en nosotros la necesidad de crear para contrarrestar nuestra sensación de soledad. Al principio empezamos a crear nuestras experiencias  muy alejadas del amor, porque como venimos a experimentar la separación, actuamos en su contra, que es unión. Esto provoca toda la serie de comportamientos que son necesarios para  que después de vivir en la oscuridad, encontremos la luz para descubrir y apreciar lo que somos en realidad.

Como todo lo que sucede es simultáneo, si un sujeto durante una regresión logra ver una vida que le provocó un karma negativo debido a un acto desprovisto de amor, se puede modificar el mismo cambiando la intención que lo suscitó. Aclararemos, el Universo es flexible y al estar todo sucediendo al mismo tiempo, se puede modificar el efecto de acciones negativas supliéndolas por amor. Sin embargo hay karmas que son imposibles de cambiar, como el que viene con una incapacidad congénita o que ha perdido alguna facultad a consecuencia de un accidente, porque se trata de condiciones que se han escogido de antemano para superarlas y compensar acciones negativas de otras vidas.

Los pensamientos son creadores y con ellos cada día creamos nuestro futuro.  Si nuestros pensamientos son de rencor, odio, desesperación, angustia, nuestra vida se compondrá de esas creaciones, de la negatividad que éstos provoquen. Si por el contrario, nuestros pensamientos son de amor al prójimo, ayuda, compasión, deseo de bienestar no sólo para sí, sino para la comunidad, se abrirá ante nosotros la vida que facilitará la práctica de esos sentimientos.

Nuestra vida se compone de lo que decidimos experimentar antes de encarnar, así como de lo que, una vez en el mundo, resolvimos hacer.  A nadie se le impone nada, si escogimos pasar por determinados obstáculos fue para compensar el Karma que venimos arrastrando y aprender las diferentes virtudes, aunque no siempre actuamos según lo que nos propusimos con anterioridad. Los actos negativos se compensan con dolor o con amor, que es lo que se transgredió. Muchas veces las almas desean pasar por la experiencia dolorosa que ellas hicieron pasar a otras. Esta manera de eliminar el efecto de su actuar negativo consiste en que al sufrir el mismo dolor que ellos provocaron, se crea una energía de compasión que es una forma de amor. Otro método de contrarrestar los errores es a través del amor y del servicio.

El siguiente caso ejemplifica lo que acabamos de decir. Un joven ciego de nacimiento estaba sumamente rebelde y enojado con su situación. Encontraba que era una enorme injusticia del destino el haber sido privado de la vista durante toda su vida. Un terapeuta trató de hacerle una regresión al vientre materno para ver si se podía averiguar la causa de su ceguera. Con gran asombro del terapeuta, el joven empezó a describir lo que nunca había visto antes, pero su descripción era tan acertada que comprendió que se trataba de un templo en alguna  antigua civilización. Él se encontraba allí cegando con un hierro hirviendo los ojos de los prisioneros. Después de haber tenido esa “visión”,  comprendió y pudo aceptar las condiciones que le tocaron vivir.

Hay acciones negativas que se compensan kármicamente por medio de seres desencarnados conocidos como “obsesores”. Estas entidades atormentadas por el deseo de venganza se integran al aura de aquel o aquellos que causaron su sufrimiento en otra vida. En una ocasión, una mujer llegó buscando ayuda debido a varios problemas en su vida que no podía solucionar. Los guías me informaron que ella se encontraba bajo la influencia de un ser que deseaba hacerla sufrir lo que ella le hizo en otra vida. Así me habló esta entidad:

“Me dio vida de perro la muy condenada porque no quería hacer siempre su voluntad. Fue mi profesora de universidad pero yo tenía que seguir allí porque no tenía dinero y estaba becada. Ella era monja que se sentía todopoderosa, me enviaba a todos lados a pedir dinero y me daba las sobras de comida de las demás porque como decía, yo no pagaba. Además abusaba sexualmente de mí haciéndome hacer cosas que me repugnaban hasta que un día quise gritar y me ahogó con una almohada. Todo eso no lo perdono aunque ella me está pidiendo perdón.”

Esta señora le pidió perdón desde el fondo de su corazón y yo le ayudé finalmente a liberarse de su obsesión dirigiéndola hacia la Luz.

A continuación transcribo un mensaje de los guías:

“Las muertes masivas que se están dando han sido aceptadas por cada uno de sus integrantes, quienes están disolviendo karma con ello. No se trata de castigo ni de crueldad del “destino”, cuando estas almas decidieron encarnar aceptaron esa muerte como experiencia que serviría para limpiar de negatividad a la Tierra. Estas catástrofes están limpiando la enrarecida vibración del planeta debido al abuso que se ha hecho de su hábitat y de su fauna, como la matanza de ballenas y focas, el talado indiscriminado de los bosques, la explotación sin límite del petróleo y todo lo que esto conlleva con los productos químicos que nos son biodegradables. Se necesitarán de varias generaciones para reponer lo que la humanidad ha echado a perder. Con los desastres ecológicos las consciencias se tendrán que abrir a otras opciones que servirán para restaurar la conducta de la humanidad.”

Karma

The Law of Cause and Effect was conceived to reestablish the balance lost when people infringe upon love. If our behavior is negative, that is to say, removed from love that is unity, the effect that tends to recover lost harmony due to that action ensues and the same type of results are obtained. This is not a sanction, but rather, the required condition for us to understand that we are on the wrong path to exiting the third dimension. On the other hand, if our actions are driven by love, unconditional love and generosity, the Universe’s response will be positive. This is what is understood as karma.

Karma has been misinterpreted as divine punishment, which is nonexistent; God is infinite love and compassion. It is impossible that He punishes us because it would be a contradiction. All things are within Him and nothing is outside of His will. Our experiences are His given that we are particles of His being.

When an individual initiates his evolution, his actions counter love due to fear sourced in the belief that he is alone and separated from God and the rest of humanity. It is a defense mechanism in the face of what he perceives as hostile surroundings. A causal reaction of this law consisting of a negative situation that will make him think things over happens then. This law is infallible and its effects can impact that specific life experience or another, but it is always present. Through our various lives, we come to understand that Love is the only path to exit this plane. The negative effects we obtain teach us that we have taken the wrong direction towards reaching our goal.

We have come into this world disremembering our true being to eventually understand who we are through experimentation. Once we are submerged in the world, we develop the need to create in order to offset our sensation of loneliness. The experiences we initially create are quite distanced from love that is unity because we have come to experience separation. This causes a series of behaviors that are necessary so that we encounter the Light after living in darkness in order to discover and appreciate what we really are.

Since everything occurs simultaneously, if during a past life regression, an individual is able to see a life that garnered negative karma due to an action lacking of love, he can modify it by changing the intent that originated it. Let us be clear: the Universe is flexible and given that everything is happening concurrently, the effect of negative actions can be modified by substituting them with love. However, there are karmas that cannot be changed, such as those derived from a congenital disorder or the loss of faculty due to an accident, because those are conditions that have been chosen beforehand to be overcome and compensate for negative actions of other lives.

Our thoughts are capable of creating, and with them, we create our future every day. If our thoughts are resentful, hateful, desperate, and anguished, our lives will be comprised of such creations, of the negativity that they breed. Conversely, if our thoughts are about loving our fellow man, helping, being compassionate, and wishing wellbeing not only for oneself, but also for the community, the life unfolding before us will help us put those feelings into practice.

Our life is constituted by what we have decided to experience prior to embodying as well as what we actually do once we come into the world. Nothing is imposed upon anyone. If we have chosen to contend with certain barriers, it is to compensate for the karma we have accumulated and acquire the different virtues, although we do not always act in keeping with what we originally set out to do. Negative actions are compensated with pain or with the very love that has been breached. Frequently, souls wish to experience for themselves the pain they brought upon others. Eliminating the effects of negative behaviors by taking on the pain that those souls caused generates a compassionate energy that is a form of love. Another way to counter our mistakes is through love and service.

The following case exemplifies what we have just explained. A young man who was born blind was extremely rebellious and angry at his situation. He believed that destiny had dealt him with an enormous injustice in never in his life having been able to see. A therapist performed a regression into his mother’s womb in an attempt to unveil the causes of his blindness. Much to therapist’s surprise, the young man began to describe things that he had never seen before. The description was so accurate that he understood that he was talking about a temple in an ancient civilization. He was there, blinding his prisoners with a branding iron. After having had that “vision,” he was able to understand and accept the conditions he was living in.

There are negative actions that are compensated by karma through disembodied beings known as “obsessors.” Out of a desire for revenge, these tormented entities penetrate the aura of those who caused their suffering. A woman once came to me seeking help due to a variety of issues in her life that she was unable to resolve. My spiritual guides informed me that she was under the influence of a being that wanted to subject her to the pain and suffering she had inflicted upon it in another life. This is how that entity spoke to me:

“This wretched woman put me through the worst ever because I was unwilling to abide by her wishes at all times. She was my college professor, and I had to put up with it because I didn’t have money and had a scholarship. She was a nun who felt almighty and had me begging for money everywhere. She fed me everyone else’s scraps saying that I had not paid my way. She also sexually abused, making me do revolting things, until one day, I tried to scream, and she suffocated me with a pillow. I will not forgive all of that although she is asking for my forgiveness.”

The woman pleaded from the bottom of her heart and I was finally able to free that entity from its obsession and direct it towards the Light.

Following is a transcription of a message from my guides:

“The massive deaths that are occurring have been accepted by every one of their members who are dissolving karma in doing so. It is not about punishment or a cruel “destiny.” When these souls decided to embody, they accepted their death as an experience that would help cleanse the Earth’s negativity. These catastrophes are removing the planet’s rarefied vibration as a consequence of having abused the environment and its fauna: the killing of whales and seals, indiscriminate chopping down of trees, limitless exploitation of fossil fuels, and everything that entails with chemical products that are not biodegradable. Multiple generations will be needed to replace what has been damaged. Ecological disasters will lead to an opening of consciousness to other alternatives that will help restore humanity’s behavior.”